ETAPA necesita buenas decisiones

ETAPA es sinónimo de orgullo entre los cuencanos. Es una empresa municipal que tiene un largo recorrido que ha dejado resultados positivos. Es la responsable de que Cuenca sea de las pocas ciudades de Latinoamérica que cuide el agua con tanto esmero, desde donde nace hasta su tratamiento final. El cuidado y conservación del agua, así como la dotación del servicio, es uno de sus campos de acción, el otro es la comercialización de servicios de telecomunicaciones. El último sostiene al primero. Antes de Internet, ETAPA dependía económicamente de la telefonía fija que era un negocio rentable. Con esos recursos y con otras gestiones la empresa dotó de agua y alcantarillado a la mayoría de los cuencanos. Pero las cosas han cambiado. A ETAPA ya no le bastan los ingresos que tiene por sus servicios de telecomunicaciones: Internet, televisión por cable y la telefonía fija que cada vez genera menos ingresos. El servicio de Internet sigue siendo el principal negocio de ETAPA, aunque su competencia aumenta; y el de televisión nunca despegó. El año pasado, la empresa tuvo utilidades por 5’000.000 de dólares. Las nuevas autoridades de la empresa han dicho que esos recursos no son suficientes para los proyectos que deben ejecutar, el más inmediato y urgente es la construcción de una nueva planta de tratamiento de aguas residuales que se localizará en Guangarcucho y está valorada en 70’000.000 de dólares. También debe pensar en futuros planes maestros y en nuevas acciones para garantizar la conservación del agua. La empresa ha anunciado una revisión de tarifas para aumentar los ingresos, pero más allá de eso, se requiere un plan comercial que revierta la situación actual y permita que la parte comercial de ETAPA sostenga la social, por el bien de los cuencanos. (O)
La empresa municipal más grande requiere un análisis y una estrategia que aumente los ingresos por los servicios que ofrece.

ETAPA necesita buenas decisiones

ETAPA es sinónimo de orgullo entre los cuencanos. Es una empresa municipal que tiene un largo recorrido que ha dejado resultados positivos. Es la responsable de que Cuenca sea de las pocas ciudades de Latinoamérica que cuide el agua con tanto esmero, desde donde nace hasta su tratamiento final. El cuidado y conservación del agua, así como la dotación del servicio, es uno de sus campos de acción, el otro es la comercialización de servicios de telecomunicaciones. El último sostiene al primero. Antes de Internet, ETAPA dependía económicamente de la telefonía fija que era un negocio rentable. Con esos recursos y con otras gestiones la empresa dotó de agua y alcantarillado a la mayoría de los cuencanos. Pero las cosas han cambiado. A ETAPA ya no le bastan los ingresos que tiene por sus servicios de telecomunicaciones: Internet, televisión por cable y la telefonía fija que cada vez genera menos ingresos. El servicio de Internet sigue siendo el principal negocio de ETAPA, aunque su competencia aumenta; y el de televisión nunca despegó. El año pasado, la empresa tuvo utilidades por 5’000.000 de dólares. Las nuevas autoridades de la empresa han dicho que esos recursos no son suficientes para los proyectos que deben ejecutar, el más inmediato y urgente es la construcción de una nueva planta de tratamiento de aguas residuales que se localizará en Guangarcucho y está valorada en 70’000.000 de dólares. También debe pensar en futuros planes maestros y en nuevas acciones para garantizar la conservación del agua. La empresa ha anunciado una revisión de tarifas para aumentar los ingresos, pero más allá de eso, se requiere un plan comercial que revierta la situación actual y permita que la parte comercial de ETAPA sostenga la social, por el bien de los cuencanos. (O)
La empresa municipal más grande requiere un análisis y una estrategia que aumente los ingresos por los servicios que ofrece.