Alce el vuelo y luzca cómoda en falda

En versión mini, ‘midi’ (corte medio), larga e incluso en vestido, el volumen de la basta de las faldas se convierte en la estrella principal de los conjuntos de moda por su comodidad, frescura y ligereza.

Cuando se pone sobre la mesa el tema de las faldas que están en apogeo siempre se tiende a hablar de largos, anchuras diversas y estampados en boga (flores, ‘animal print’, hojas, geométricos), pero poco sobre su aspecto intrínseco que la convierte en una pieza única, en este caso, ¡su vuelo!

También conocida como pollera campana por su forma, es de cintura ajustada y cae ampliamente moviéndose de manera seductora en cada paso. Con el paso de los años, la basta poco a poco se fue desplazando hacia arriba desde la pantorrilla. La actriz Audrey Hepburn llevaba este modelo en la película Vacaciones en Roma (1953). Otros íconos del cine como Marilyn Monroe, Grace Kelly o Sophia Loren, volvían locos a los hombres con esta falda de mucho vuelo.

De repente, esta prenda desapareció de las tiendas de moda. De ahí para adelante, las féminas comenzaron a utilizar ropa casual y recurrían a los jeans, trajes de chaqueta, entre otras piezas. Incluso a la variante corta, ya casi nadie le prestaba atención, ni las potenciales compradoras, ni los diseñadores. No obstante, en la actualidad es un éxito y puede verse en sus diferentes versiones (tonos y cortes) en todos los desfiles de moda.

El glamour de los años 50 regresó y la gran ventaja es que favorece a cualquier figura. Sin embargo, esta pieza debe combinarse correctamente, con una parte superior que resalte sus curvas. Para mezclarla, las camisas y tops ajustados son una buena opción para equilibrar el look. Mientras que las faldas con impresiones y de inspiración ‘naif’ (artístico) aportan un aire juvenil al estilismo.

Si la lleva corta

Para las temperaturas más cálidas y que le permiten lucir sus piernas sin preocuparse, recuerde que debe complementar la corta longitud de la falda con una blusa más recatada para que el look tenga armonía y no raye en lo vulgar. Para lucir estilizada opte por unas sandalias de taco fino o ‘naked shoes’ (material acrílico), pero si quiere sentirse cómoda elija unas plataformas. Ahora si es para esos días de compras, unas ballerinas o unos zapatos deportivos le irán muy bien.

El vuelo a la rodilla

Se muestra más elegante y sofisticada que en una versión corta. Para quienes son clásicas y conservadoras y no se sienten a gusto luciendo demasiada piel, esta falda es perfecta. Además su comodidad y versatilidad es la predilecta entre las mujeres de todas las edades. Para añadir un toque casual combínela con ‘flats’ al piso, sumado a blusas frescas de tirantes, ‘strapless’ y ‘croptops’. En un evento por la noche, tipo cena o cóctel, lo adecuado es llevar unos ‘peeptoes’ o ‘stilettos’, junto con una camisa minimalista tres cuartos y un collar en tono fuerte, ¡quedará de lujo!

Larga o maxifalda

Posee un encanto único, talvez porque aporta a la fémina actual ese estilismo delicado, romántico y fino que se requiere en el entorno social, así como laboral. Puede usarla con blusas más escotadas, de manga corta, en conjunto con ballerinas, sandalias altas, ‘naked shoes’ e incluso botines.

Con algo de creatividad, buen gusto y la cuota de estilo personal, seguro armará ‘outfits’ interesantes, ¡solo arriésguese! (E)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Alce el vuelo y luzca cómoda en falda

Cuando se pone sobre la mesa el tema de las faldas que están en apogeo siempre se tiende a hablar de largos, anchuras diversas y estampados en boga (flores, ‘animal print’, hojas, geométricos), pero poco sobre su aspecto intrínseco que la convierte en una pieza única, en este caso, ¡su vuelo!

También conocida como pollera campana por su forma, es de cintura ajustada y cae ampliamente moviéndose de manera seductora en cada paso. Con el paso de los años, la basta poco a poco se fue desplazando hacia arriba desde la pantorrilla. La actriz Audrey Hepburn llevaba este modelo en la película Vacaciones en Roma (1953). Otros íconos del cine como Marilyn Monroe, Grace Kelly o Sophia Loren, volvían locos a los hombres con esta falda de mucho vuelo.

De repente, esta prenda desapareció de las tiendas de moda. De ahí para adelante, las féminas comenzaron a utilizar ropa casual y recurrían a los jeans, trajes de chaqueta, entre otras piezas. Incluso a la variante corta, ya casi nadie le prestaba atención, ni las potenciales compradoras, ni los diseñadores. No obstante, en la actualidad es un éxito y puede verse en sus diferentes versiones (tonos y cortes) en todos los desfiles de moda.

El glamour de los años 50 regresó y la gran ventaja es que favorece a cualquier figura. Sin embargo, esta pieza debe combinarse correctamente, con una parte superior que resalte sus curvas. Para mezclarla, las camisas y tops ajustados son una buena opción para equilibrar el look. Mientras que las faldas con impresiones y de inspiración ‘naif’ (artístico) aportan un aire juvenil al estilismo.

Si la lleva corta

Para las temperaturas más cálidas y que le permiten lucir sus piernas sin preocuparse, recuerde que debe complementar la corta longitud de la falda con una blusa más recatada para que el look tenga armonía y no raye en lo vulgar. Para lucir estilizada opte por unas sandalias de taco fino o ‘naked shoes’ (material acrílico), pero si quiere sentirse cómoda elija unas plataformas. Ahora si es para esos días de compras, unas ballerinas o unos zapatos deportivos le irán muy bien.

El vuelo a la rodilla

Se muestra más elegante y sofisticada que en una versión corta. Para quienes son clásicas y conservadoras y no se sienten a gusto luciendo demasiada piel, esta falda es perfecta. Además su comodidad y versatilidad es la predilecta entre las mujeres de todas las edades. Para añadir un toque casual combínela con ‘flats’ al piso, sumado a blusas frescas de tirantes, ‘strapless’ y ‘croptops’. En un evento por la noche, tipo cena o cóctel, lo adecuado es llevar unos ‘peeptoes’ o ‘stilettos’, junto con una camisa minimalista tres cuartos y un collar en tono fuerte, ¡quedará de lujo!

Larga o maxifalda

Posee un encanto único, talvez porque aporta a la fémina actual ese estilismo delicado, romántico y fino que se requiere en el entorno social, así como laboral. Puede usarla con blusas más escotadas, de manga corta, en conjunto con ballerinas, sandalias altas, ‘naked shoes’ e incluso botines.

Con algo de creatividad, buen gusto y la cuota de estilo personal, seguro armará ‘outfits’ interesantes, ¡solo arriésguese! (E)

Cessia Murillo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.