Previsión para un feriado tranquilo

Hoy inicia el séptimo de los 11 feriados que tendrá Ecuador en 2018, restan apenas los de la Independencia de Guayaquil, en octubre; el Día de los Difuntos y la Independencia de Cuenca, en noviembre; y Navidad, en diciembre. En la zona andina, quizá el feriado que inicia hoy sea uno de los de mayor movimiento, porque coincide con la temporada de vacaciones del régimen Sierra y con el arranque de las peregrinaciones hacia el santuario de El Cisne, en el caso de las provincias australes y en particular Azuay y Cañar.
Ser uno de los feriados de mayor movimiento implica también que sea en el que más previsiones se deben tomar, en especial si es que entre los planes del feriado está incluido un viaje. Recomendar el cuidado de la casa a un vecino, revisar el funcionamiento mecánico del vehículo familiar, conducir descansado y en estado de alerta, respetando los límites de velocidad y evitando la realización de maniobras temerarias en las vías ayudan a reducir las probabilidades de sufrir un percance.
Las labores de los organismos de control en las vías también ayudan a reducir esas probabilidades de que un momento familiar se convierta en una tragedia a causa de la falta de previsión. Es fundamental la presencia de policías y agentes de tránsito vigilando que los conductores respeten los límites de velocidad, que no conduzcan bajo los efectos del alcohol, o que los choferes manejen unidades de transporte público con neumáticos en buen estado, sin exceso de pasajeros y dentro de los rangos de velocidad permitidos.
Parte de la seguridad depende de los ciudadanos, de las medidas preventivas que tomen y del respeto a los demás. La conjunción de esos dos factores con los controles permitirán vivir un feriado tranquilo. (O)
Este feriado es uno de los más agitados de la zona austral, porque coincide la temporada vacacional con las fiestas de El Cisne.

Previsión para un feriado tranquilo

Hoy inicia el séptimo de los 11 feriados que tendrá Ecuador en 2018, restan apenas los de la Independencia de Guayaquil, en octubre; el Día de los Difuntos y la Independencia de Cuenca, en noviembre; y Navidad, en diciembre. En la zona andina, quizá el feriado que inicia hoy sea uno de los de mayor movimiento, porque coincide con la temporada de vacaciones del régimen Sierra y con el arranque de las peregrinaciones hacia el santuario de El Cisne, en el caso de las provincias australes y en particular Azuay y Cañar.
Ser uno de los feriados de mayor movimiento implica también que sea en el que más previsiones se deben tomar, en especial si es que entre los planes del feriado está incluido un viaje. Recomendar el cuidado de la casa a un vecino, revisar el funcionamiento mecánico del vehículo familiar, conducir descansado y en estado de alerta, respetando los límites de velocidad y evitando la realización de maniobras temerarias en las vías ayudan a reducir las probabilidades de sufrir un percance.
Las labores de los organismos de control en las vías también ayudan a reducir esas probabilidades de que un momento familiar se convierta en una tragedia a causa de la falta de previsión. Es fundamental la presencia de policías y agentes de tránsito vigilando que los conductores respeten los límites de velocidad, que no conduzcan bajo los efectos del alcohol, o que los choferes manejen unidades de transporte público con neumáticos en buen estado, sin exceso de pasajeros y dentro de los rangos de velocidad permitidos.
Parte de la seguridad depende de los ciudadanos, de las medidas preventivas que tomen y del respeto a los demás. La conjunción de esos dos factores con los controles permitirán vivir un feriado tranquilo. (O)
Este feriado es uno de los más agitados de la zona austral, porque coincide la temporada vacacional con las fiestas de El Cisne.