Fiesta de la mujer y la fertilidad

Este fin de semana se celebra el Killa Raymi, una fiesta femenina que es parte del patrimonio cultural inmaterial de las nacionalidades y pueblos andinos. En esta celebración se evidencian los saberes ancestrales, la espiritualidad y se pone en valor una tradición milenaria que aún se practica y es necesaria para mantener vivas las raíces.
El Killa Raymi está asociado a los ciclos del agua, lo que se plasma en la constitución de un cuerpo, de una estructura social, porque el agua es el principal elemento para vivir. Al celebrarla se mezcla con la tierra para sostener la fertilidad, se refiere a la fiesta de la feminidad.
La Luna es el único satélite de la Tierra que a través de los tiempos ha sido observado por todos los seres humanos y se han establecido calendarios que han sido los que determinan diferentes comportamientos de nuestros antepasados en diferentes épocas del año, y en su homenaje se realizaban fiestas como el Killa Raymi, con festejos tradicionales, música, danza y otras manifestaciones de agradecimiento a la Diosa luna, la tierra, a la mujer y la fertilidad.
Sin duda viviremos una de las más importantes celebraciones en el calendario andino, más aún cuando nuestra sociedad atraviesa por un cambio en las costumbres alimenticias, en la que se da prioridad a los alimentos cultivados de forma natural, aquellos que respetan y rescatan las tradiciones de cada uno de los pueblos.
Es que el Killa Raymi no es una fiesta más, es la celebración en la cual se rinde tributo a la mujer, como símbolo de fertilidad, del progreso y de la unión de los elementos de la naturaleza, un justo reconocimiento. (O)

Fiesta de la mujer y la fertilidad

Este fin de semana se celebra el Killa Raymi, una fiesta femenina que es parte del patrimonio cultural inmaterial de las nacionalidades y pueblos andinos. En esta celebración se evidencian los saberes ancestrales, la espiritualidad y se pone en valor una tradición milenaria que aún se practica y es necesaria para mantener vivas las raíces.
El Killa Raymi está asociado a los ciclos del agua, lo que se plasma en la constitución de un cuerpo, de una estructura social, porque el agua es el principal elemento para vivir. Al celebrarla se mezcla con la tierra para sostener la fertilidad, se refiere a la fiesta de la feminidad.
La Luna es el único satélite de la Tierra que a través de los tiempos ha sido observado por todos los seres humanos y se han establecido calendarios que han sido los que determinan diferentes comportamientos de nuestros antepasados en diferentes épocas del año, y en su homenaje se realizaban fiestas como el Killa Raymi, con festejos tradicionales, música, danza y otras manifestaciones de agradecimiento a la Diosa luna, la tierra, a la mujer y la fertilidad.
Sin duda viviremos una de las más importantes celebraciones en el calendario andino, más aún cuando nuestra sociedad atraviesa por un cambio en las costumbres alimenticias, en la que se da prioridad a los alimentos cultivados de forma natural, aquellos que respetan y rescatan las tradiciones de cada uno de los pueblos.
Es que el Killa Raymi no es una fiesta más, es la celebración en la cual se rinde tributo a la mujer, como símbolo de fertilidad, del progreso y de la unión de los elementos de la naturaleza, un justo reconocimiento. (O)