Cerveza protagoniza festival en Cuenca

Variedades que fusionan toques frutales, sabor a café y plantas como la hierba luisa, son la oferta que este fin de semana se expone en el festival Chill & Chela en Quinta Lucrecia.

Casa del Río de Quinta Lucrecia fue el escenario donde 12 marcas de cervezas artesanales nacionales expusieron su propuesta como parte del festival Chill & Chela que se inauguró la tarde de ayer.


En representación de la oferta local, cervecería Beker expuso sus cinco variedades de recetas. Mateo Carrasco, maestro cervecero de la marca, describe a los sabores de Beker como “clásicos”. Los grados de alcohol que contienen sus creaciones varían entre 5 y 6, la  producción mensual es de 1.000 litros.


Además, Hacienda La Paz estuvo presente con sus cuatro variedades artesanales, dos de ellas llevan el nombre de lps animales presentes en el lugar donde se cosecharon sus materias primas en la hacienda: conejos y venados. Los Pinos, Lote Venados, Lote Conejos y Lote Torete conforman su portafolio comercial.
El estilo de Los Pinos expone el característico sabor de la horchata en su receta; la ‘Dappebbock’ del Lote Torete con 9,7 grados figura como su bebida estrella, explica Francisco Cobo coordinador de marketing de la empresa.


Con el nombre de ‘Morlaca’, una de las variedades de la cerveza artesanal Caran, propia de Ibarra, se abrió paso entre la oferta del festival.
Su creador Norberto Purtschert explica que lo que distingue a su sello son sus ingredientes. La tuna roja, la mandarina, el cacao y el higo, en el caso de la ‘Morlaca’ con 8,5 grados, son los sabores que distinguen a Caran, que cuenta con una producción mensual de 3.000 litros.
Quito también se hizo presente en el Chill & Chela con la marca Triana.


Su creador y maestro cervecero José Salinas define a sus sabores como clásicos. Entre su portafolio se encuentran variedades que contienen hierba luisa, así como lúpulos que otorgan sabores frutales como a melón o papaya. Su producción alcanza los 1.500 litros mensuales.


Sánchez Beer fue otra de las marcas nacionales que llamó la atención de los visitantes, su creador Álex Sánchez trajo sus fusiones artesanales desde la capital del país. Como parte de su promesa comercial tiene cuatro líneas: premium, clásica, experimental y la sour. Lo que diferencia a su marca es que sus ingredientes son 100 por ciento naturales.


Entre sus cervezas insignia destacan la sawer, con sabor a cereza y la experimental con sabor a fruta como maracuyá. (I)
15
distintos estilos de sabores fuertes conforman el portafolio de ‘Triana’
Maestros cerveceros coinciden que en el país las recetas que más aceptación tienen son las que se asemejan al sabor de la oferta tradicional.
Cerveza Beken ofrece sabores ligeros y clásicos. La producción mensual de este emprendimiento local alcanza los 1.000 litros.



Cerveza protagoniza festival en Cuenca

Variedades que fusionan toques frutales, sabor a café y plantas como la hierba luisa, son la oferta que este fin de semana se expone en el festival Chill & Chela en Quinta Lucrecia.

Casa del Río de Quinta Lucrecia fue el escenario donde 12 marcas de cervezas artesanales nacionales expusieron su propuesta como parte del festival Chill & Chela que se inauguró la tarde de ayer.


En representación de la oferta local, cervecería Beker expuso sus cinco variedades de recetas. Mateo Carrasco, maestro cervecero de la marca, describe a los sabores de Beker como “clásicos”. Los grados de alcohol que contienen sus creaciones varían entre 5 y 6, la  producción mensual es de 1.000 litros.


Además, Hacienda La Paz estuvo presente con sus cuatro variedades artesanales, dos de ellas llevan el nombre de lps animales presentes en el lugar donde se cosecharon sus materias primas en la hacienda: conejos y venados. Los Pinos, Lote Venados, Lote Conejos y Lote Torete conforman su portafolio comercial.
El estilo de Los Pinos expone el característico sabor de la horchata en su receta; la ‘Dappebbock’ del Lote Torete con 9,7 grados figura como su bebida estrella, explica Francisco Cobo coordinador de marketing de la empresa.


Con el nombre de ‘Morlaca’, una de las variedades de la cerveza artesanal Caran, propia de Ibarra, se abrió paso entre la oferta del festival.
Su creador Norberto Purtschert explica que lo que distingue a su sello son sus ingredientes. La tuna roja, la mandarina, el cacao y el higo, en el caso de la ‘Morlaca’ con 8,5 grados, son los sabores que distinguen a Caran, que cuenta con una producción mensual de 3.000 litros.
Quito también se hizo presente en el Chill & Chela con la marca Triana.


Su creador y maestro cervecero José Salinas define a sus sabores como clásicos. Entre su portafolio se encuentran variedades que contienen hierba luisa, así como lúpulos que otorgan sabores frutales como a melón o papaya. Su producción alcanza los 1.500 litros mensuales.


Sánchez Beer fue otra de las marcas nacionales que llamó la atención de los visitantes, su creador Álex Sánchez trajo sus fusiones artesanales desde la capital del país. Como parte de su promesa comercial tiene cuatro líneas: premium, clásica, experimental y la sour. Lo que diferencia a su marca es que sus ingredientes son 100 por ciento naturales.


Entre sus cervezas insignia destacan la sawer, con sabor a cereza y la experimental con sabor a fruta como maracuyá. (I)
15
distintos estilos de sabores fuertes conforman el portafolio de ‘Triana’
Maestros cerveceros coinciden que en el país las recetas que más aceptación tienen son las que se asemejan al sabor de la oferta tradicional.
Cerveza Beken ofrece sabores ligeros y clásicos. La producción mensual de este emprendimiento local alcanza los 1.000 litros.