La justicia por propia mano

En los últimos días, los dirigentes y moradores de diferentes barrios de Cuenca se han organizado con el objetivo de combatir la delincuencia que, de acuerdo a su versión, se ha apoderado de las calles y parques aledaños a sus viviendas y ante lo que consideran una inacción de la Policía Nacional, advierten a través de manifestaciones o letreros que en caso de capturar un delincuente tomarán justicia por su propia mano, llegando al punto de amenazarlos con quemarlos.
Debemos tener presente que la inseguridad pública es uno de los temas que más preocupa a la sociedad cuencana en los últimos años. Los cuencanos, acostumbrados a una ciudad tranquila, han convertido a este tema en una prioridad y exigen a las autoridades civiles y policiales acciones inmediatas con resultados a corto plazo.
Es por ello que cada vez en los medios de comunicación son más frecuentes las demandas de ciudadanos que piden acciones más efectivas por parte de las autoridades para erradicar una actividad que genera temor e incertidumbre entre los cuencanos y cuantiosas pérdidas económicas.
Impulsados por este temor, y ante lo que ellos consideran una falta de respuesta oportuna de las entes pertinentes, han emprendido acciones para alejar a los delincuentes. Ya hemos sido testigos de castigos a presuntos antisociales en los sectores rurales, pero aparentemente este sistema se está expandiendo cada día a más barrios, lo que es una clara muestra de que algo está pasando en el tema de la seguridad ciudadana.
Sin duda, si no se adoptan las medidas necesarias, en corto plazo tendremos noticias desagradables sobre castigos que se salieron de control por parte de ciudadanos indignados. (O)

La justicia por propia mano

En los últimos días, los dirigentes y moradores de diferentes barrios de Cuenca se han organizado con el objetivo de combatir la delincuencia que, de acuerdo a su versión, se ha apoderado de las calles y parques aledaños a sus viviendas y ante lo que consideran una inacción de la Policía Nacional, advierten a través de manifestaciones o letreros que en caso de capturar un delincuente tomarán justicia por su propia mano, llegando al punto de amenazarlos con quemarlos.
Debemos tener presente que la inseguridad pública es uno de los temas que más preocupa a la sociedad cuencana en los últimos años. Los cuencanos, acostumbrados a una ciudad tranquila, han convertido a este tema en una prioridad y exigen a las autoridades civiles y policiales acciones inmediatas con resultados a corto plazo.
Es por ello que cada vez en los medios de comunicación son más frecuentes las demandas de ciudadanos que piden acciones más efectivas por parte de las autoridades para erradicar una actividad que genera temor e incertidumbre entre los cuencanos y cuantiosas pérdidas económicas.
Impulsados por este temor, y ante lo que ellos consideran una falta de respuesta oportuna de las entes pertinentes, han emprendido acciones para alejar a los delincuentes. Ya hemos sido testigos de castigos a presuntos antisociales en los sectores rurales, pero aparentemente este sistema se está expandiendo cada día a más barrios, lo que es una clara muestra de que algo está pasando en el tema de la seguridad ciudadana.
Sin duda, si no se adoptan las medidas necesarias, en corto plazo tendremos noticias desagradables sobre castigos que se salieron de control por parte de ciudadanos indignados. (O)