La movilidad, un problema prioritario para el futuro alcalde

En hora pico la ciudad llega a tener hasta 50.000 vehículos por hora en sus intersecciones más transitadas. El Banco Interamericano de Desarrollo, BID, propone mejorar el sistema de transporte público, articularlo al tranvía y dar mayor espacio al peatón ¿Qué proponen los candidatos?

En horas pico, transitar por la Avenida de las Américas, el redondel del Sagrado Corazón de Jesús o los Tres Puentes es una odisea. La movilidad es uno de los principales problemas de la ciudad, y los candidatos lo saben.


Desde el mejoramiento de la calidad vial, pasando por un sistema integrado de transporte, nuevas vías, pasos a desnivel, túneles o  taxis eléctricos, las propuestas de los candidatos se enmarcan en encontrar una solución al tráfico.


¿Qué necesita Cuenca? De acuerdo con el Plan de Movilidad y Espacios Públicos, en la ciudad no existe un sistema sustentable de transporte público, y la mayoría de viajes se concentra en el centro de la ciudad, saturando las vías.


Esta saturación vehicular provoca que cada cuencano produzca el equivalente a 2,5 toneladas de CO2, cuando el valor tolerable es de dos. 70 por ciento de la contaminación es generada por los buses.


La falta de un transporte público de calidad hace que en Cuenca se priorice el uso del auto privado. De acuerdo con un estudio del proyecto de investigación académica Llactalab, el parque automotor crece cuatro veces más rápido que la  población, y de acuerdo con la Dirección Municipal de Tránsito esto provocará, en cinco años, el colapso del sistema vial.


El Plan de Movilidad también señala que el acceso para personas con discapacidad es limitado, los equipamientos destinados a terminales y paradas no cuentan con una conectividad adecuada,  las ciclovías no tienen vinculación con el resto del sistema, y el transporte público carece de planificación.
Daniel Orellana, investigador de Llactalab, indica que la ciudad debe sostenerse en el transporte público y la movilidad alternativa. Para que eso pase es necesario mejorar el sistema de buses y dar garantías al ciclista y al peatón.


Un tema que se debe tomar en cuenta es la situación de vulnerabilidad de las mujeres. En Cuenca, una de cada cuatro mujeres ha sufrido de acoso en los buses, según ONU Mujeres; una situación que debe ser abordada de forma integral, de acuerdo con María José Machado, directora de secretaria ejecutiva del Consejo Cantonal de Protección de Derechos.


A los problemas en la movilidad de Cuenca se suma una preocupación: el sistema tranviario. Pensado como una solución al tránsito y al transporte público, el sistema se ha convertido por ahora en un problema.


De acuerdo con el concejal Carlos Orellana, el tranvía debe ser la columna vertebral del sistema de movilidad de la ciudad, para lo que se necesita “políticas claras, que incentiven al usuario y que saquen a flote al proyecto”.


Todos los candidatos aceptan que la obra está hecha y el único camino viable para el tranvía es sacarle el mayor de los provechos. Las propuestas giran en torno a la construcción de un sistema integrado de transporte, hasta la venta de unidades para compensar la deuda, pasando por la creación de sistemas turísticos y subsidios para financiar el proyecto. (I)


Las propuestas de los candidatos van desde nuevas obras, como túneles y vías, hasta el mejoramiento del sistema de transporte público de Cuenca.

La movilidad, un problema prioritario para el futuro alcalde

En hora pico la ciudad llega a tener hasta 50.000 vehículos por hora en sus intersecciones más transitadas. El Banco Interamericano de Desarrollo, BID, propone mejorar el sistema de transporte público, articularlo al tranvía y dar mayor espacio al peatón ¿Qué proponen los candidatos?

En horas pico, transitar por la Avenida de las Américas, el redondel del Sagrado Corazón de Jesús o los Tres Puentes es una odisea. La movilidad es uno de los principales problemas de la ciudad, y los candidatos lo saben.


Desde el mejoramiento de la calidad vial, pasando por un sistema integrado de transporte, nuevas vías, pasos a desnivel, túneles o  taxis eléctricos, las propuestas de los candidatos se enmarcan en encontrar una solución al tráfico.


¿Qué necesita Cuenca? De acuerdo con el Plan de Movilidad y Espacios Públicos, en la ciudad no existe un sistema sustentable de transporte público, y la mayoría de viajes se concentra en el centro de la ciudad, saturando las vías.


Esta saturación vehicular provoca que cada cuencano produzca el equivalente a 2,5 toneladas de CO2, cuando el valor tolerable es de dos. 70 por ciento de la contaminación es generada por los buses.


La falta de un transporte público de calidad hace que en Cuenca se priorice el uso del auto privado. De acuerdo con un estudio del proyecto de investigación académica Llactalab, el parque automotor crece cuatro veces más rápido que la  población, y de acuerdo con la Dirección Municipal de Tránsito esto provocará, en cinco años, el colapso del sistema vial.


El Plan de Movilidad también señala que el acceso para personas con discapacidad es limitado, los equipamientos destinados a terminales y paradas no cuentan con una conectividad adecuada,  las ciclovías no tienen vinculación con el resto del sistema, y el transporte público carece de planificación.
Daniel Orellana, investigador de Llactalab, indica que la ciudad debe sostenerse en el transporte público y la movilidad alternativa. Para que eso pase es necesario mejorar el sistema de buses y dar garantías al ciclista y al peatón.


Un tema que se debe tomar en cuenta es la situación de vulnerabilidad de las mujeres. En Cuenca, una de cada cuatro mujeres ha sufrido de acoso en los buses, según ONU Mujeres; una situación que debe ser abordada de forma integral, de acuerdo con María José Machado, directora de secretaria ejecutiva del Consejo Cantonal de Protección de Derechos.


A los problemas en la movilidad de Cuenca se suma una preocupación: el sistema tranviario. Pensado como una solución al tránsito y al transporte público, el sistema se ha convertido por ahora en un problema.


De acuerdo con el concejal Carlos Orellana, el tranvía debe ser la columna vertebral del sistema de movilidad de la ciudad, para lo que se necesita “políticas claras, que incentiven al usuario y que saquen a flote al proyecto”.


Todos los candidatos aceptan que la obra está hecha y el único camino viable para el tranvía es sacarle el mayor de los provechos. Las propuestas giran en torno a la construcción de un sistema integrado de transporte, hasta la venta de unidades para compensar la deuda, pasando por la creación de sistemas turísticos y subsidios para financiar el proyecto. (I)


Las propuestas de los candidatos van desde nuevas obras, como túneles y vías, hasta el mejoramiento del sistema de transporte público de Cuenca.