‘Esto no es Berlín’, México de los años 80 y el presente

Foto cortesía.

La película ‘Esto no es Berlín’, que relata las vivencias de un grupo de jóvenes en 1986, conecta de manera sorprendente con los “millenials” , explicó el director de la cinta, Hari Sama (Ciudad de México, 1967).


“La película conecta mucho con los ‘millenials’ (nacidos entre 1980 y mediadios de 1990) porque mi generación es un espejo para ellos. No se cómo ni por qué, pero si la hubiera estrenado en 1986 habrían venido 50 personas a verla”, precisó.


Carlos (Xabiani Ponce de León) es un joven de 17 años al que le encanta escuchar música y admirar a la hermana de su mejor amigo Gerardo, Rita, quien junto a su banda de música los invita a un club nocturno clandestino del que se quedan prendados.


Estos lugares, según detalló Sama, quien realiza en la cinta un ejercicio autobiográfico, estaban frecuentados por una parte de la población que se sentía incomprendida y tenía aspiraciones diferentes a las habituales en un México que acababa de vivir el terremoto más destructivo de su historia y que se preparaba para el campeonato mundial de fútbol.


Música estridente, poesía contestataria, drogas y libertad sexual son algunos de los elementos de los que se queda atrapado Carlos, quien lucha por descubrir su propia identidad y encuentra en este espacio un refugio a una familia adinerada, católica y convencional. “De 1986 casi no me acuerdo de nada, pero sé que lo viví dentro de esos lugares. Sí que estaba sucediendo esta contracultura (que se relata en la película) pero casi no se sabe nada. Nadie habla de esa época”, explicó el director.


Desde hace años Sama quería hacer una película que contase parte de su juventud, en la que descubrió su identidad a través de los círculos más “underground” de Ciudad de México, lo que consiguió tras varios intentos. (I)


Los actores fueron llegando tras varios “casting”  y después de meses de trabajo todos lograron crear el clima adecuado para el rodaje.

‘Esto no es Berlín’, México de los años 80 y el presente

Foto cortesía.

La película ‘Esto no es Berlín’, que relata las vivencias de un grupo de jóvenes en 1986, conecta de manera sorprendente con los “millenials” , explicó el director de la cinta, Hari Sama (Ciudad de México, 1967).


“La película conecta mucho con los ‘millenials’ (nacidos entre 1980 y mediadios de 1990) porque mi generación es un espejo para ellos. No se cómo ni por qué, pero si la hubiera estrenado en 1986 habrían venido 50 personas a verla”, precisó.


Carlos (Xabiani Ponce de León) es un joven de 17 años al que le encanta escuchar música y admirar a la hermana de su mejor amigo Gerardo, Rita, quien junto a su banda de música los invita a un club nocturno clandestino del que se quedan prendados.


Estos lugares, según detalló Sama, quien realiza en la cinta un ejercicio autobiográfico, estaban frecuentados por una parte de la población que se sentía incomprendida y tenía aspiraciones diferentes a las habituales en un México que acababa de vivir el terremoto más destructivo de su historia y que se preparaba para el campeonato mundial de fútbol.


Música estridente, poesía contestataria, drogas y libertad sexual son algunos de los elementos de los que se queda atrapado Carlos, quien lucha por descubrir su propia identidad y encuentra en este espacio un refugio a una familia adinerada, católica y convencional. “De 1986 casi no me acuerdo de nada, pero sé que lo viví dentro de esos lugares. Sí que estaba sucediendo esta contracultura (que se relata en la película) pero casi no se sabe nada. Nadie habla de esa época”, explicó el director.


Desde hace años Sama quería hacer una película que contase parte de su juventud, en la que descubrió su identidad a través de los círculos más “underground” de Ciudad de México, lo que consiguió tras varios intentos. (I)


Los actores fueron llegando tras varios “casting”  y después de meses de trabajo todos lograron crear el clima adecuado para el rodaje.