Fin del sueño internacional

Nueve equipos ecuatorianos clasificaron a un torneo internacional para este año, un gran número que no refleja la realidad del nivel del fútbol en la actualidad ya que en su gran mayoría fueron eliminados en su primera aparición. Eso demuestra que el caso de Liga de Quito entre los años 2008 y 2010 y lo de Independiente el año pasado ha sido una ilusión.
Liga de Quito, Delfín e Independiente del Valle esperan con ansias el inicio de la competencia en la fase de grupos de la Copa Libertadores, instancia a la que aspira llegar Barcelona el próximo miércoles, mientras que Macará se despidió muy rápido de sus ambiciones al quedar eliminado en primera fase.
El sueño de la Libertadores arrancará en unos días. Ecuador aspira a tener cuatro equipos en la fase de grupos, algo que beneficiaría no solo a imagen de país en lo deportivo, sino a la economía de cada uno de los clubes, ya que sólo por disputar esta fase recibirán tres millones de dólares cada uno.
La Copa Sudamericana, la otra mitad de la gloria como se la conoce, fue un sueño muy veloz para los equipos de Aucas, El Nacional y Universidad Católica, todos ellos eliminados en la primera fase, solo Emelec logró clasificar y se encuentra a la espera de su rival.
La participación de Ecuador en los torneos internacionales ha estado vinculada a lo que puede hacer un determinado equipo. Barcelona, Liga de Quito, Independiente han logrado consolidarse con títulos o finales alcanzadas, pero el resto se han convertido en animadores o simples participantes. La pregunta sería si justifica o no que nueve equipos, muchos de los cuales tienen una serie de problemas en el campeonato nacional, lleguen a instancias internacionales para cumplir una mediocre participación. (O)

Fin del sueño internacional

Nueve equipos ecuatorianos clasificaron a un torneo internacional para este año, un gran número que no refleja la realidad del nivel del fútbol en la actualidad ya que en su gran mayoría fueron eliminados en su primera aparición. Eso demuestra que el caso de Liga de Quito entre los años 2008 y 2010 y lo de Independiente el año pasado ha sido una ilusión.
Liga de Quito, Delfín e Independiente del Valle esperan con ansias el inicio de la competencia en la fase de grupos de la Copa Libertadores, instancia a la que aspira llegar Barcelona el próximo miércoles, mientras que Macará se despidió muy rápido de sus ambiciones al quedar eliminado en primera fase.
El sueño de la Libertadores arrancará en unos días. Ecuador aspira a tener cuatro equipos en la fase de grupos, algo que beneficiaría no solo a imagen de país en lo deportivo, sino a la economía de cada uno de los clubes, ya que sólo por disputar esta fase recibirán tres millones de dólares cada uno.
La Copa Sudamericana, la otra mitad de la gloria como se la conoce, fue un sueño muy veloz para los equipos de Aucas, El Nacional y Universidad Católica, todos ellos eliminados en la primera fase, solo Emelec logró clasificar y se encuentra a la espera de su rival.
La participación de Ecuador en los torneos internacionales ha estado vinculada a lo que puede hacer un determinado equipo. Barcelona, Liga de Quito, Independiente han logrado consolidarse con títulos o finales alcanzadas, pero el resto se han convertido en animadores o simples participantes. La pregunta sería si justifica o no que nueve equipos, muchos de los cuales tienen una serie de problemas en el campeonato nacional, lleguen a instancias internacionales para cumplir una mediocre participación. (O)