Una transición ordenada

Una vez que ha pasado el entusiasmo del triunfo y el vértigo de la campaña electoral, llega el momento en el que las autoridades electas el pasado domingo empiezan a trazar las primeras líneas de lo que será su futura gestión y a conformar sus equipos para coordinar una transición ordenada, para que -aunque hayan nuevos enfoques en el modelo de desarrollo de la ciudad y la provincia- las obras, proyectos e iniciativas que están en marcha continúen y se agiliten.
Se trata de una tarea muy importante, ya que la ciudadanía optó por el cambio y por modelos que prometen ser más ágiles y atender con rapidez las necesidades de Cuenca.
En ese sentido, el alcalde electo Pedro Palacios ha empezado ya a ponerse al corriente de algunos temas claves.
Palacios dijo que una de sus primeras acciones será “poner en orden la casa”, con la meta de lograr mayor eficiencia en el Municipio y optimizar el gasto corriente, de manera que la mayor parte del presupuesto pueda destinarse a la ejecución de obras en el cantón. Además señaló que buscará refinanciar las deudas del Municipio y fortalecer sus arcas.
Pero mientras eso ocurre, la autoridad municipal no puede descuidar los temas pendientes. Quizá el más sensible es la puesta en funcionamiento comercial del tranvía y su integración con los demás sistemas de transportación pública y en general con movilidad de la ciudad.
Sin embargo, tampoco debe perder de vista temas como inseguridad, productividad, políticas sociales, ordenamiento territorial, agua potable, atención de los barrios, vivienda social, vialidad, obra pública, promoción de derechos, impulso a la cultura, entre otros. En definitiva, los retos que esperan al nuevo Alcalde no son simples y desde el 14 de mayo exigirán todos sus esfuerzos, gestión y voluntad. (O)
El alcalde electo ha empezado ya a coordinar el cambio en el poder local. Hay expectativa en que las decisiones sean ágiles y francas.

Una transición ordenada

Una vez que ha pasado el entusiasmo del triunfo y el vértigo de la campaña electoral, llega el momento en el que las autoridades electas el pasado domingo empiezan a trazar las primeras líneas de lo que será su futura gestión y a conformar sus equipos para coordinar una transición ordenada, para que -aunque hayan nuevos enfoques en el modelo de desarrollo de la ciudad y la provincia- las obras, proyectos e iniciativas que están en marcha continúen y se agiliten.
Se trata de una tarea muy importante, ya que la ciudadanía optó por el cambio y por modelos que prometen ser más ágiles y atender con rapidez las necesidades de Cuenca.
En ese sentido, el alcalde electo Pedro Palacios ha empezado ya a ponerse al corriente de algunos temas claves.
Palacios dijo que una de sus primeras acciones será “poner en orden la casa”, con la meta de lograr mayor eficiencia en el Municipio y optimizar el gasto corriente, de manera que la mayor parte del presupuesto pueda destinarse a la ejecución de obras en el cantón. Además señaló que buscará refinanciar las deudas del Municipio y fortalecer sus arcas.
Pero mientras eso ocurre, la autoridad municipal no puede descuidar los temas pendientes. Quizá el más sensible es la puesta en funcionamiento comercial del tranvía y su integración con los demás sistemas de transportación pública y en general con movilidad de la ciudad.
Sin embargo, tampoco debe perder de vista temas como inseguridad, productividad, políticas sociales, ordenamiento territorial, agua potable, atención de los barrios, vivienda social, vialidad, obra pública, promoción de derechos, impulso a la cultura, entre otros. En definitiva, los retos que esperan al nuevo Alcalde no son simples y desde el 14 de mayo exigirán todos sus esfuerzos, gestión y voluntad. (O)
El alcalde electo ha empezado ya a coordinar el cambio en el poder local. Hay expectativa en que las decisiones sean ágiles y francas.