Consejos para tomar mejores decisiones

Según la experta deberíamos concentrarnos en decisiones más importantes que qué comemos o qué vestimos.

Para algunas personas el hecho de decidir puede ser extremadamente complejo y hasta agónico. Aquí algunas opciones para hacer esta tarea más fácil.

Alguien dijo una vez que la vida era una sucesión de decisiones.

Y es que, en casi en todo momento, a veces hasta sin darnos cuenta, estamos haciendo elecciones, una detrás de otra: desde la calle por la que nos dirigimos a un sitio hasta qué pedimos para comer o qué ropa nos ponemos.

“Algunas decisiones son pequeñas, como qué vestir. Pero algunas pueden marcar nuestras vidas por años o para siempre, como elegir una carrera”, dice la doctora Radha Modgil.

La experta compartió con BBC IDEAS algunos consejos que nos pueden ayudar a la hora de tomar decisiones en nuestra vida cotidiana.

Enfócate en lo verdaderamente importante: Al eliminar las pequeñas opciones en la vida, salvas lo mejor de las habilidades de tu cerebro para las decisiones más importantes. Según la especialista, los científicos que estudian el cerebro han encontrado que todas las decisiones, grandes o pequeñas, consumen la misma cantidad de energía.

Dale a tu cerebro la “gasolina” que necesita: Tu cerebro necesita energía para pensar, de la misma forma que tu cuerpo la requiere para moverse.

Gracias a las nuevas tecnologías médicas en la actualidad, podemos ver el cerebro trabajar como nunca antes. Es el órgano más complejo que tenemos y el que más energía consume.

Habla de tus opciones con un buen amigo: El premio Nobel Daniel Kahneman pasó décadas estudiando la forma en la que los seres humanos tomamos decisiones y encontró que en los grandes momentos en que tenemos que elegir.

“Kahneman solía dar una recomendación muy interesante para vencer este miedo a la pérdida: pregúntale a un amigo que sea lo suficientemente honesto para decirte cosas que tal vez no quieras escuchar”, recuerda la especialista. (I)

Consejos para tomar mejores decisiones

Según la experta deberíamos concentrarnos en decisiones más importantes que qué comemos o qué vestimos.

Para algunas personas el hecho de decidir puede ser extremadamente complejo y hasta agónico. Aquí algunas opciones para hacer esta tarea más fácil.

Alguien dijo una vez que la vida era una sucesión de decisiones.

Y es que, en casi en todo momento, a veces hasta sin darnos cuenta, estamos haciendo elecciones, una detrás de otra: desde la calle por la que nos dirigimos a un sitio hasta qué pedimos para comer o qué ropa nos ponemos.

“Algunas decisiones son pequeñas, como qué vestir. Pero algunas pueden marcar nuestras vidas por años o para siempre, como elegir una carrera”, dice la doctora Radha Modgil.

La experta compartió con BBC IDEAS algunos consejos que nos pueden ayudar a la hora de tomar decisiones en nuestra vida cotidiana.

Enfócate en lo verdaderamente importante: Al eliminar las pequeñas opciones en la vida, salvas lo mejor de las habilidades de tu cerebro para las decisiones más importantes. Según la especialista, los científicos que estudian el cerebro han encontrado que todas las decisiones, grandes o pequeñas, consumen la misma cantidad de energía.

Dale a tu cerebro la “gasolina” que necesita: Tu cerebro necesita energía para pensar, de la misma forma que tu cuerpo la requiere para moverse.

Gracias a las nuevas tecnologías médicas en la actualidad, podemos ver el cerebro trabajar como nunca antes. Es el órgano más complejo que tenemos y el que más energía consume.

Habla de tus opciones con un buen amigo: El premio Nobel Daniel Kahneman pasó décadas estudiando la forma en la que los seres humanos tomamos decisiones y encontró que en los grandes momentos en que tenemos que elegir.

“Kahneman solía dar una recomendación muy interesante para vencer este miedo a la pérdida: pregúntale a un amigo que sea lo suficientemente honesto para decirte cosas que tal vez no quieras escuchar”, recuerda la especialista. (I)