El tranvía circula con pasajeros

Desde el viernes 8 de marzo, el tranvía ha sido puesto a prueba una vez más. Desde ese día, los vagones circulan con un número reducido de pasajeros, 52 por unidad en recorridos que son totalmente controlados por el personal de este nuevo sistema de movilidad. En esta nueva etapa, los tranvías recorren la ruta, desde el Patio Taller, en la avenida México, hasta la última parada, en Milchichig, con usuarios invitados, como estudiantes, colectivos, personas de la tercera edad, del área rural.


En los recorridos, el tranvía no abre sus puertas en las paradas y los pasajeros retornan al sitio del que salieron.
El 8 de marzo era, originalmente, el plazo que el Municipio de Cuenca prometió para que empiece la operación comercial de este nuevo sistema de transporte. Han decidido alargar ese hito, debido a una recomendación de la empresa española Metro Tenerife, encargada de acompañar la operación del tranvía, con el fin de que los usuarios reciban capacitación para convivir con el sistema. Ese proceso es necesario para reducir los riesgos de accidentabilidad y para que la puesta en marcha del tranvía resulte exitosa y cumpla con lo esperado: aportar en la resolución de los problemas de movilidad de la ciudad.  


Pero no es el único pendiente que tiene el proyecto. La operación del tranvía con la formación de usuarios, como la ha definido el Municipio, empezó sin una definición del pasaje, sin un sistema integrado de transporte, sin que las obras hayan sido recibidas oficialmente por la administración local a los contratistas y con ordenanzas y cambios legales pendientes. El nuevo plazo para la operación, anunciado por el alcalde Marcelo Cabrera, es de 60 días. Un tiempo en el que se deberían resolver todos los pendientes para que la operación del tranvía sea completa.  (O)

Hay 60 días más para resolver todos los pendientes del tranvía, como la definición del pasaje y la parte legal para su operación.

El tranvía circula con pasajeros

Desde el viernes 8 de marzo, el tranvía ha sido puesto a prueba una vez más. Desde ese día, los vagones circulan con un número reducido de pasajeros, 52 por unidad en recorridos que son totalmente controlados por el personal de este nuevo sistema de movilidad. En esta nueva etapa, los tranvías recorren la ruta, desde el Patio Taller, en la avenida México, hasta la última parada, en Milchichig, con usuarios invitados, como estudiantes, colectivos, personas de la tercera edad, del área rural.


En los recorridos, el tranvía no abre sus puertas en las paradas y los pasajeros retornan al sitio del que salieron.
El 8 de marzo era, originalmente, el plazo que el Municipio de Cuenca prometió para que empiece la operación comercial de este nuevo sistema de transporte. Han decidido alargar ese hito, debido a una recomendación de la empresa española Metro Tenerife, encargada de acompañar la operación del tranvía, con el fin de que los usuarios reciban capacitación para convivir con el sistema. Ese proceso es necesario para reducir los riesgos de accidentabilidad y para que la puesta en marcha del tranvía resulte exitosa y cumpla con lo esperado: aportar en la resolución de los problemas de movilidad de la ciudad.  


Pero no es el único pendiente que tiene el proyecto. La operación del tranvía con la formación de usuarios, como la ha definido el Municipio, empezó sin una definición del pasaje, sin un sistema integrado de transporte, sin que las obras hayan sido recibidas oficialmente por la administración local a los contratistas y con ordenanzas y cambios legales pendientes. El nuevo plazo para la operación, anunciado por el alcalde Marcelo Cabrera, es de 60 días. Un tiempo en el que se deberían resolver todos los pendientes para que la operación del tranvía sea completa.  (O)

Hay 60 días más para resolver todos los pendientes del tranvía, como la definición del pasaje y la parte legal para su operación.