La inequidad de nuestro fútbol

Año tras año los hinchas del deporte más popular del mundo cifran sus esperanzan en las “estrellas” que su equipo ha contratado para una nueva edición del campeonato nacional, ahora denominado LigaPro. Pero, ¿qué pasa cuando los recursos económicos limitan las contrataciones y se agranda la brecha económica entre los clubes participantes?
Anoche Deportivo Cuenca, con un presupuesto que bordea el millón de dólares, uno de los más austeros de los 16 equipos participantes, se enfrentó con Liga de Quito, el elenco más poderoso económicamente del país, ya que su inversión para el presente año se encuentra en los 20 millones de dólares, una cifra impresionante.
Es tanta la diferente que el presupuesto de Liga es igual al de 10 equipos del vigente torneo, entre ellos a dos campeones nacionales. El presupuesto del equipo albo para esta temporada se equipara al presupuesto del Deportivo Cuenca para los próximos 20 años.
Es indudable que el monto de inversión va de la mano de los éxitos, aunque existen excepciones; Barcelona ha jugado hasta el momento dos etapas de la Copa Libertadores y ha recibido 850.000 dólares  y recibirá 550.000 dólares más por disputar la tercera fase y, si clasificara a la fase de grupos, se le entregará 3 millones de dólares más.
Pero para acceder a estos torneos internacionales los equipos deben invertir, contratar jugadores de calidad, jugadores que sean figuras en los partidos pero, con presupuesto limitados es muy difícil alcanzar estos objetivos.  Los favoritos para llegar a los torneos internacionales son aquellos que manejan un presupuesto elevado, aquellos que no sueñan con dar la gran sorpresa, aunque parece que todo está definido antes de empezar. (O)
La diferencia económica entre los equipos ecuatorianos es abismal. Esto impide que el certamen sea competitivo.

La inequidad de nuestro fútbol

Año tras año los hinchas del deporte más popular del mundo cifran sus esperanzan en las “estrellas” que su equipo ha contratado para una nueva edición del campeonato nacional, ahora denominado LigaPro. Pero, ¿qué pasa cuando los recursos económicos limitan las contrataciones y se agranda la brecha económica entre los clubes participantes?
Anoche Deportivo Cuenca, con un presupuesto que bordea el millón de dólares, uno de los más austeros de los 16 equipos participantes, se enfrentó con Liga de Quito, el elenco más poderoso económicamente del país, ya que su inversión para el presente año se encuentra en los 20 millones de dólares, una cifra impresionante.
Es tanta la diferente que el presupuesto de Liga es igual al de 10 equipos del vigente torneo, entre ellos a dos campeones nacionales. El presupuesto del equipo albo para esta temporada se equipara al presupuesto del Deportivo Cuenca para los próximos 20 años.
Es indudable que el monto de inversión va de la mano de los éxitos, aunque existen excepciones; Barcelona ha jugado hasta el momento dos etapas de la Copa Libertadores y ha recibido 850.000 dólares  y recibirá 550.000 dólares más por disputar la tercera fase y, si clasificara a la fase de grupos, se le entregará 3 millones de dólares más.
Pero para acceder a estos torneos internacionales los equipos deben invertir, contratar jugadores de calidad, jugadores que sean figuras en los partidos pero, con presupuesto limitados es muy difícil alcanzar estos objetivos.  Los favoritos para llegar a los torneos internacionales son aquellos que manejan un presupuesto elevado, aquellos que no sueñan con dar la gran sorpresa, aunque parece que todo está definido antes de empezar. (O)
La diferencia económica entre los equipos ecuatorianos es abismal. Esto impide que el certamen sea competitivo.