El “dress code” del bolso bombonera

También llamado “drawstring” (cordón) o saco, es más ancho en la base y se va estrechando en la parte superior donde se amarra con una cinta. Los hay de tamaño mediano, pequeño y en diferentes diseños.
El clásico bolso saco volvió reinventado, esta vez para las “millenials”. Es posible hallarlos con apliques, lentejuelas, terciopelo, cuero, entre otros materiales.
FOTO: Inernet

Los bolsos son un complemento estrella para cualquier look femenino, este clásico volvió para revivir sus días de gloria. Triunfó en la década de los setenta, noventa y ahora cobra protagonismo por ser cómodo, así como fácil de llevar.

No existe una referencia exacta del origen, pero su uso se observa en las primeras pinturas rupestres, en donde se puede ver este elemento (que generalmente utilizaban las mujeres) y que tenía una forma de saco muy artesanal. Estos accesorios estaban hechos sin ningún tipo de diseño, tejido o textura, solo era la piel de los animales y hojas de plantas atadas a un palo para transportarlo de un lado a otro. Se cree que adentro llevaban alimento.

Con el paso de los siglos este artículo se fue sofisticando, perfeccionado y adaptándose a las necesidades de las mujeres, hasta llegar a la variedad que hoy ofrecen las marcas para todos los gustos. Louis Vuitton en 1932, fue el primero que lanzó esta pieza al mercado. Un productor de champaña le solicitó diseñar una bolsa para transportar su bebida y que se viera elegante. Así sin darse cuenta, se creó un “must have” (debe tener) que marcaría tendencia en las décadas posteriores.

Sin embargo, existe uno en particular que aparece este año y está dando de qué hablar, ese en el que entra de todo, pero es imposible encontrar las llaves, ¡el clásico bolso saco! Hace algunas temporadas arribó reinventado, esta vez para las “millenials”, y es posible encontrarlo con apliques, lentejuelas, terciopelo, cuero, entre otros materiales, además en tonos llamativos para combinar con los “outfits”. Una versión más sofisticada es el “buckets bags” (bolsa de cubo), que es cilíndrica y luce bien para los compromisos casuales.

Ya que es una pieza que seguro usted ha observado en el armario de su mamá, tía o incluso abuela, y no sabe cómo llevarla, se sugiere algunos puntos que debe tomar en cuenta.

Que no sea del mismo color que los zapatos

Hubo una época que era regla combinar todas las prendas para no desafinar, incluso unas iban más allá; las vinchas, el cinturón o la chaqueta eran del mismo tono, pero la tendencia se transformó y la clave es el contraste. Un ejemplo es optar por unos zapatos verdes o naranjas mezclados con una bombonera azul.

Si lleva un bolso llamativo

Si usted ha decidido comprar un “drawstring” súper loco, lleno de estampados, chaquiras, lentejuelas, se recomienda escoger un vestido, pantalones, blusa básica para que haya equilibrio en el “total look”.

Según la estatura

Si es de tamaño “petite” olvídese del bolso grande, elija uno pequeño, pruebe con los “buckets bags”, por su forma se la verá estilizada. Si al contrario es una fémina alta, si escoge uno mediano quedará muy bien.

Momento y lugar

Si tiene un evento por la noche, lo ideal es que opte por un bolso con lentejuelas, apliques o estampado, pero si es para ir de compras o un café por la tarde uno sencillo de cuero en tono neutro combinado con unos jeans y camiseta lucirá “in”.

Más allá de la bombonera que elija, siempre debe adaptarse a su necesidad, además de estilo, ya que su forma de juntar accesorios con sus prendas de vestir son un punto de partida para un “outfit” perfecto. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El “dress code” del bolso bombonera

El clásico bolso saco volvió reinventado, esta vez para las “millenials”. Es posible hallarlos con apliques, lentejuelas, terciopelo, cuero, entre otros materiales.
FOTO: Inernet

Los bolsos son un complemento estrella para cualquier look femenino, este clásico volvió para revivir sus días de gloria. Triunfó en la década de los setenta, noventa y ahora cobra protagonismo por ser cómodo, así como fácil de llevar.

No existe una referencia exacta del origen, pero su uso se observa en las primeras pinturas rupestres, en donde se puede ver este elemento (que generalmente utilizaban las mujeres) y que tenía una forma de saco muy artesanal. Estos accesorios estaban hechos sin ningún tipo de diseño, tejido o textura, solo era la piel de los animales y hojas de plantas atadas a un palo para transportarlo de un lado a otro. Se cree que adentro llevaban alimento.

Con el paso de los siglos este artículo se fue sofisticando, perfeccionado y adaptándose a las necesidades de las mujeres, hasta llegar a la variedad que hoy ofrecen las marcas para todos los gustos. Louis Vuitton en 1932, fue el primero que lanzó esta pieza al mercado. Un productor de champaña le solicitó diseñar una bolsa para transportar su bebida y que se viera elegante. Así sin darse cuenta, se creó un “must have” (debe tener) que marcaría tendencia en las décadas posteriores.

Sin embargo, existe uno en particular que aparece este año y está dando de qué hablar, ese en el que entra de todo, pero es imposible encontrar las llaves, ¡el clásico bolso saco! Hace algunas temporadas arribó reinventado, esta vez para las “millenials”, y es posible encontrarlo con apliques, lentejuelas, terciopelo, cuero, entre otros materiales, además en tonos llamativos para combinar con los “outfits”. Una versión más sofisticada es el “buckets bags” (bolsa de cubo), que es cilíndrica y luce bien para los compromisos casuales.

Ya que es una pieza que seguro usted ha observado en el armario de su mamá, tía o incluso abuela, y no sabe cómo llevarla, se sugiere algunos puntos que debe tomar en cuenta.

Que no sea del mismo color que los zapatos

Hubo una época que era regla combinar todas las prendas para no desafinar, incluso unas iban más allá; las vinchas, el cinturón o la chaqueta eran del mismo tono, pero la tendencia se transformó y la clave es el contraste. Un ejemplo es optar por unos zapatos verdes o naranjas mezclados con una bombonera azul.

Si lleva un bolso llamativo

Si usted ha decidido comprar un “drawstring” súper loco, lleno de estampados, chaquiras, lentejuelas, se recomienda escoger un vestido, pantalones, blusa básica para que haya equilibrio en el “total look”.

Según la estatura

Si es de tamaño “petite” olvídese del bolso grande, elija uno pequeño, pruebe con los “buckets bags”, por su forma se la verá estilizada. Si al contrario es una fémina alta, si escoge uno mediano quedará muy bien.

Momento y lugar

Si tiene un evento por la noche, lo ideal es que opte por un bolso con lentejuelas, apliques o estampado, pero si es para ir de compras o un café por la tarde uno sencillo de cuero en tono neutro combinado con unos jeans y camiseta lucirá “in”.

Más allá de la bombonera que elija, siempre debe adaptarse a su necesidad, además de estilo, ya que su forma de juntar accesorios con sus prendas de vestir son un punto de partida para un “outfit” perfecto. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.