La falda vaquera puede ser una aliada perfecta

Universal, “todoterreno”, atemporal, el “denim” en cualquiera de sus presentaciones siempre será uno de los tejidos que se mantienen a través de las generaciones.

Cómoda, versátil y llena de estilo, la minifalda jean, también conocida como vaquera, es tendencia. Esta prenda siempre regresa en nuevas versiones, ya sea con apliques, tachas, aberturas, botones, “vintage”, que pueden lucirse tanto en época de frío como de calor.

“La reina de lo casual” se reinventa total o parcialmente cada temporada, dispuesta a seguir manteniendo su jerarquía, es sin duda un “must” (que debe tener) en el armario toda fémina. Desde aquella falda tubo de los años 40 que recibía su primer baño de “denim” en la década de los 70, presenta hoy su rostro más “in”. Después de la aparición del “ripped jeans” (rasgados) y su gran acogida hace algún tiempo atrás, esta prenda también empezó a verse con descosidos o deshilachada mostrando un poco de piel, convirtiéndose en un contrapunto para los looks más sobrios, pero con un aire desenfadado.

La primera mini de jean fue creada por la diseñadora Mary Quant en los 60. En esa época esta pieza fue parte del movimiento de la liberación femenina. Los diseños de la experta en moda expresaban la inocencia traviesa y el juego de la sensualidad femenina. Sin embargo, las “influencers” e “it girls” son las que colocan esta falda icónica en tendencia.

En la actualidad existen varios modelos de “vaqueras” con diferentes lavados, texturas, colores, saliendo del clásico color azul, y con diversos niveles de “destrucción” como perlas, canutillos, piedras bordadas a mano, bordados florales, de figuras geométricas, entre otros. A continuación aprenda cómo combinarlas y sacarle el mayor provecho a su figura.

Para el frío
¿Quién dijo que no debe usar una mini los días con bajas temperaturas? Si apuesta por un suéter grueso en color fuerte (rojo, morado, verde, amarillo, naranja, fucsia), unas medias negras con alguna textura, unos botines y una cartera cruzada, conseguirá un conjunto cómodo, sencillo y relajado. Ahora, si no desea usar las calcetas, arriésguese por unas cortas.

Con camisa, camiseta o blusa
Esta pieza combina muy bien con prendas básicas, si usted es de las que le gusta lucir una onda “Street Style” (estilo de la calle), mezcle una camiseta blanca con algún logo, unas sandalias con tacón acrílico (siguen en tendencia), un canguro en paleta intensa y unas gafas. Este atuendo es idóneo para una salida con sus amigos o para algún compromiso por la tarde. Si desea aplicarlo al trabajo, opte mejor por una camisa con algún “print” (floral, animal, geométrico, ecléctico).

Casual
Para un atuendo un poco más formal, sin perder ese toque urbano, elija un blazer en color llamativo, con cuadros o rayas, botines elásticos de taco fino para mostrar su lado más “fashionista”, una blusa sin mangas (mejor si posee algún encaje), y un bolso pequeño.
Otra opción que tiene es jugar con una chaqueta de jean o de cuero, pero esta vez combinada con un body.

Informal o deportivo
Si desea estar más relajada, una blusa suelta con volantes, puede ser roja, azul real o amarilla, con unos zapatos deportivos o si tiene unos tenis Converse y un bolso, son ideales para salir con sus hijos o de compras. Y si llega a bajar un poco la temperatura, un kimono será ideal.

Sin duda, esta pieza sigue estando presente en todas las temporadas por su versatilidad. Así que si usted quiere llevarla con un “total look denim”, también le sacará provecho a su estilo. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La falda vaquera puede ser una aliada perfecta

Cómoda, versátil y llena de estilo, la minifalda jean, también conocida como vaquera, es tendencia. Esta prenda siempre regresa en nuevas versiones, ya sea con apliques, tachas, aberturas, botones, “vintage”, que pueden lucirse tanto en época de frío como de calor.

“La reina de lo casual” se reinventa total o parcialmente cada temporada, dispuesta a seguir manteniendo su jerarquía, es sin duda un “must” (que debe tener) en el armario toda fémina. Desde aquella falda tubo de los años 40 que recibía su primer baño de “denim” en la década de los 70, presenta hoy su rostro más “in”. Después de la aparición del “ripped jeans” (rasgados) y su gran acogida hace algún tiempo atrás, esta prenda también empezó a verse con descosidos o deshilachada mostrando un poco de piel, convirtiéndose en un contrapunto para los looks más sobrios, pero con un aire desenfadado.

La primera mini de jean fue creada por la diseñadora Mary Quant en los 60. En esa época esta pieza fue parte del movimiento de la liberación femenina. Los diseños de la experta en moda expresaban la inocencia traviesa y el juego de la sensualidad femenina. Sin embargo, las “influencers” e “it girls” son las que colocan esta falda icónica en tendencia.

En la actualidad existen varios modelos de “vaqueras” con diferentes lavados, texturas, colores, saliendo del clásico color azul, y con diversos niveles de “destrucción” como perlas, canutillos, piedras bordadas a mano, bordados florales, de figuras geométricas, entre otros. A continuación aprenda cómo combinarlas y sacarle el mayor provecho a su figura.

Para el frío
¿Quién dijo que no debe usar una mini los días con bajas temperaturas? Si apuesta por un suéter grueso en color fuerte (rojo, morado, verde, amarillo, naranja, fucsia), unas medias negras con alguna textura, unos botines y una cartera cruzada, conseguirá un conjunto cómodo, sencillo y relajado. Ahora, si no desea usar las calcetas, arriésguese por unas cortas.

Con camisa, camiseta o blusa
Esta pieza combina muy bien con prendas básicas, si usted es de las que le gusta lucir una onda “Street Style” (estilo de la calle), mezcle una camiseta blanca con algún logo, unas sandalias con tacón acrílico (siguen en tendencia), un canguro en paleta intensa y unas gafas. Este atuendo es idóneo para una salida con sus amigos o para algún compromiso por la tarde. Si desea aplicarlo al trabajo, opte mejor por una camisa con algún “print” (floral, animal, geométrico, ecléctico).

Casual
Para un atuendo un poco más formal, sin perder ese toque urbano, elija un blazer en color llamativo, con cuadros o rayas, botines elásticos de taco fino para mostrar su lado más “fashionista”, una blusa sin mangas (mejor si posee algún encaje), y un bolso pequeño.
Otra opción que tiene es jugar con una chaqueta de jean o de cuero, pero esta vez combinada con un body.

Informal o deportivo
Si desea estar más relajada, una blusa suelta con volantes, puede ser roja, azul real o amarilla, con unos zapatos deportivos o si tiene unos tenis Converse y un bolso, son ideales para salir con sus hijos o de compras. Y si llega a bajar un poco la temperatura, un kimono será ideal.

Sin duda, esta pieza sigue estando presente en todas las temporadas por su versatilidad. Así que si usted quiere llevarla con un “total look denim”, también le sacará provecho a su estilo. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.