El éxito de un año escolar

Llegó la última semana de vacaciones estudiantiles del régimen Sierra y Amazonía. Miles de estudiantes disfrutan de sus últimos días libras antes de reintegrarse a las aulas y volver a las tareas, trabajos y más actividades propias de un nuevo año escolar.
Padres de familia y alumnos empiezan en estos días los preparativos para el próximo periodo escolar, útiles, uniformes, busetas, incluso la reprogramación de horarios y actividades coparán las agendas de las familias, quienes aspiran que todo empiece con el pie derecho.
Los docentes recomiendan en estos días que los estudiantes desempolven sus libros y cuadernos para revisar, por unas horas, lo aprendido durante el año pasado y así refrescar los conocimientos y no empezar desde cero, pese a que en las aulas se realizar el tradicional repaso.
¿Dónde comienza el éxito de un año escolar? Inicia desde el proceso de motivación que los padres utilicen con sus hijos en casa, involucrando a los niños de alguna manera en el proceso de compra de sus útiles escolares, uniformes y todas aquellas cosas que necesiten para el regreso a clases y, por supuesto, involucrándose en el proceso de aprendizaje de sus hijos.
Pero también los padres deben entender que el éxito escolar no se determina por las buenas calificaciones alcanzadas, que son importantes, sino en observar e intervenir en lo que sucede durante el proceso, en cómo es el proceso de aprendizaje, en los esfuerzos que hace el estudiante, en su capacidad para solicitar ayuda, en la manera de relacionarse con los docentes, con los contenidos y con las materias.
Con esta información, el padre de familia debe intervenir y prestar su ayuda al alumno, convirtiéndose en un apoyo, de esta manera garantizará un éxito educativo y evitará momentos desagradables al final del año. (O)
La participación de los padres en el proceso educativo de los estudiantes es vital para obtener buenos resultados.

El éxito de un año escolar

Llegó la última semana de vacaciones estudiantiles del régimen Sierra y Amazonía. Miles de estudiantes disfrutan de sus últimos días libras antes de reintegrarse a las aulas y volver a las tareas, trabajos y más actividades propias de un nuevo año escolar.
Padres de familia y alumnos empiezan en estos días los preparativos para el próximo periodo escolar, útiles, uniformes, busetas, incluso la reprogramación de horarios y actividades coparán las agendas de las familias, quienes aspiran que todo empiece con el pie derecho.
Los docentes recomiendan en estos días que los estudiantes desempolven sus libros y cuadernos para revisar, por unas horas, lo aprendido durante el año pasado y así refrescar los conocimientos y no empezar desde cero, pese a que en las aulas se realizar el tradicional repaso.
¿Dónde comienza el éxito de un año escolar? Inicia desde el proceso de motivación que los padres utilicen con sus hijos en casa, involucrando a los niños de alguna manera en el proceso de compra de sus útiles escolares, uniformes y todas aquellas cosas que necesiten para el regreso a clases y, por supuesto, involucrándose en el proceso de aprendizaje de sus hijos.
Pero también los padres deben entender que el éxito escolar no se determina por las buenas calificaciones alcanzadas, que son importantes, sino en observar e intervenir en lo que sucede durante el proceso, en cómo es el proceso de aprendizaje, en los esfuerzos que hace el estudiante, en su capacidad para solicitar ayuda, en la manera de relacionarse con los docentes, con los contenidos y con las materias.
Con esta información, el padre de familia debe intervenir y prestar su ayuda al alumno, convirtiéndose en un apoyo, de esta manera garantizará un éxito educativo y evitará momentos desagradables al final del año. (O)
La participación de los padres en el proceso educativo de los estudiantes es vital para obtener buenos resultados.