El Alcalde inicia su despedida

La última rendición de cuentas del alcalde Marcelo Cabrera tuvo un sabor a despedida. En el acto del jueves, en la antigua Escuela Central, leyó un discurso de 43 páginas en el que destacó las principales obras y proyectos que ejecutó. Además, aseguró que en el tiempo que le queda al frente de la ciudad tratará de cerrar algunos procesos que están pendientes: como el programa Barrio para Mejor Vivir, el emblema de su gestión, y aseguró que motivará al Concejo Cantonal para que apruebe el valor de la tarifa del tranvía antes de terminar su periodo.
Entre las obras ejecutadas, destacó la restauración de la plaza San Francisco, el mejoramiento del mercado Doce de Abril y el hospital de la Mujer y el Niño, la implementación de la bicicleta pública, entre otros. La obra más difícil fue la culminación del tranvía, aunque no podrá ponerlo en marcha. Y lo lamentó. Cabrera se irá con el sinsabor de no poder inaugurar una obra que consumió la mayor parte de su gestión, por la que -asegura- tuvo que dejar a un lado sus propios proyectos, como la nueva circunvalación que ofreció desde su primera administración.
A esa oferta se suma la construcción de 5.000 viviendas, de las que cumplió 600; el mercado mayorista; dos megaparques, de los cuatro que eran su proyecto inicial, entre otros pendientes.
En las últimas semanas, desde las elecciones, la presencia pública del alcalde ha bajado notablemente, su imagen ha sido reemplazada por la de su sucesor, Pedro Palacios, quien ha despertado una gran expectativa que se pondrá a prueba muy pronto.
Esta será la segunda vez que Marcelo Cabrera se despida de la Alcaldía. Pero eso no significará una despedida de la vida política. Anticipó que tomará un descanso, pero que seguirá “trabajando por la ciudad”. (O)
Esta será la segunda vez que Marcelo Cabrera se despida de la Alcaldía; ha dicho que su vida política continuará.

El Alcalde inicia su despedida

La última rendición de cuentas del alcalde Marcelo Cabrera tuvo un sabor a despedida. En el acto del jueves, en la antigua Escuela Central, leyó un discurso de 43 páginas en el que destacó las principales obras y proyectos que ejecutó. Además, aseguró que en el tiempo que le queda al frente de la ciudad tratará de cerrar algunos procesos que están pendientes: como el programa Barrio para Mejor Vivir, el emblema de su gestión, y aseguró que motivará al Concejo Cantonal para que apruebe el valor de la tarifa del tranvía antes de terminar su periodo.
Entre las obras ejecutadas, destacó la restauración de la plaza San Francisco, el mejoramiento del mercado Doce de Abril y el hospital de la Mujer y el Niño, la implementación de la bicicleta pública, entre otros. La obra más difícil fue la culminación del tranvía, aunque no podrá ponerlo en marcha. Y lo lamentó. Cabrera se irá con el sinsabor de no poder inaugurar una obra que consumió la mayor parte de su gestión, por la que -asegura- tuvo que dejar a un lado sus propios proyectos, como la nueva circunvalación que ofreció desde su primera administración.
A esa oferta se suma la construcción de 5.000 viviendas, de las que cumplió 600; el mercado mayorista; dos megaparques, de los cuatro que eran su proyecto inicial, entre otros pendientes.
En las últimas semanas, desde las elecciones, la presencia pública del alcalde ha bajado notablemente, su imagen ha sido reemplazada por la de su sucesor, Pedro Palacios, quien ha despertado una gran expectativa que se pondrá a prueba muy pronto.
Esta será la segunda vez que Marcelo Cabrera se despida de la Alcaldía. Pero eso no significará una despedida de la vida política. Anticipó que tomará un descanso, pero que seguirá “trabajando por la ciudad”. (O)
Esta será la segunda vez que Marcelo Cabrera se despida de la Alcaldía; ha dicho que su vida política continuará.