Un nuevo cierre vial por el tranvía

El martes pasado iniciaron los trabajos para el proyecto Tranvía de los Cuatro Ríos en el redondel Hurtado de Mendoza, en el sector de Milchichig, y en la intersección de las avenidas España y Gil Ramírez Dávalos. En esas zonas se trabaja en la construcción de un nuevo puente, el montaje de rieles, así como en la ampliación de las vías. El cierre, según las proyecciones y las ofertas ampliamente reiteradas por las autoridades municipales, se extenderá de manera improrrogable hasta septiembre.


Además, el alcalde Marcelo Cabrera se ha comprometido una vez más en que la obra civil, contratada con el consorcio ACTN, no se extenderá bajo ningún concepto después de octubre de este año, lo que significa que ya se ha cumplido el 60 por ciento del plazo.


El cierre de ayer resultó complicado en términos de tránsito vehicular, pues se suma a otros cierres en zonas de alto tráfico, como el del redondel de la Chola Cuencana, con lo que se generó un escenario sumamente complejo en el sector norte de la ciudad. Las vías de desfogue y las rutas hacia el Centro Histórico o a la avenida Huayna Cápac son escasas y ya tienen una intensa carga vehicular, por lo que un nuevo cierre complica aún más el tránsito. Algunas líneas de buses se han desviado y los conductores que circulan por la zona deben buscar alternativas.


La ciudadanía -de su parte- está expectante a que se desarrollen de manera eficiente las últimas obras de este sistema de transporte público iniciado en 2013 y con más de dos años de retraso. Que el fin de esos trabajos permita por fin que la ciudad recupere su ritmo normal, con vías expeditas, comercios activos, ciudadanos contentos y sin vallas, desvíos, cierres de vías, restricciones de circulación y otros inconvenientes que se han convertido en parte de la rutina. (O)

Un nuevo cierre vial por el tranvía

El martes pasado iniciaron los trabajos para el proyecto Tranvía de los Cuatro Ríos en el redondel Hurtado de Mendoza, en el sector de Milchichig, y en la intersección de las avenidas España y Gil Ramírez Dávalos. En esas zonas se trabaja en la construcción de un nuevo puente, el montaje de rieles, así como en la ampliación de las vías. El cierre, según las proyecciones y las ofertas ampliamente reiteradas por las autoridades municipales, se extenderá de manera improrrogable hasta septiembre.


Además, el alcalde Marcelo Cabrera se ha comprometido una vez más en que la obra civil, contratada con el consorcio ACTN, no se extenderá bajo ningún concepto después de octubre de este año, lo que significa que ya se ha cumplido el 60 por ciento del plazo.


El cierre de ayer resultó complicado en términos de tránsito vehicular, pues se suma a otros cierres en zonas de alto tráfico, como el del redondel de la Chola Cuencana, con lo que se generó un escenario sumamente complejo en el sector norte de la ciudad. Las vías de desfogue y las rutas hacia el Centro Histórico o a la avenida Huayna Cápac son escasas y ya tienen una intensa carga vehicular, por lo que un nuevo cierre complica aún más el tránsito. Algunas líneas de buses se han desviado y los conductores que circulan por la zona deben buscar alternativas.


La ciudadanía -de su parte- está expectante a que se desarrollen de manera eficiente las últimas obras de este sistema de transporte público iniciado en 2013 y con más de dos años de retraso. Que el fin de esos trabajos permita por fin que la ciudad recupere su ritmo normal, con vías expeditas, comercios activos, ciudadanos contentos y sin vallas, desvíos, cierres de vías, restricciones de circulación y otros inconvenientes que se han convertido en parte de la rutina. (O)