El primer mes de las autoridades

Las autoridades seccionales cumplen un mes en sus cargos. El tiempo es aún muy corto para evaluar se gestión, pero sí permite conocer el rumbo que han decidido tomar. El alcalde Pedro Palacios ha apostado por la mesura y la cautela. Ha dicho muy poco sobre la situación en la que heredó el Municipio, pues aún está en análisis y se ha dedicado a ‘ordenar la casa’. Se tomó un poco de tiempo para armar su equipo de trabajo, que está casi listo. En su primer mes ha tomado decisiones sobre el tranvía y el gasto municipal. Pidió detener las pruebas de los tranvías mientras se resuelven los pendientes para poner en marcha el sistema y dispuso optimizar recursos como en el uso de vehículos y ofreció la eliminación  de los cargos de coordinadores municipales, como primeras medidas de austeridad.


En constraste con el arranque de la administración municipal de Pedro Palacios está la gestión del prefecto Yaku Pérez, quien ha optado por mostrarse más y ha dejado claro cuál será su política: su gestión está alineada a su activismo en contra de la minería. Sus primeras acciones han sido más populares: decidió reducirse el sueldo a la mitad, prohibió a los funcionarios el uso de los vehículos de la Prefectura, salvo cuando se requiera trabajo en territorio; se moviliza en bicicleta... Eso ha proyectado una imagen positiva no solo a nivel local. Hay temas sobre los que aún no hay una línea clara y que son parte de la competencia principal de la autoridad, como el plan para atender a las vías. Además, en este primer mes,  la Cámara Provincial aún no ha logrado sesionar debido a la falta de consensos, pues el prefecto no tiene mayoría; mientras el alcalde, sin haber ganado la mayoría de curules en el Concejo Cantonal, sí ha logrado consensuar con los ediles de las demás tiendas políticas. (O)

Hay un constraste en la forma de gobernar del alcalde y el prefecto, el primer es más cauteloso en sus decisiones.

El primer mes de las autoridades

Las autoridades seccionales cumplen un mes en sus cargos. El tiempo es aún muy corto para evaluar se gestión, pero sí permite conocer el rumbo que han decidido tomar. El alcalde Pedro Palacios ha apostado por la mesura y la cautela. Ha dicho muy poco sobre la situación en la que heredó el Municipio, pues aún está en análisis y se ha dedicado a ‘ordenar la casa’. Se tomó un poco de tiempo para armar su equipo de trabajo, que está casi listo. En su primer mes ha tomado decisiones sobre el tranvía y el gasto municipal. Pidió detener las pruebas de los tranvías mientras se resuelven los pendientes para poner en marcha el sistema y dispuso optimizar recursos como en el uso de vehículos y ofreció la eliminación  de los cargos de coordinadores municipales, como primeras medidas de austeridad.


En constraste con el arranque de la administración municipal de Pedro Palacios está la gestión del prefecto Yaku Pérez, quien ha optado por mostrarse más y ha dejado claro cuál será su política: su gestión está alineada a su activismo en contra de la minería. Sus primeras acciones han sido más populares: decidió reducirse el sueldo a la mitad, prohibió a los funcionarios el uso de los vehículos de la Prefectura, salvo cuando se requiera trabajo en territorio; se moviliza en bicicleta... Eso ha proyectado una imagen positiva no solo a nivel local. Hay temas sobre los que aún no hay una línea clara y que son parte de la competencia principal de la autoridad, como el plan para atender a las vías. Además, en este primer mes,  la Cámara Provincial aún no ha logrado sesionar debido a la falta de consensos, pues el prefecto no tiene mayoría; mientras el alcalde, sin haber ganado la mayoría de curules en el Concejo Cantonal, sí ha logrado consensuar con los ediles de las demás tiendas políticas. (O)

Hay un constraste en la forma de gobernar del alcalde y el prefecto, el primer es más cauteloso en sus decisiones.