Día del Oriente Ecuatoriano

Hoy, 12 de febrero, el país recuerda el Día del Oriente Ecuatoriano o Día de la Región Amazónica, fecha en la cual la historia indica que Francisco de Orellana descubrió el río Amazonas cuando buscaba más pueblos indígenas que pudieran tenemos oro, plata o más metales preciosos como ocurrió en su encuentro con el pueblo Inca.


Si bien el conquistador español no encontró los metales preciosos que tanto codiciaba, abrió la puerta a un tesoro mucho más grande y del cual todos los ecuatorianos disfrutamos más de 500 años después de su descubrimiento. La belleza propia de esta región del país es sin duda alguna su mayor valor, algo que difícilmente se puede cuantificar y que ha representado millones de dólares en ingresos por concepto de turismo al país.


El Oriente constituye una fuente indiscutible de riquezas, no solo por sus reservas de petróleo, sino por el potencial para generar el ecoturismo o turismo medioambiental.  La región amazónica reúne una casi el 90 por ciento de la diversidad de la flora y fauna de nuestro país.


Los emprendimientos turísticos que se han emplazado en los últimos años buscan atraer a más visitantes, especialmente extranjeros, pero muy poco se hace para invitar al turista nacional, quienes muchas veces prefieren viajar al exterior antes que visitar los atractivos naturales que posee el país.


Necesitamos campañas que inviten a conocer primero el país; para ello se requiere de precios asequibles, de promociones, de ofertas que sean atractivas, especialmente ahora que estamos a puertas de un largo feriado que puede ser aprovechado para promocionar no solo el Oriente, sino todos los atractivos del país. (O)

Día del Oriente Ecuatoriano

Hoy, 12 de febrero, el país recuerda el Día del Oriente Ecuatoriano o Día de la Región Amazónica, fecha en la cual la historia indica que Francisco de Orellana descubrió el río Amazonas cuando buscaba más pueblos indígenas que pudieran tenemos oro, plata o más metales preciosos como ocurrió en su encuentro con el pueblo Inca.


Si bien el conquistador español no encontró los metales preciosos que tanto codiciaba, abrió la puerta a un tesoro mucho más grande y del cual todos los ecuatorianos disfrutamos más de 500 años después de su descubrimiento. La belleza propia de esta región del país es sin duda alguna su mayor valor, algo que difícilmente se puede cuantificar y que ha representado millones de dólares en ingresos por concepto de turismo al país.


El Oriente constituye una fuente indiscutible de riquezas, no solo por sus reservas de petróleo, sino por el potencial para generar el ecoturismo o turismo medioambiental.  La región amazónica reúne una casi el 90 por ciento de la diversidad de la flora y fauna de nuestro país.


Los emprendimientos turísticos que se han emplazado en los últimos años buscan atraer a más visitantes, especialmente extranjeros, pero muy poco se hace para invitar al turista nacional, quienes muchas veces prefieren viajar al exterior antes que visitar los atractivos naturales que posee el país.


Necesitamos campañas que inviten a conocer primero el país; para ello se requiere de precios asequibles, de promociones, de ofertas que sean atractivas, especialmente ahora que estamos a puertas de un largo feriado que puede ser aprovechado para promocionar no solo el Oriente, sino todos los atractivos del país. (O)