Mundialito, fiesta de ricos y pobres

Han pasado 45 años desde que inició el denominado torneo “Interbarrial de Indor Fútbol” que se disputó en las canchas de la exescuela “Rafael Borja” ubicado en las calles Tarqui y Sucre con apenas 12 equipos participantes y que, con el transcurrir del tiempo, se convirtió en el evento deportivo popular más importante del austro del país: El Mundialito de los Pobres.
¿Por qué adoptó ese nombre tan popular? Como todos apelativos, nació de la imaginación del pueblo. En aquellos años el Mundial de Fútbol era televisado, pero llegaba exclusivamente a la gente de clase media y alta, por lo que esta competencia deportiva fue apodada por el ingenio de los cuencanos como el Mundialito de los Pobres, simplemente porque el único espacio en que podían disfrutar de este tipo de eventos.
En la actualidad de Pobre ya no tiene nada este certamen, pues los dirigentes barriales invierten miles de dólares cada año para contratar jugadores de calidad con el objetivo de alcanzar el trofeo, que por más está decir es una réplica de la Copa del Mundo, al igual que en el Mundial.
Los premios que entregan los organizadores a los barrios que se ubican en el primer lugar también son altos, este año entre los cuatro primeros de repartió más de 20.000 dólares en efectivo, uniformes, trofeos adicionales, entre otros incentivos.
Pese a este radical cambio, lo popular mantiene su esencia, ya que se lo encuentra en gradas, entre los amigos, en las barras, en aquel chiste de doble sentido, que expresa picardía y porque no, en la palabra subida de tono en el instante preciso que desborda las carcajadas de propios y extraños. Ese es el Mundialito, una fiesta popular para ricos y pobres. (O)
Cada año los barrios invierten miles de dólares para conformar un equipo competitivo para el torneo de indor.

Mundialito, fiesta de ricos y pobres

Han pasado 45 años desde que inició el denominado torneo “Interbarrial de Indor Fútbol” que se disputó en las canchas de la exescuela “Rafael Borja” ubicado en las calles Tarqui y Sucre con apenas 12 equipos participantes y que, con el transcurrir del tiempo, se convirtió en el evento deportivo popular más importante del austro del país: El Mundialito de los Pobres.
¿Por qué adoptó ese nombre tan popular? Como todos apelativos, nació de la imaginación del pueblo. En aquellos años el Mundial de Fútbol era televisado, pero llegaba exclusivamente a la gente de clase media y alta, por lo que esta competencia deportiva fue apodada por el ingenio de los cuencanos como el Mundialito de los Pobres, simplemente porque el único espacio en que podían disfrutar de este tipo de eventos.
En la actualidad de Pobre ya no tiene nada este certamen, pues los dirigentes barriales invierten miles de dólares cada año para contratar jugadores de calidad con el objetivo de alcanzar el trofeo, que por más está decir es una réplica de la Copa del Mundo, al igual que en el Mundial.
Los premios que entregan los organizadores a los barrios que se ubican en el primer lugar también son altos, este año entre los cuatro primeros de repartió más de 20.000 dólares en efectivo, uniformes, trofeos adicionales, entre otros incentivos.
Pese a este radical cambio, lo popular mantiene su esencia, ya que se lo encuentra en gradas, entre los amigos, en las barras, en aquel chiste de doble sentido, que expresa picardía y porque no, en la palabra subida de tono en el instante preciso que desborda las carcajadas de propios y extraños. Ese es el Mundialito, una fiesta popular para ricos y pobres. (O)
Cada año los barrios invierten miles de dólares para conformar un equipo competitivo para el torneo de indor.