El derecho a la infancia

El Día Internacional del Niño nos invita a reflexionar sobre esta población. Sobre lo que significa ser niño en esta época, también sobre sus derechos y amenazas. Por un lado, los niños de hoy están viviendo un mundo muy distinto al de sus padres y abuelos, una sociedad marcada por la revolución tecnológica. Por otro, siguen siendo vulnerables a un sinnúmero de situaciones. Aún hay países donde uno de cada cuatro niños es privado de su infancia. Así lo registra el Informe Mundial de la Infancia que Save the Children publicó esta semana.
Las prácticas como el trabajo infantil, matrimonio forzado, embarazos precoces, malnutrición y muertes violentas le quitan la infancia a un niño. En las últimas dos décadas, la cifra de niños sin infancia se redujo de 970 millones a 690 millones en todo el mundo. Hay países donde ese avance no ocurrió, principalmente los que se encuentran en conflicto, como Venezuela o Siria.
Aunque en Ecuador sí hay avances, todavía hay prácticas que vulneran los derechos de los niños. El matrimonio forzado fue eliminado, pero el trabajo infantil, los embarazos precoces, la malnutrición son problemas latentes. Hay datos alarmantes e indignantes: cada día, siete niñas menores de 14 años dan a luz en el país. Cada día, decenas de menores de edad son obligados a salir a la calle a vender o mendigar para obtener dinero. Ellos son privados de sus derechos fundamentales. Las niñas obligadas a ser madres, en la mayoría de los casos, abandonan la educación; los niños que están en las calles se exponen a peligros y pocos tienen acceso a la educación o a la salud. Que este día nos sirva para reflexionar sobre la importancia de garantizar a los menores su derecho a vivir una infancia plena. (O)
En las últimas dos décadas la cifra de niños sin infancia se redujo de 970 a 690 millones, pero aún hay países donde faltan avances.

El derecho a la infancia

El Día Internacional del Niño nos invita a reflexionar sobre esta población. Sobre lo que significa ser niño en esta época, también sobre sus derechos y amenazas. Por un lado, los niños de hoy están viviendo un mundo muy distinto al de sus padres y abuelos, una sociedad marcada por la revolución tecnológica. Por otro, siguen siendo vulnerables a un sinnúmero de situaciones. Aún hay países donde uno de cada cuatro niños es privado de su infancia. Así lo registra el Informe Mundial de la Infancia que Save the Children publicó esta semana.
Las prácticas como el trabajo infantil, matrimonio forzado, embarazos precoces, malnutrición y muertes violentas le quitan la infancia a un niño. En las últimas dos décadas, la cifra de niños sin infancia se redujo de 970 millones a 690 millones en todo el mundo. Hay países donde ese avance no ocurrió, principalmente los que se encuentran en conflicto, como Venezuela o Siria.
Aunque en Ecuador sí hay avances, todavía hay prácticas que vulneran los derechos de los niños. El matrimonio forzado fue eliminado, pero el trabajo infantil, los embarazos precoces, la malnutrición son problemas latentes. Hay datos alarmantes e indignantes: cada día, siete niñas menores de 14 años dan a luz en el país. Cada día, decenas de menores de edad son obligados a salir a la calle a vender o mendigar para obtener dinero. Ellos son privados de sus derechos fundamentales. Las niñas obligadas a ser madres, en la mayoría de los casos, abandonan la educación; los niños que están en las calles se exponen a peligros y pocos tienen acceso a la educación o a la salud. Que este día nos sirva para reflexionar sobre la importancia de garantizar a los menores su derecho a vivir una infancia plena. (O)
En las últimas dos décadas la cifra de niños sin infancia se redujo de 970 a 690 millones, pero aún hay países donde faltan avances.