Optimizar las obras públicas

Cuatro obras municipales que fueron inauguradas en los últimos seis meses no funcionan en su totalidad. Se trata de la plaza San Francisco y los megaparques Ictocruz, De la Luz, Tarqui-Guzho. La inversión en los cuatro proyectos fue de casi 7’000.000 de dólares. Aunque las obras fueron entregadas a la ciudad, estos espacios no cuentan con un modelo de gestión para optimizar su uso. En Ictocruz, por ejemplo, al no existir un modelo de gestión, la gente no puede usar el columpio extremo o las líneas de canopy. Estos juegos funcionaron únicamente el día de la inauguración, hoy hay cintas de protección que impiden el acceso. También está pendiente un plan para la renta y ocupación de la cafetería, el restaurante y las tiendas, que, de funcionar en su totalidad, darían un mayor servicio a los visitantes.
La plaza San Francisco requiere un tratamiento especial. No solo era necesario restaurarla, como se lo hizo, también es importante definir y aplicar un modelo de gestión que permita recuperar el espacio y devolverle la plaza a la gente. Eso es algo de lo que se habló desde antes de que se inicien las obras, incluso se diseñaron planes que establecían claramente su ocupación, pero que no se han concretado. Lo último que se supo sobre eso fue que será administrada por la Empresa Municipal de Desarrollo Económico, al igual que el Portal Regional Artesanal, un espacio que tiene un plan de gestión que permite que el espacio siempre esté en uso.
Las obras ejecutadas son un aporte para la ciudad, los cuencanos tienen ahora más espacios para su recreación, por lo mismo, deben ser tratados adecuadamente. Es necesario pensar también en que los parques requerirán recursos para su mantenimiento con el fin de que siempre estén disponibles a los ciudadanos. (O)
Hay cuatro obras inauguradas en los últimos seis meses que requieren un modelo de gestión para su funcionamiento.

Optimizar las obras públicas

Cuatro obras municipales que fueron inauguradas en los últimos seis meses no funcionan en su totalidad. Se trata de la plaza San Francisco y los megaparques Ictocruz, De la Luz, Tarqui-Guzho. La inversión en los cuatro proyectos fue de casi 7’000.000 de dólares. Aunque las obras fueron entregadas a la ciudad, estos espacios no cuentan con un modelo de gestión para optimizar su uso. En Ictocruz, por ejemplo, al no existir un modelo de gestión, la gente no puede usar el columpio extremo o las líneas de canopy. Estos juegos funcionaron únicamente el día de la inauguración, hoy hay cintas de protección que impiden el acceso. También está pendiente un plan para la renta y ocupación de la cafetería, el restaurante y las tiendas, que, de funcionar en su totalidad, darían un mayor servicio a los visitantes.
La plaza San Francisco requiere un tratamiento especial. No solo era necesario restaurarla, como se lo hizo, también es importante definir y aplicar un modelo de gestión que permita recuperar el espacio y devolverle la plaza a la gente. Eso es algo de lo que se habló desde antes de que se inicien las obras, incluso se diseñaron planes que establecían claramente su ocupación, pero que no se han concretado. Lo último que se supo sobre eso fue que será administrada por la Empresa Municipal de Desarrollo Económico, al igual que el Portal Regional Artesanal, un espacio que tiene un plan de gestión que permite que el espacio siempre esté en uso.
Las obras ejecutadas son un aporte para la ciudad, los cuencanos tienen ahora más espacios para su recreación, por lo mismo, deben ser tratados adecuadamente. Es necesario pensar también en que los parques requerirán recursos para su mantenimiento con el fin de que siempre estén disponibles a los ciudadanos. (O)
Hay cuatro obras inauguradas en los últimos seis meses que requieren un modelo de gestión para su funcionamiento.