La movilidad alternativa

Un total de 240 bicicletas distribuidas en 20 paradas alrededor de la ciudad están desde este lunes disponibles para el uso de los cuencanos a través de un sistema que permite a los usuarios suscribirse a membresías de hasta un año, al servicio en la Empresa de Movilidad, EMOV. Quienes lo hagan podrán emplear las bicicletas para viajes cortos de 30 minutos.
Hasta el lunes, cuando empezó a funcionar este sistema de bicicleta pública, la EMOV registró 942 usuarios registrado para este sistema. Las estaciones están ubicadas en toda la ciudad, en sitios como la Terminal Terrestre, el parque El Paraíso, el mercado Nueve de Octubre, el parque de la Madre, las universidades de Cuenca y del Azuay, el Estadio, la Escuela Panamá, los parques Abdón Calderón, Víctor J. Cuesta, San Sebastián, Santo Domingo y otros sectores de la urbe.
Este naciente sistema promete mucho, en el primer día de funcionamiento del sistema despertó el interés de los ciudadanos, en especial entre los estudiantes universitarios que miran en la bicicleta pública un medio de transporte alternativo y funcional, que contribuye a la movilidad urbana y a reducir los índices de contaminación. La implementación de la bicicleta pública es, sin duda, un paso importante en un esquema de transporte que no esté centrado en el auto privado.
El tranvía, una vez que entre en funcionamiento, tendrá un rol protagónico en la construcción de una nueva lógica de transportación que resulte eficiente, funcional y atractiva para los ciudadanos, falta poco para que ese sistema pase de ser un anhelo y se convierta en una realidad. Es deber de todos quienes habitamos esa ciudad usar y fortalecer esos sistemas públicos de transporte y también en el transporte público tradicional, así como exigir mejoras en el mismo. (O)
La bicicleta pública entró en funcionamiento despertando un interés entre la gente que espera un sistema ágil y eficiente.

La movilidad alternativa

Un total de 240 bicicletas distribuidas en 20 paradas alrededor de la ciudad están desde este lunes disponibles para el uso de los cuencanos a través de un sistema que permite a los usuarios suscribirse a membresías de hasta un año, al servicio en la Empresa de Movilidad, EMOV. Quienes lo hagan podrán emplear las bicicletas para viajes cortos de 30 minutos.
Hasta el lunes, cuando empezó a funcionar este sistema de bicicleta pública, la EMOV registró 942 usuarios registrado para este sistema. Las estaciones están ubicadas en toda la ciudad, en sitios como la Terminal Terrestre, el parque El Paraíso, el mercado Nueve de Octubre, el parque de la Madre, las universidades de Cuenca y del Azuay, el Estadio, la Escuela Panamá, los parques Abdón Calderón, Víctor J. Cuesta, San Sebastián, Santo Domingo y otros sectores de la urbe.
Este naciente sistema promete mucho, en el primer día de funcionamiento del sistema despertó el interés de los ciudadanos, en especial entre los estudiantes universitarios que miran en la bicicleta pública un medio de transporte alternativo y funcional, que contribuye a la movilidad urbana y a reducir los índices de contaminación. La implementación de la bicicleta pública es, sin duda, un paso importante en un esquema de transporte que no esté centrado en el auto privado.
El tranvía, una vez que entre en funcionamiento, tendrá un rol protagónico en la construcción de una nueva lógica de transportación que resulte eficiente, funcional y atractiva para los ciudadanos, falta poco para que ese sistema pase de ser un anhelo y se convierta en una realidad. Es deber de todos quienes habitamos esa ciudad usar y fortalecer esos sistemas públicos de transporte y también en el transporte público tradicional, así como exigir mejoras en el mismo. (O)
La bicicleta pública entró en funcionamiento despertando un interés entre la gente que espera un sistema ágil y eficiente.