La preocupación por el ambiente

Ayer se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente. Si bien, un solo día no es suficiente para pensar en los problemas ambientales, sí es una fecha propicia para reflexionar. Por eso, cada año la Organización de las Naciones Unidas escoge un problema con el fin de concienciar al público sobre un asunto ambiental apremiante. Este año el tema fue la contaminación del aire. Nueve de cada diez personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan los niveles de seguridad señalados por la Organización Mundial de la Salud, OMS.  
La acción de los gobiernos para mejorar esa situación es fundamental. Para ellos, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, emitió un mensaje que suena más a un pedido urgente: gravar la contaminación, dejar de subvencionar los combustibles fósiles y dejar de construir nuevas centrales de carbón.
Pero las fuentes de contaminación están en diferentes espacios: en el hogar, el trabajo, la calle... por eso todos podemos aportar. El transporte, la industria, los residuos y actividades como la agricultura emiten grandes cantidades de gases contaminantes. Según datos de la OMS, el sector del transporte mundial es uno de los más preocupantes, representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que va en aumento. Ahí hay mucho por hacer, tanto por parte de las autoridades como de los ciudadanos.
En Cuenca aún no hemos llegado a la alarma que hay en ciudades como México, Madrid o Bogotá, en las que la contaminación atmosférica agobia, por eso aún estamos a tiempo de tomar decisiones preventivas si queremos seguir viviendo sin tenerle temor al aire. (O)
Este año, la celebración por el Día del Medio Ambiente se enfocó en la contaminación del aire, un problema en aumento.

La preocupación por el ambiente

Ayer se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente. Si bien, un solo día no es suficiente para pensar en los problemas ambientales, sí es una fecha propicia para reflexionar. Por eso, cada año la Organización de las Naciones Unidas escoge un problema con el fin de concienciar al público sobre un asunto ambiental apremiante. Este año el tema fue la contaminación del aire. Nueve de cada diez personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan los niveles de seguridad señalados por la Organización Mundial de la Salud, OMS.  
La acción de los gobiernos para mejorar esa situación es fundamental. Para ellos, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, emitió un mensaje que suena más a un pedido urgente: gravar la contaminación, dejar de subvencionar los combustibles fósiles y dejar de construir nuevas centrales de carbón.
Pero las fuentes de contaminación están en diferentes espacios: en el hogar, el trabajo, la calle... por eso todos podemos aportar. El transporte, la industria, los residuos y actividades como la agricultura emiten grandes cantidades de gases contaminantes. Según datos de la OMS, el sector del transporte mundial es uno de los más preocupantes, representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que va en aumento. Ahí hay mucho por hacer, tanto por parte de las autoridades como de los ciudadanos.
En Cuenca aún no hemos llegado a la alarma que hay en ciudades como México, Madrid o Bogotá, en las que la contaminación atmosférica agobia, por eso aún estamos a tiempo de tomar decisiones preventivas si queremos seguir viviendo sin tenerle temor al aire. (O)
Este año, la celebración por el Día del Medio Ambiente se enfocó en la contaminación del aire, un problema en aumento.