El cuidado del patrimonio

El Barranco es uno de los espacios más importantes de Cuenca. Fue en ese lugar donde nació la ciudad hace 462 años cuando Gil Ramírez Dávalos, por órdenes del virrey Hurtado de Mendoza, llegó en búsqueda de un territorio con características especiales. Ese pasado histórico, así como su belleza paisajística, lo convirtieron en un espacio de alto valor patrimonial, que no es cuidado como se debería.
Las lluvias del último mes han provocado que el terreno de un tramo de este histórico lugar ceda. La Dirección Municipal de Áreas Históricas Patrimoniales ha identificado el problema y la solución, que debería aplicarse de inmediato para evitar un deterioro mayor. También está pendiente de las escalinatas del Centenario, que fueron pintadas en un acto político.00
Este problema evidencia la falta de una intervención integral en El Barranco. Con anterioridad sí se han ejecutado trabajos, como la recuperación del Paseo Tres de Noviembre, la rehabilitación de las pasarelas que se han efectuado en diferentes momentos, pero todavía hay pendientes.
Hay zonas que están mejor conservadas que otras, sobre todo por la intervención privada. Muchas casas patrimoniales se han convertido en restaurantes y bares que le dan un toque especial a este lugar, pero al mismo tiempo hay casas abandonadas, paredes manchadas, tramos en donde el terreno es inestable y puede poner en riesgo a las viviendas. A eso se suma la inseguridad que muchos ciudadanos han denunciado. La declaratoria de Cuenca como una ciudad patrimonial nos obliga a todos sus habitantes a seguir ciertas reglas, como la conservación de su patrimonio, que es una tarea conjunta, tanto de las autoridades como de los ciudadanos. El Barranco es un lugar histórico que merece mayor atención de todos. (O)
La declaratoria de Cuenca como ciudad patrimonial nos obliga a seguir ciertas reglas, como la conservación de su patrimonio.

El cuidado del patrimonio

El Barranco es uno de los espacios más importantes de Cuenca. Fue en ese lugar donde nació la ciudad hace 462 años cuando Gil Ramírez Dávalos, por órdenes del virrey Hurtado de Mendoza, llegó en búsqueda de un territorio con características especiales. Ese pasado histórico, así como su belleza paisajística, lo convirtieron en un espacio de alto valor patrimonial, que no es cuidado como se debería.
Las lluvias del último mes han provocado que el terreno de un tramo de este histórico lugar ceda. La Dirección Municipal de Áreas Históricas Patrimoniales ha identificado el problema y la solución, que debería aplicarse de inmediato para evitar un deterioro mayor. También está pendiente de las escalinatas del Centenario, que fueron pintadas en un acto político.00
Este problema evidencia la falta de una intervención integral en El Barranco. Con anterioridad sí se han ejecutado trabajos, como la recuperación del Paseo Tres de Noviembre, la rehabilitación de las pasarelas que se han efectuado en diferentes momentos, pero todavía hay pendientes.
Hay zonas que están mejor conservadas que otras, sobre todo por la intervención privada. Muchas casas patrimoniales se han convertido en restaurantes y bares que le dan un toque especial a este lugar, pero al mismo tiempo hay casas abandonadas, paredes manchadas, tramos en donde el terreno es inestable y puede poner en riesgo a las viviendas. A eso se suma la inseguridad que muchos ciudadanos han denunciado. La declaratoria de Cuenca como una ciudad patrimonial nos obliga a todos sus habitantes a seguir ciertas reglas, como la conservación de su patrimonio, que es una tarea conjunta, tanto de las autoridades como de los ciudadanos. El Barranco es un lugar histórico que merece mayor atención de todos. (O)
La declaratoria de Cuenca como ciudad patrimonial nos obliga a seguir ciertas reglas, como la conservación de su patrimonio.