Protección de datos personales

La seguridad de los datos privados o sensibles que las personas depositan en la red es uno de los principales problemas a superar para lograr una plena confianza de la sociedad en internet.
Los ciberataques a grandes empresas administradoras de datos, como el denunciado el último lunes, generan una sensación de desprotección e indefensión que se manifiesta en las reticencias a la hora de ceder determinada información en línea.
Ante esta situación, el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, entregó a la Asamblea el proyecto de Ley de Protección de Datos Personales, el cual contempla multas económicas y puede llegar hasta sanciones judiciales a las empresas que hagan mal uso de datos de los ciudadanos.
Cabe recordar que la problemática del acceso a los datos personales no es necesariamente nueva. De hecho, la primera legislación que aprobó una regulación se remite a 1970 en Bremen, Alemania, y desde ahí ha tenido un largo recorrido.
Los investigadores Cristian León, Eliana Quiroz y Adriana Foronda, en su trabajo Protección de datos personales y derechos digitales, indican que en ante este ímpetu de extraer, tratar, comercializar y procesar los datos personales, se hace evidente que los actores fuertes son las empresas y que los gobiernos ahora se están fortaleciendo, mientras que quienes quedan en desventaja son el conjunto de ciudadanos y ciudadanas.
“Es necesario generar un equilibrio de poder, y eso pasa por el fortalecimiento de la protección de los datos personales en un marco de derechos humanos. De esa manera, se impulsa la formulación de normas de protección de datos personales, respetando ciertos principios que tienden a enmarcar las acciones de generación de datos dentro de fines legítimos”, señalan. (O)

Protección de datos personales

La seguridad de los datos privados o sensibles que las personas depositan en la red es uno de los principales problemas a superar para lograr una plena confianza de la sociedad en internet.
Los ciberataques a grandes empresas administradoras de datos, como el denunciado el último lunes, generan una sensación de desprotección e indefensión que se manifiesta en las reticencias a la hora de ceder determinada información en línea.
Ante esta situación, el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, entregó a la Asamblea el proyecto de Ley de Protección de Datos Personales, el cual contempla multas económicas y puede llegar hasta sanciones judiciales a las empresas que hagan mal uso de datos de los ciudadanos.
Cabe recordar que la problemática del acceso a los datos personales no es necesariamente nueva. De hecho, la primera legislación que aprobó una regulación se remite a 1970 en Bremen, Alemania, y desde ahí ha tenido un largo recorrido.
Los investigadores Cristian León, Eliana Quiroz y Adriana Foronda, en su trabajo Protección de datos personales y derechos digitales, indican que en ante este ímpetu de extraer, tratar, comercializar y procesar los datos personales, se hace evidente que los actores fuertes son las empresas y que los gobiernos ahora se están fortaleciendo, mientras que quienes quedan en desventaja son el conjunto de ciudadanos y ciudadanas.
“Es necesario generar un equilibrio de poder, y eso pasa por el fortalecimiento de la protección de los datos personales en un marco de derechos humanos. De esa manera, se impulsa la formulación de normas de protección de datos personales, respetando ciertos principios que tienden a enmarcar las acciones de generación de datos dentro de fines legítimos”, señalan. (O)