Ya somos más de 853.000 personas

Según el anuario estadístico de nacimientos y defunciones publicado hace una semana por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, este año la población en Azuay superó las 853.000 personas y la proyección es que, para 2020, esa cifra alcance los 881.000 habitantes, algo que ese año se confirmará con el Censo de Población y Vivienda.
Ese incremento poblacional significa también un crecimiento del 19 por ciento en relación con 2008. Esa progresión se da a pesar de que las tasas de natalidad se han reducido entre 1990 y 2017, lo que habla que Azuay y Cuenca crecen también por una llegada de migrantes desde las provincias cercanas y desde el exterior.
Eso no es extraño, pues Cuenca es la ciudad más importante del Austro, tiene una actividad industrial robusta, ingente obra pública y un sector comercial muy relevante. Además, es una ciudad donde las distancias son cortas, los problemas de inseguridad menos sensibles que en Quito o Guayaquil, y a la vez es una urbe que ofrece distracción, gastronomía, entornos naturales cercanos y, en especial, se trata de una ciudad organizada y limpia; por lo que no hay razón para pensar que esa tendencia de elegir a Cuenca vaya a revertirse.
Esa proyección plantea retos desde diversos frentes como la planificación urbana que debe velar por responder cómo se le va a dotar de servicios básicos, cuáles son las zonas de expansión, cómo se movilizarán, qué hace falta implementar, etc. Pero también plantea el reto de que los locales cambien aquella mentalidad que aún conserva algo de xenofobia. Los cuencanos debemos creer y asumir que esta es una ciudad cosmopolita, donde las culturas convergen enriqueciendo nuestra propia cultura y haciéndola más atractiva aún. (O)
La migración regional y desde el exterior, que recibe la ciudad, es una de las causas centrales del crecimiento, al ser la mayor urbe del Austro.

Ya somos más de 853.000 personas

Según el anuario estadístico de nacimientos y defunciones publicado hace una semana por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, este año la población en Azuay superó las 853.000 personas y la proyección es que, para 2020, esa cifra alcance los 881.000 habitantes, algo que ese año se confirmará con el Censo de Población y Vivienda.
Ese incremento poblacional significa también un crecimiento del 19 por ciento en relación con 2008. Esa progresión se da a pesar de que las tasas de natalidad se han reducido entre 1990 y 2017, lo que habla que Azuay y Cuenca crecen también por una llegada de migrantes desde las provincias cercanas y desde el exterior.
Eso no es extraño, pues Cuenca es la ciudad más importante del Austro, tiene una actividad industrial robusta, ingente obra pública y un sector comercial muy relevante. Además, es una ciudad donde las distancias son cortas, los problemas de inseguridad menos sensibles que en Quito o Guayaquil, y a la vez es una urbe que ofrece distracción, gastronomía, entornos naturales cercanos y, en especial, se trata de una ciudad organizada y limpia; por lo que no hay razón para pensar que esa tendencia de elegir a Cuenca vaya a revertirse.
Esa proyección plantea retos desde diversos frentes como la planificación urbana que debe velar por responder cómo se le va a dotar de servicios básicos, cuáles son las zonas de expansión, cómo se movilizarán, qué hace falta implementar, etc. Pero también plantea el reto de que los locales cambien aquella mentalidad que aún conserva algo de xenofobia. Los cuencanos debemos creer y asumir que esta es una ciudad cosmopolita, donde las culturas convergen enriqueciendo nuestra propia cultura y haciéndola más atractiva aún. (O)
La migración regional y desde el exterior, que recibe la ciudad, es una de las causas centrales del crecimiento, al ser la mayor urbe del Austro.