La lucha que todavía queda

En diferentes lugares del mundo, miles de mujeres saldrán hoy a las calles para reivindicar una lucha que, si bien ha avanzado, requiere de mayor impulso. Hoy, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, será la ocasión para levantar la voz contra la violencia machista, la desigualdad de género y las distintas formas de opresión contra las mujeres que aún persisten. No será un día para festejar.
El origen de esta fecha así lo explica: desde 1908, cuando en Estados Unidos se registran las primeras manifestaciones de mujeres reclamando sus derechos, las protestas han sido por mejorar las deplorables condiciones laborales a las que estaban sometidas, por la igualdad de derechos como el sufragio y el acceso a la educación. Y con el tiempo lo han conseguido. Sin embargo, la igualdad es todavía una meta en construcción.
El tema que ha definido para este año las Naciones Unidas con motivo del 8 de marzo es, precisamente, “pensar en igualdad”. Un ejemplo de que aún hay pendientes en la igualdad es el dato del salario mensual promedio que perciben hombres y mujeres en el país: 369,3 dólares en el primer caso y 295,4 dólares en el segundo.
Hoy también es un día para recordar que la lucha contra la violencia no debe tener descanso. En Azuay, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC, un 48 por ciento de mujeres fue víctima de violencia psicológica, 40 por ciento sufrió violencia física, 17 por ciento violencia sexual y 13 por ciento violencia patrimonial por parte de sus parejas.
El Día Internacional de la Mujer es una fecha de reflexión, para valorar lo que se ha conseguido y pensar en lo que aún queda por lograr. La lucha por la igualdad continúa. (O)
El Día de la Mujer es una fecha de reflexión, para valorar lo que se ha conseguido y pensar en lo que aún queda por lograr.

La lucha que todavía queda

En diferentes lugares del mundo, miles de mujeres saldrán hoy a las calles para reivindicar una lucha que, si bien ha avanzado, requiere de mayor impulso. Hoy, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, será la ocasión para levantar la voz contra la violencia machista, la desigualdad de género y las distintas formas de opresión contra las mujeres que aún persisten. No será un día para festejar.
El origen de esta fecha así lo explica: desde 1908, cuando en Estados Unidos se registran las primeras manifestaciones de mujeres reclamando sus derechos, las protestas han sido por mejorar las deplorables condiciones laborales a las que estaban sometidas, por la igualdad de derechos como el sufragio y el acceso a la educación. Y con el tiempo lo han conseguido. Sin embargo, la igualdad es todavía una meta en construcción.
El tema que ha definido para este año las Naciones Unidas con motivo del 8 de marzo es, precisamente, “pensar en igualdad”. Un ejemplo de que aún hay pendientes en la igualdad es el dato del salario mensual promedio que perciben hombres y mujeres en el país: 369,3 dólares en el primer caso y 295,4 dólares en el segundo.
Hoy también es un día para recordar que la lucha contra la violencia no debe tener descanso. En Azuay, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC, un 48 por ciento de mujeres fue víctima de violencia psicológica, 40 por ciento sufrió violencia física, 17 por ciento violencia sexual y 13 por ciento violencia patrimonial por parte de sus parejas.
El Día Internacional de la Mujer es una fecha de reflexión, para valorar lo que se ha conseguido y pensar en lo que aún queda por lograr. La lucha por la igualdad continúa. (O)
El Día de la Mujer es una fecha de reflexión, para valorar lo que se ha conseguido y pensar en lo que aún queda por lograr.