Un día en la vida de un artista de hip-hop en un cortometraje

Foto cortesía.

El músico y cineasta Boris Ortega estrena este sábado su séptima producción cinematográfica en la que fusiona elementos de la cultura musical con la biografía de un artista local. Luego de tres años de trabajo sale a la luz ‘Cisko’ el último material del director cuencano creado de manera independiente.

El nuevo filme del cuencano Boris Ortega fusiona dos de sus más grandes pasiones: el cine y el hip-hop. El resultado es ‘Cisko’, una producción independiente que se estrena este sábado en la Sala Alfonso Carrasco de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay. Ortega reseña que la historia de su más reciente producción se inspiró en la vida de un amigo músico de quien relata un día en su existencia.


Este fue el primer proyecto relacionado con el género musical y el contexto urbano con el que se inmiscuyó en el cine y cuya idea surgió en la época universitaria.


Entonces escribió fragmentos de la vida de ‘Miguel’ con quien ha compartido escenario y a quien conoce desde hace más de 12 años. Para escoger a los intérpretes, el director acudió a noveles actores con el fin de lograr “la mayor naturalidad posible”.


Desde que Ortega escribió sobre el protagonista ‘Carlos’, ya sabía quien debía interpretar el papel. El director reveló que ésta es una de sus características al momento de trabajar una producción. A su actuación incorporó el trabajo de los actores secundarios ‘Vitaliano’, ‘Tatiana’ y el productor ‘Mala Vibra’. ‘Tatiana’ saca el lado humano de ‘Carlos’, quien se caracteriza por ser necio y terco.


‘Vitaliano’ es quien tiene el dinero que ‘Carlos’ no tiene y ‘Mala Vibra’ se vncula con uno de los mayores intereses del protagonista, la música.  
Por otro lado, la cantidad de locaciones externas, unas 16 o 17, representaban mayor invesión de tiempo y recursos. Pese a ello, un grupo de 20 personas “se subieron a este viaje llamado ‘Cisko’ de manera voluntaria” para sacarlo adelante, señaló Ortega.


Existe algo particular dentro del filme, algo esencial: la banda sonora. Fundamental según Ortega, elemento que en una película, usualmente, representa el 50 por ciento de de la producción, en ‘Cisko’ es el 75 por ciento. El sound track de filme fue creación de ‘Retal’, un productor mexicano que se dio el tiempo de crear, incluso, un tema para cada personaje, y, sobre todo, “creó un paisaje sonoro que caracteriza la producción”.

Entonces la figura sonora urbana se armoniza con paisajes poco visibilizados de Cuenca como son los mercados, plazas y parques en donde se permiten otras lecturas sociales.
Finalmente, reveló que el costo ha sido autogestionado y que gran parte de los recursos fueron aportes voluntarios.


Ahora, la historia de un artista de hip-hop, de quien se narra un día de su vida, sale a la luz gracias a la magia de la cinematografía. (F)
El cortometraje de Boris Ortega titulado ‘Rotura’ recibió una mención en el Festival de cine Manabí Profundo a la Mejor Actriz.

Un día en la vida de un artista de hip-hop en un cortometraje

Foto cortesía.

El músico y cineasta Boris Ortega estrena este sábado su séptima producción cinematográfica en la que fusiona elementos de la cultura musical con la biografía de un artista local. Luego de tres años de trabajo sale a la luz ‘Cisko’ el último material del director cuencano creado de manera independiente.

El nuevo filme del cuencano Boris Ortega fusiona dos de sus más grandes pasiones: el cine y el hip-hop. El resultado es ‘Cisko’, una producción independiente que se estrena este sábado en la Sala Alfonso Carrasco de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay. Ortega reseña que la historia de su más reciente producción se inspiró en la vida de un amigo músico de quien relata un día en su existencia.


Este fue el primer proyecto relacionado con el género musical y el contexto urbano con el que se inmiscuyó en el cine y cuya idea surgió en la época universitaria.


Entonces escribió fragmentos de la vida de ‘Miguel’ con quien ha compartido escenario y a quien conoce desde hace más de 12 años. Para escoger a los intérpretes, el director acudió a noveles actores con el fin de lograr “la mayor naturalidad posible”.


Desde que Ortega escribió sobre el protagonista ‘Carlos’, ya sabía quien debía interpretar el papel. El director reveló que ésta es una de sus características al momento de trabajar una producción. A su actuación incorporó el trabajo de los actores secundarios ‘Vitaliano’, ‘Tatiana’ y el productor ‘Mala Vibra’. ‘Tatiana’ saca el lado humano de ‘Carlos’, quien se caracteriza por ser necio y terco.


‘Vitaliano’ es quien tiene el dinero que ‘Carlos’ no tiene y ‘Mala Vibra’ se vncula con uno de los mayores intereses del protagonista, la música.  
Por otro lado, la cantidad de locaciones externas, unas 16 o 17, representaban mayor invesión de tiempo y recursos. Pese a ello, un grupo de 20 personas “se subieron a este viaje llamado ‘Cisko’ de manera voluntaria” para sacarlo adelante, señaló Ortega.


Existe algo particular dentro del filme, algo esencial: la banda sonora. Fundamental según Ortega, elemento que en una película, usualmente, representa el 50 por ciento de de la producción, en ‘Cisko’ es el 75 por ciento. El sound track de filme fue creación de ‘Retal’, un productor mexicano que se dio el tiempo de crear, incluso, un tema para cada personaje, y, sobre todo, “creó un paisaje sonoro que caracteriza la producción”.

Entonces la figura sonora urbana se armoniza con paisajes poco visibilizados de Cuenca como son los mercados, plazas y parques en donde se permiten otras lecturas sociales.
Finalmente, reveló que el costo ha sido autogestionado y que gran parte de los recursos fueron aportes voluntarios.


Ahora, la historia de un artista de hip-hop, de quien se narra un día de su vida, sale a la luz gracias a la magia de la cinematografía. (F)
El cortometraje de Boris Ortega titulado ‘Rotura’ recibió una mención en el Festival de cine Manabí Profundo a la Mejor Actriz.