Más tiempo para el tranvía

Toda parece indicar que una vez más los cuencanos tendremos que esperar más de lo que se nos prometió para por fin ver en funcionamiento y en servicio a una de las obras más esperadas y que mayor demanda de tiempo, dinero y malestares ciudadanos ha demando a la ciudad. Más de tres años de retraso en el plazo inicial de las obras civiles no fueron suficientes.
A inicios del año pasado, el Municipio se retomó las obras abandonadas por CCRC y ofreció entregarlas en 300 días, que serían inamovibles, sin embargo a pocos días de cumplirse esa fecha la terminación de las obras tuvo que aplazarse varias semanas por la demanda de un ciudadano inconforme con la indemnización que recibió por su predio. Sin embargo, desde el Municipio se aseguró que esa demora no afectaría al inicio de operaciones del sistema y que todas las pruebas y ajustes estarían listos para el 8 de marzo.
El pasado viernes la empresa Metro Tenerife brindó una rueda de prensa para informar que ha solicitado al Municipio que las pruebas se  extiendan tres semanas y que durante ese tiempo se profundice la difusión de las nuevas normas de tránsito y peatonales que tienen que ver con el nuevo sistema, pues se ha determinado que no hay el conocimiento suficiente y que su operación tendría un alto riesgo de accidentalidad, pues la ciudadanía aún no ha logrado interiorizar la necesidad de respetar la señalización, los cruces, las vías prohibidas y otros aspectos propios de un sistema como el tranvía.
Es verdad que el irrespeto de conductores y peatones es evidente, pero también es real que la difusión ha sido débil, además no se debe olvidar que la operación tiene aún temas pendientes, como ordenanzas y reformas a leyes. (O)
La operación comercial del tranvía de Cuenca debía iniciar este 8 de marzo, pero Metro Tenerife ha pedido tres semanas más.

Más tiempo para el tranvía

Toda parece indicar que una vez más los cuencanos tendremos que esperar más de lo que se nos prometió para por fin ver en funcionamiento y en servicio a una de las obras más esperadas y que mayor demanda de tiempo, dinero y malestares ciudadanos ha demando a la ciudad. Más de tres años de retraso en el plazo inicial de las obras civiles no fueron suficientes.
A inicios del año pasado, el Municipio se retomó las obras abandonadas por CCRC y ofreció entregarlas en 300 días, que serían inamovibles, sin embargo a pocos días de cumplirse esa fecha la terminación de las obras tuvo que aplazarse varias semanas por la demanda de un ciudadano inconforme con la indemnización que recibió por su predio. Sin embargo, desde el Municipio se aseguró que esa demora no afectaría al inicio de operaciones del sistema y que todas las pruebas y ajustes estarían listos para el 8 de marzo.
El pasado viernes la empresa Metro Tenerife brindó una rueda de prensa para informar que ha solicitado al Municipio que las pruebas se  extiendan tres semanas y que durante ese tiempo se profundice la difusión de las nuevas normas de tránsito y peatonales que tienen que ver con el nuevo sistema, pues se ha determinado que no hay el conocimiento suficiente y que su operación tendría un alto riesgo de accidentalidad, pues la ciudadanía aún no ha logrado interiorizar la necesidad de respetar la señalización, los cruces, las vías prohibidas y otros aspectos propios de un sistema como el tranvía.
Es verdad que el irrespeto de conductores y peatones es evidente, pero también es real que la difusión ha sido débil, además no se debe olvidar que la operación tiene aún temas pendientes, como ordenanzas y reformas a leyes. (O)
La operación comercial del tranvía de Cuenca debía iniciar este 8 de marzo, pero Metro Tenerife ha pedido tres semanas más.