Nuevo prefecto heredará problemas económicos

Con un presupuesto de 156’000.000 de dólares, el Gobierno Provincial no alcanza a cubrir las necesidades que tiene. Los candidatos a la Prefectura ofrecen austeridad y búsqueda de financiamiento.
El Gobierno Provincial está ubicado en las calles Vargas Machuca y Simón Bolívar. En este inmueble se encuentran las oficinas del prefecto y viceprefecto.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

La falta de recursos será uno de los principales problemas que deberá enfrentar el candidato que gane la Prefectura en las elecciones del 24 de marzo. Ese argumento ha sido recurrente en la anterior administración.

El presupuesto aprobado para el 2018 y que está prorrogado para este año es 156’334.908 millones de dólares. Su reforma ha sido tema de análisis en la Cámara Provincial en las últimos dos sesiones.

De ese monto, 40.000.000 de dólares corresponden a la venta de las acciones de las hidroeléctricas al Estado, que desde el 2017 no han sido pagadas, según la Prefectura. Este dinero fue planificado para obras de mantenimiento y asfalto en 30 vías de la provincia y las obras siguen pendientes.

Algunos problemas que deberá resolver la nueva autoridad tienen que ver con la falta de recursos para vialidad, el manejo de las empresas públicas del Gobierno Provincial: LactJubones dejó de funcionar desde hace un año y nueve meses. La Prefectura tiene el 51 por ciento de las acciones, pero dejó de invertir.

Sobre la empresa Asfaltar, el actual prefecto Bolívar Saquipay, en una entrevista brindada a diario El Mercurio, dijo que en 2018 “ha salido tablas”.

El funcionario también detalló que la empresa Agroazuay está en análisis. Debido a que algunos programas con “una extrema gratuidad”, no funcionan “por cuanto da lugar a que la gente desperdicie y no valore la ayuda y esfuerzo de la institución”.

El caso que más le preocupa a Saquipay, es GPA Tours. En noviembre pasado, un informe de la Contraloría manifestó que esta empresa debía generar recursos propios a través de eventos privados y publicidad, pero fue utilizada, principalmente, para organizar eventos de la Prefectura. Entre el 2013 y el 2017, el 99,4 por ciento del dinero que manejó, unos 6’000.000 de dólares, fueron entregados por el Gobierno Provincial y se generó como ingreso propio solo el otro 0,6 por ciento.

Pero la escasez de recursos para las necesidades de la Prefectura no es un hecho reciente. Hace más de 10 años, sus voceros aseguran que el dinero proveniente de las arcas del Gobierno central son insuficientes.

Además, la administración de Paúl Carrasco ha sido observada en varias ocasiones por la Contraloría. Hace dos años, un informe reveló que hubo gastos con recursos públicos que no correspondían a sus competencias, como el pago de pasajes aéreos, compra de parlantes, entre otros.

Con este panorama, los 10 candidatos a la Prefectura ofrecen que en sus administraciones habrá austeridad, eliminarán algunas empresas y buscarán financiamiento internacional para evitar la dependencia con el Estado central. (I)

DATOS
-Déficit. Según el Gobierno Provincial, el año 2018 se cerró con un déficit de 20’000.000 de dólares.
-Nómina. Para el pago de los empleados y obreros, la Prefectura gasta 500.000 dólares mensuales.
-Impuesto. La Prefectura cobra anualmente la Tasa Solidaria, un impuesto para el mantenimiento vial.

DESTACADO
60% de los ingresos de la Prefectura vienen del Gobierno; el 49%, asignaciones por Ley; y el 10% de la competencia de riego.

LA CIFRA
156
millones de dólares es el presupuesto actual de la Prefectura.

Nuevo prefecto heredará problemas económicos

El Gobierno Provincial está ubicado en las calles Vargas Machuca y Simón Bolívar. En este inmueble se encuentran las oficinas del prefecto y viceprefecto.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

La falta de recursos será uno de los principales problemas que deberá enfrentar el candidato que gane la Prefectura en las elecciones del 24 de marzo. Ese argumento ha sido recurrente en la anterior administración.

El presupuesto aprobado para el 2018 y que está prorrogado para este año es 156’334.908 millones de dólares. Su reforma ha sido tema de análisis en la Cámara Provincial en las últimos dos sesiones.

De ese monto, 40.000.000 de dólares corresponden a la venta de las acciones de las hidroeléctricas al Estado, que desde el 2017 no han sido pagadas, según la Prefectura. Este dinero fue planificado para obras de mantenimiento y asfalto en 30 vías de la provincia y las obras siguen pendientes.

Algunos problemas que deberá resolver la nueva autoridad tienen que ver con la falta de recursos para vialidad, el manejo de las empresas públicas del Gobierno Provincial: LactJubones dejó de funcionar desde hace un año y nueve meses. La Prefectura tiene el 51 por ciento de las acciones, pero dejó de invertir.

Sobre la empresa Asfaltar, el actual prefecto Bolívar Saquipay, en una entrevista brindada a diario El Mercurio, dijo que en 2018 “ha salido tablas”.

El funcionario también detalló que la empresa Agroazuay está en análisis. Debido a que algunos programas con “una extrema gratuidad”, no funcionan “por cuanto da lugar a que la gente desperdicie y no valore la ayuda y esfuerzo de la institución”.

El caso que más le preocupa a Saquipay, es GPA Tours. En noviembre pasado, un informe de la Contraloría manifestó que esta empresa debía generar recursos propios a través de eventos privados y publicidad, pero fue utilizada, principalmente, para organizar eventos de la Prefectura. Entre el 2013 y el 2017, el 99,4 por ciento del dinero que manejó, unos 6’000.000 de dólares, fueron entregados por el Gobierno Provincial y se generó como ingreso propio solo el otro 0,6 por ciento.

Pero la escasez de recursos para las necesidades de la Prefectura no es un hecho reciente. Hace más de 10 años, sus voceros aseguran que el dinero proveniente de las arcas del Gobierno central son insuficientes.

Además, la administración de Paúl Carrasco ha sido observada en varias ocasiones por la Contraloría. Hace dos años, un informe reveló que hubo gastos con recursos públicos que no correspondían a sus competencias, como el pago de pasajes aéreos, compra de parlantes, entre otros.

Con este panorama, los 10 candidatos a la Prefectura ofrecen que en sus administraciones habrá austeridad, eliminarán algunas empresas y buscarán financiamiento internacional para evitar la dependencia con el Estado central. (I)

DATOS
-Déficit. Según el Gobierno Provincial, el año 2018 se cerró con un déficit de 20’000.000 de dólares.
-Nómina. Para el pago de los empleados y obreros, la Prefectura gasta 500.000 dólares mensuales.
-Impuesto. La Prefectura cobra anualmente la Tasa Solidaria, un impuesto para el mantenimiento vial.

DESTACADO
60% de los ingresos de la Prefectura vienen del Gobierno; el 49%, asignaciones por Ley; y el 10% de la competencia de riego.

LA CIFRA
156
millones de dólares es el presupuesto actual de la Prefectura.