Libros o tablets, qué elegir

El inicio de un nuevo año escolar da apertura a un debate sobre el uso de la tecnología y el cambio de los métodos tradicionales de enseñanza.  Hoy, el progreso de la denominada sociedad 2.0 es imparable, por lo que el descenso del libro impreso también es notorio. Este hecho ha llegado por supuesto a las aulas educativas, y no solo universitarias, ni de secundaria, sino también en las aulas de educación básica.
 A diario escuchamos a los padres de familia levantar su voz por el elevado precio de libros, de manera especial en el sector particular de la educación; a más de ello, los nuevos textos escolares ya no son reutilizables como años atrás, cuando heredábamos los libros de Matemáticas, Ciencias Naturales, entre otros.
En ciertos planteles han optado por cambiar los libros por tablets en las que pueden descargar los libros y así disminuyen la inversión cada inicio de año.  ¿Pero qué tan beneficio es esto?
En cuanto a ventajas, lo cierto es que de este modo los alumnos se preparan desde pequeños a que manejen las nuevas tecnologías. También, multitud de estudios han confirmado que el alumno mantiene más la atención en clase, así como a la hora de realizar las tareas en el aula y en casa, porque les resulta mucho más atractivo realizar todo con la tablet que por escrito.
Sin embargo, también existen desventajas. En primer no existe de momento demasiado disponibilidad de libros de texto digitales, al igual que aplicaciones adecuadas para los niños que tengan un fin educativo, y que sean efectivos, es decir, que el uso de la tablet no suponga una gran distracción en algunos momentos, más que una herramienta educativa.
Lo único cierto es que la tecnología avanza y, en poco tiempo, las tablets estarán presentes en las aulas no solo de las entidades particulares sino también las del sector público. (O)
El avance
de la tecnología lleva a la utilización
de nuevas técnicas y artículos para mejorar la educación.

Libros o tablets, qué elegir

El inicio de un nuevo año escolar da apertura a un debate sobre el uso de la tecnología y el cambio de los métodos tradicionales de enseñanza.  Hoy, el progreso de la denominada sociedad 2.0 es imparable, por lo que el descenso del libro impreso también es notorio. Este hecho ha llegado por supuesto a las aulas educativas, y no solo universitarias, ni de secundaria, sino también en las aulas de educación básica.
 A diario escuchamos a los padres de familia levantar su voz por el elevado precio de libros, de manera especial en el sector particular de la educación; a más de ello, los nuevos textos escolares ya no son reutilizables como años atrás, cuando heredábamos los libros de Matemáticas, Ciencias Naturales, entre otros.
En ciertos planteles han optado por cambiar los libros por tablets en las que pueden descargar los libros y así disminuyen la inversión cada inicio de año.  ¿Pero qué tan beneficio es esto?
En cuanto a ventajas, lo cierto es que de este modo los alumnos se preparan desde pequeños a que manejen las nuevas tecnologías. También, multitud de estudios han confirmado que el alumno mantiene más la atención en clase, así como a la hora de realizar las tareas en el aula y en casa, porque les resulta mucho más atractivo realizar todo con la tablet que por escrito.
Sin embargo, también existen desventajas. En primer no existe de momento demasiado disponibilidad de libros de texto digitales, al igual que aplicaciones adecuadas para los niños que tengan un fin educativo, y que sean efectivos, es decir, que el uso de la tablet no suponga una gran distracción en algunos momentos, más que una herramienta educativa.
Lo único cierto es que la tecnología avanza y, en poco tiempo, las tablets estarán presentes en las aulas no solo de las entidades particulares sino también las del sector público. (O)
El avance
de la tecnología lleva a la utilización
de nuevas técnicas y artículos para mejorar la educación.