Renovar la unión en la región

Los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú se reunieron ayer Santiago de Chile para dar inicio al Encuentro de Presidentes de América del Sur cuyo objetivo es poner en marcha un nuevo organismo de integración regional que se llame Prosur y que reemplace a Unasur.
El objetivo de este nuevo foro es generar un organismo dinámico, menos burocrático y libres de ideología para reemplazar a Unasur, una iniciativa de surgió en 2008 bajo la ideología del “socialismo del Siglo XXI”, cuando en la región predominaba esa tendencia y cuyos mayores impulsores fueron los gobiernos de Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Cristina Fernández y Dilma Rousseff.
Hoy Unasur está al borde de su extinción, pues apenas permanecen como miembros plenos Venezuela, Guayana, Surinam, Uruguay y Bolivia, mientras que el resto ha iniciado trámites para abandonarlo o ha dejado de aportar y participar. Precisamente por la ideologización del bloque que ha mantenido silencio ante temas delicados como la aguda crisis que vive Venezuela desde hace años, ha marcado su inminente final.
“Queremos dedicar la primera sesión, a ver qué hemos aprendido del pasado porque viene un mundo nuevo, es una ola que la estamos viendo y si no nos preparamos nos va a pasar por encima”, afirmó el presidente chileno Sebastián Piñera, como anfitrión y cuyo gobierno es impulsor de Prosur, junto a Colombia.
Sin duda que las ideologías son parte de la política, pero no pueden marcar el camino de un foro que integra a naciones diversas. La integración regional no puede depender de las tendencias políticas de cada gobierno porque hacerlo condiciona su existencia a la coyuntura política de cada país. Eso ocurrió con Unasur. (O)
Ayer se reunieron los presidentes de Ecuador, Perú, Colombia, Argentina, Brasil, Chile y Paraguay para tratar el tema.

Renovar la unión en la región

Los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú se reunieron ayer Santiago de Chile para dar inicio al Encuentro de Presidentes de América del Sur cuyo objetivo es poner en marcha un nuevo organismo de integración regional que se llame Prosur y que reemplace a Unasur.
El objetivo de este nuevo foro es generar un organismo dinámico, menos burocrático y libres de ideología para reemplazar a Unasur, una iniciativa de surgió en 2008 bajo la ideología del “socialismo del Siglo XXI”, cuando en la región predominaba esa tendencia y cuyos mayores impulsores fueron los gobiernos de Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales, Cristina Fernández y Dilma Rousseff.
Hoy Unasur está al borde de su extinción, pues apenas permanecen como miembros plenos Venezuela, Guayana, Surinam, Uruguay y Bolivia, mientras que el resto ha iniciado trámites para abandonarlo o ha dejado de aportar y participar. Precisamente por la ideologización del bloque que ha mantenido silencio ante temas delicados como la aguda crisis que vive Venezuela desde hace años, ha marcado su inminente final.
“Queremos dedicar la primera sesión, a ver qué hemos aprendido del pasado porque viene un mundo nuevo, es una ola que la estamos viendo y si no nos preparamos nos va a pasar por encima”, afirmó el presidente chileno Sebastián Piñera, como anfitrión y cuyo gobierno es impulsor de Prosur, junto a Colombia.
Sin duda que las ideologías son parte de la política, pero no pueden marcar el camino de un foro que integra a naciones diversas. La integración regional no puede depender de las tendencias políticas de cada gobierno porque hacerlo condiciona su existencia a la coyuntura política de cada país. Eso ocurrió con Unasur. (O)
Ayer se reunieron los presidentes de Ecuador, Perú, Colombia, Argentina, Brasil, Chile y Paraguay para tratar el tema.