El arte de la barba, un complemento masculino

Es importante recortar la barba cada semana o 15 días para mantener el estilo.
FOTO: Lylibeth Coloma y Cortesía

El tiempo en el cual se entendía que esta área del rostro era de uso exclusivo para el universo ‘hípster’ (personas que van en contra de lo establecido) o ‘indie’ (independiente) quedó atrás.

Entre máquinas para un sinnúmero de cortes, cepillos, peines, aceites especiales, creatividad y mucha experiencia, se ofrecen un espacio de confidencias y plena confianza para aquellos que deciden cambiar su look o refrescar su imagen.

El concepto de barbería tradicional ha trascendido y ha evolucionado convirtiéndose en algo más funcional.

En un ambiente en el cual los clientes escuchan ritmos como ‘Chill house’ (música electrónica suave), jazz y blues; juegan videojuegos, ven los partidos de fútbol en una gran pantalla, les sirven algún tipo de bebida o conversan temas de su interés; estas nuevas peluquerías “boutique” están en pleno auge en las grandes ciudades, además que mientras espera, puede también jugar una partidita de billar.

La barba en contextos tan dispares como el empresarial, gastronómico, intelectual o el artístico, es omnipresente como variadas son longitudes y formas, encargadas de elevar el estilo de su portador y ofrecer señales de su personalidad o actitud frente a la vida.

Según Abisail Aparicio, administrador de Jack Barber, los varones de contextura gruesa, cachetones o cara redonda necesitan angulosidad, por lo que la forma de su barba debe ser más perfilada en la zona de la barbilla para alargarla, evitar poblar las patillas y mantener los lados cortos.

“El corte es lineal para que sea un estilo más cuadrado y mantenerla larga tipo leñador para que le estilice el rostro”, agrega.

Además, el experto comenta que el otro tipo de barba que se está utilizando mucho es la de perfilar desde la patilla hacia el mentón por debajo y en punta para que se vea hacia adelante. “Se la puede aplicar a todos los rostros, excepto los delgados porque afina la cara. Para ellos, sugiero que se baje la barba y la mantenga pegada y delineada”.

Por otro lado, Marcelo Noriega, dueño de Barcabi Barber Shop, explica que la tendencia es utilizarla poblada, en especial los caballeros con mucho mentón o papada porque disimula esa parte. Sin embargo, el primer paso cuando llega un cliente es analizar su tipo de vello, piel y rostro.

Recomienda para los hombres de cara redonda la barba completa, candado, medio candado o bigote. Mientras que a las cuadradas o rectangulares “les queda todo tipo, es uno de los rostros más democráticos, incluso las barbas de tres días”, sostiene.

Asimismo, es esencial que la laven con un champú especial, luego aplicar un tónico y aceite de argán para aportarle brillo, así como suavidad. “Como cualquier pelo le cae caspa por la resequedad, le sale horquillas, lo mejor es utilizar productos sin sal, con aloe vera y que hidraten esta área”, indica Noriega.

Sin duda, el cuidado personal y la vanidad no son exclusivos del mundo femenino. En la actualidad abarca a los caballeros, a su vez que el mercado crece a nivel mundial impulsado por la necesidad de una mejora en la estética masculina.

Por eso, el encanto de lo clásico combinado con lo último de la tecnología y los servicios de spa, han hecho de estos lugares los nuevos epicentros de la moda entre los varones. Cada vez son más los que acuden a las barberías, ya sea para hacerse un corte moderno, retocarse o teñirse la barba, mientras disfrutan de un momento agradable sentados en un butacón al puro estilo de la edad de oro.

Son parte del ‘dress code’ masculino, pero sobretodo un elemento que construye identidad. A no todos les luce la misma tendencia; lo interesante es cómo el hombre moderno la aplica y crea su propio estilo. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El arte de la barba, un complemento masculino

Es importante recortar la barba cada semana o 15 días para mantener el estilo.
FOTO: Lylibeth Coloma y Cortesía

El tiempo en el cual se entendía que esta área del rostro era de uso exclusivo para el universo ‘hípster’ (personas que van en contra de lo establecido) o ‘indie’ (independiente) quedó atrás.

Entre máquinas para un sinnúmero de cortes, cepillos, peines, aceites especiales, creatividad y mucha experiencia, se ofrecen un espacio de confidencias y plena confianza para aquellos que deciden cambiar su look o refrescar su imagen.

El concepto de barbería tradicional ha trascendido y ha evolucionado convirtiéndose en algo más funcional.

En un ambiente en el cual los clientes escuchan ritmos como ‘Chill house’ (música electrónica suave), jazz y blues; juegan videojuegos, ven los partidos de fútbol en una gran pantalla, les sirven algún tipo de bebida o conversan temas de su interés; estas nuevas peluquerías “boutique” están en pleno auge en las grandes ciudades, además que mientras espera, puede también jugar una partidita de billar.

La barba en contextos tan dispares como el empresarial, gastronómico, intelectual o el artístico, es omnipresente como variadas son longitudes y formas, encargadas de elevar el estilo de su portador y ofrecer señales de su personalidad o actitud frente a la vida.

Según Abisail Aparicio, administrador de Jack Barber, los varones de contextura gruesa, cachetones o cara redonda necesitan angulosidad, por lo que la forma de su barba debe ser más perfilada en la zona de la barbilla para alargarla, evitar poblar las patillas y mantener los lados cortos.

“El corte es lineal para que sea un estilo más cuadrado y mantenerla larga tipo leñador para que le estilice el rostro”, agrega.

Además, el experto comenta que el otro tipo de barba que se está utilizando mucho es la de perfilar desde la patilla hacia el mentón por debajo y en punta para que se vea hacia adelante. “Se la puede aplicar a todos los rostros, excepto los delgados porque afina la cara. Para ellos, sugiero que se baje la barba y la mantenga pegada y delineada”.

Por otro lado, Marcelo Noriega, dueño de Barcabi Barber Shop, explica que la tendencia es utilizarla poblada, en especial los caballeros con mucho mentón o papada porque disimula esa parte. Sin embargo, el primer paso cuando llega un cliente es analizar su tipo de vello, piel y rostro.

Recomienda para los hombres de cara redonda la barba completa, candado, medio candado o bigote. Mientras que a las cuadradas o rectangulares “les queda todo tipo, es uno de los rostros más democráticos, incluso las barbas de tres días”, sostiene.

Asimismo, es esencial que la laven con un champú especial, luego aplicar un tónico y aceite de argán para aportarle brillo, así como suavidad. “Como cualquier pelo le cae caspa por la resequedad, le sale horquillas, lo mejor es utilizar productos sin sal, con aloe vera y que hidraten esta área”, indica Noriega.

Sin duda, el cuidado personal y la vanidad no son exclusivos del mundo femenino. En la actualidad abarca a los caballeros, a su vez que el mercado crece a nivel mundial impulsado por la necesidad de una mejora en la estética masculina.

Por eso, el encanto de lo clásico combinado con lo último de la tecnología y los servicios de spa, han hecho de estos lugares los nuevos epicentros de la moda entre los varones. Cada vez son más los que acuden a las barberías, ya sea para hacerse un corte moderno, retocarse o teñirse la barba, mientras disfrutan de un momento agradable sentados en un butacón al puro estilo de la edad de oro.

Son parte del ‘dress code’ masculino, pero sobretodo un elemento que construye identidad. A no todos les luce la misma tendencia; lo interesante es cómo el hombre moderno la aplica y crea su propio estilo. (I)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.