Un diálogo con propuestas

El diálogo es abierto, transparente y con todos los sectores a los que les interesa la estabilidad y el progreso del país. El Gobierno no dialoga con terroristas, así calificaron los representantes del Gobierno al inicio del proceso de construcción de un nuevo decreto relacionado con el subsidio a los combustibles.
Tras varios días de convulsión, los que dejaron pérdidas millonarias en todos los sectores, el país retoma sus actividades y el Gobierno ha dado el primer paso para un acercamiento con los diferentes sectores sociales en busca de llegar a acuerdos que beneficien a todos.
Este nuevo diálogo contará con la participación de diferentes actores de la sociedad (transportista, indígenas, empresarios, artesanos, etc.), quienes tienen la obligación de aportar con alternativas para compensar la inversión que representa para el Estado mantener los subsidios a los combustibles.
El reclamo, la protesta, el cierre de vías ya no tienen cabida en este nuevo proceso, ahora se espera una participación activa de todos los sectores, generando propuestas e iniciativas que, sumadas a las del Gobierno, ayuden a superar las situación económica por la que atraviesa el país en el menor tiempo posible.
Los ojos del mundo están sobre Ecuador, por ello es el momento de demostrar que el diálogo siempre ha sido el único camino para solventar las discrepancias, para construir país y sobre todo, para encaminarnos en un proyecto económico de beneficio general.
Tenemos una gran oportunidad y no debemos desperdiciarla, el momento es ahora. Aportemos con ideas y dejemos atrás a aquellos que solo buscan el caos y la violencia, sin pensar en el daño que le ocasionan al país. (O)

Un diálogo con propuestas

El diálogo es abierto, transparente y con todos los sectores a los que les interesa la estabilidad y el progreso del país. El Gobierno no dialoga con terroristas, así calificaron los representantes del Gobierno al inicio del proceso de construcción de un nuevo decreto relacionado con el subsidio a los combustibles.
Tras varios días de convulsión, los que dejaron pérdidas millonarias en todos los sectores, el país retoma sus actividades y el Gobierno ha dado el primer paso para un acercamiento con los diferentes sectores sociales en busca de llegar a acuerdos que beneficien a todos.
Este nuevo diálogo contará con la participación de diferentes actores de la sociedad (transportista, indígenas, empresarios, artesanos, etc.), quienes tienen la obligación de aportar con alternativas para compensar la inversión que representa para el Estado mantener los subsidios a los combustibles.
El reclamo, la protesta, el cierre de vías ya no tienen cabida en este nuevo proceso, ahora se espera una participación activa de todos los sectores, generando propuestas e iniciativas que, sumadas a las del Gobierno, ayuden a superar las situación económica por la que atraviesa el país en el menor tiempo posible.
Los ojos del mundo están sobre Ecuador, por ello es el momento de demostrar que el diálogo siempre ha sido el único camino para solventar las discrepancias, para construir país y sobre todo, para encaminarnos en un proyecto económico de beneficio general.
Tenemos una gran oportunidad y no debemos desperdiciarla, el momento es ahora. Aportemos con ideas y dejemos atrás a aquellos que solo buscan el caos y la violencia, sin pensar en el daño que le ocasionan al país. (O)