El diálogo es la mejor arma

El político inglés Winston Churchill tal vez dio una de las más certeras definiciones sobre el diálogo. “Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar”.


Churchill destacaba el poder del diálogo, que puede ser más eficaz que cualquier arma, cuando se pone el empeño en ello. “Si en todo el mundo se la utilizara más seguido, con seguridad que no se llegaría a los extremos de escuchar el trepidar de las armas”.


Sin duda, el diálogo es la mejor arma para evitar los problemas y para consolidar acuerdos; por ello es importante hablar, pero más importante aún es saber escuchar, para encontrar soluciones que beneficien a todos sin llegar a medidas extremas que afecten el desarrollo de las actividades normales.


En este sentido, el Gobierno ha planteado un Acuerdo Nacional, el cual está basado en el diálogo y acercamiento con los actores de diferentes sectores de la sociedad, con el propósito de buscar respuestas y alternativas a los conflictos, así como emprender nuevos proyectos.


Para Angielie Salas, relatora de la Naciones Unidas, el diálogo y la negociación son herramientas fundamentales para el logro y mantenimiento de la paz. Esto en contraposición con el uso de medidas radicales, lo cual resulta improcedente y contradictorio, pues sugiere que la violencia es una forma válida de resolver conflictos.
Nuestro país se ha caracterizado por solucionar las diferencias con una vocación pacífica, lo que ha promovido el fortalecimiento de una sociedad democrática, especialmente en los últimos 40 años, que busca el diálogo como su mejor arma de batalla. (O)

Medidas extremas perjudican al desarrollo, el diálogo siempre será la mejor manera de solucionar diferencias.

El diálogo es la mejor arma

El político inglés Winston Churchill tal vez dio una de las más certeras definiciones sobre el diálogo. “Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar”.


Churchill destacaba el poder del diálogo, que puede ser más eficaz que cualquier arma, cuando se pone el empeño en ello. “Si en todo el mundo se la utilizara más seguido, con seguridad que no se llegaría a los extremos de escuchar el trepidar de las armas”.


Sin duda, el diálogo es la mejor arma para evitar los problemas y para consolidar acuerdos; por ello es importante hablar, pero más importante aún es saber escuchar, para encontrar soluciones que beneficien a todos sin llegar a medidas extremas que afecten el desarrollo de las actividades normales.


En este sentido, el Gobierno ha planteado un Acuerdo Nacional, el cual está basado en el diálogo y acercamiento con los actores de diferentes sectores de la sociedad, con el propósito de buscar respuestas y alternativas a los conflictos, así como emprender nuevos proyectos.


Para Angielie Salas, relatora de la Naciones Unidas, el diálogo y la negociación son herramientas fundamentales para el logro y mantenimiento de la paz. Esto en contraposición con el uso de medidas radicales, lo cual resulta improcedente y contradictorio, pues sugiere que la violencia es una forma válida de resolver conflictos.
Nuestro país se ha caracterizado por solucionar las diferencias con una vocación pacífica, lo que ha promovido el fortalecimiento de una sociedad democrática, especialmente en los últimos 40 años, que busca el diálogo como su mejor arma de batalla. (O)

Medidas extremas perjudican al desarrollo, el diálogo siempre será la mejor manera de solucionar diferencias.