El gran reto de la movilidad

Cuenca, con su tranvía, y Quito, con su metro, son las ciudades pioneras de Ecuador en implementar modernos sistemas de transporte. En los dos casos, los proyectos empezaron hace dos administraciones municipales, las obras las ejecutaron los alcaldes que recién terminaron su periodo y, ahora, son Pedro Palacios y Jorge Yunda los que tienen la responsabilidad de ponerlos en marcha. En Cuenca, el alcalde Palacios dispuso una paralización de la marcha en blanco de los tranvías hasta resolver todos los pendientes para su operación; se prevé que esa pausa sea de siete meses. El primer asunto a finiquitar es la entrega de las obras, pues el Municipio de Cuenca aún no es dueño del proyecto; las otras dos resoluciones urgentes son el sistema de integración y la definición de la tarifa, que son complejas de resolver, pues el gobierno local debe entrar en un proceso de negociación con los transportistas y lograr una medida que no perjudique a los ciudadanos y que garantice la sostenibilidad del tranvía. Además, están los problemas legales con las contratistas. En Quito, se prevé que el metro entre en operaciones regulares entre marzo y abril del 2020. Hasta eso se concluirán las obras, que tienen un 85 por ciento de avance, y se desarrollarán las pruebas necesarias para su operación. Ahí también está pendiente la definición de la tarifa. Se trabajará en la urbanización del metro, se plantea por ejemplo construir plazas alrededor de 15 paradas. En los dos casos hay un desafío importante: lograr una adecuada convivencia de los ciudadanos con los sistemas de movilidad. En Cuenca ya hemos visto la necesidad de formación ciudadana para evitar accidentes en la ruta tranviaria. Palacios e Yunda tienen en sus manos una responsabilidad enorme: no solo se trata de poner en marcha los nuevos sistemas de movilidad, sino de alcanzar que los ciudadanos tengan un servicio de calidad que aporte al bienestar social. (O)
No solo se trata de que Cuenca y Quito tengan su tranvía y su metro, se trata de darle un servicio de calidad a los ciudadanos.

El gran reto de la movilidad

Cuenca, con su tranvía, y Quito, con su metro, son las ciudades pioneras de Ecuador en implementar modernos sistemas de transporte. En los dos casos, los proyectos empezaron hace dos administraciones municipales, las obras las ejecutaron los alcaldes que recién terminaron su periodo y, ahora, son Pedro Palacios y Jorge Yunda los que tienen la responsabilidad de ponerlos en marcha. En Cuenca, el alcalde Palacios dispuso una paralización de la marcha en blanco de los tranvías hasta resolver todos los pendientes para su operación; se prevé que esa pausa sea de siete meses. El primer asunto a finiquitar es la entrega de las obras, pues el Municipio de Cuenca aún no es dueño del proyecto; las otras dos resoluciones urgentes son el sistema de integración y la definición de la tarifa, que son complejas de resolver, pues el gobierno local debe entrar en un proceso de negociación con los transportistas y lograr una medida que no perjudique a los ciudadanos y que garantice la sostenibilidad del tranvía. Además, están los problemas legales con las contratistas. En Quito, se prevé que el metro entre en operaciones regulares entre marzo y abril del 2020. Hasta eso se concluirán las obras, que tienen un 85 por ciento de avance, y se desarrollarán las pruebas necesarias para su operación. Ahí también está pendiente la definición de la tarifa. Se trabajará en la urbanización del metro, se plantea por ejemplo construir plazas alrededor de 15 paradas. En los dos casos hay un desafío importante: lograr una adecuada convivencia de los ciudadanos con los sistemas de movilidad. En Cuenca ya hemos visto la necesidad de formación ciudadana para evitar accidentes en la ruta tranviaria. Palacios e Yunda tienen en sus manos una responsabilidad enorme: no solo se trata de poner en marcha los nuevos sistemas de movilidad, sino de alcanzar que los ciudadanos tengan un servicio de calidad que aporte al bienestar social. (O)
No solo se trata de que Cuenca y Quito tengan su tranvía y su metro, se trata de darle un servicio de calidad a los ciudadanos.