Cuenca puede ser más inclusiva

 Este año se aplicará en Cuenca un proyecto  de sensibilización para la atención a turistas con discapacidad. La iniciativa fue aprobada por el Fondo de Participación de la Unesco para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural. Su objetivo es mejorar la inclusión de las personas con discapacidad que hacen turismo en la ciudad.
Ese proyecto surge de una necesidad poco entendida: la de una ciudad accesible para todos. La infraestructura de Cuenca es poco amigable con sus habitantes. Por ejemplo, el 65 por ciento de los cuencanos camina por veredas deficientes y por cada cuadra se evidencian seis obstáculos, según un estudio realizado por el grupo de investigación Llactalab de la Universidad de Cuenca. Esto dificulta la movilidad de personas con discapacidad y de la tercera edad, principalmente.
Según la Red de Turismo Accesible de Ecuador, falta mucho por recorrer para que nuestras ciudades sean accesibles para los turistas. Es necesario disponer de infraestructura adecuada, guías especializados y un mejor trato. Con la iniciativa que se aplicará en Cuenca, las autoridades competentes deben mejorar esos aspectos. El proyecto debe aplicarse hasta noviembre y se enfocará en los propietarios de establecimientos turísticos, como alojamiento y alimentos y bebidas, así como en los actores indirectos que trabajan en los museos, casas históricas, puntos de información y tiendas de artesanías.
La mayoría de establecimientos turísticos de la ciudad no cuenta con la infraestructura adecuada, como rampas o facilidades para el acceso. Es el momento de revertir esa situación, Cuenca  debe avanzar en el objetivo de ser una ciudad más amigable y adecuada para quienes la habitan y visitan. (O)
Este año se aplicará en
la ciudad un proyecto
que busca mejorar la atención a los turistas con discapacidad.

Cuenca puede ser más inclusiva

 Este año se aplicará en Cuenca un proyecto  de sensibilización para la atención a turistas con discapacidad. La iniciativa fue aprobada por el Fondo de Participación de la Unesco para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural. Su objetivo es mejorar la inclusión de las personas con discapacidad que hacen turismo en la ciudad.
Ese proyecto surge de una necesidad poco entendida: la de una ciudad accesible para todos. La infraestructura de Cuenca es poco amigable con sus habitantes. Por ejemplo, el 65 por ciento de los cuencanos camina por veredas deficientes y por cada cuadra se evidencian seis obstáculos, según un estudio realizado por el grupo de investigación Llactalab de la Universidad de Cuenca. Esto dificulta la movilidad de personas con discapacidad y de la tercera edad, principalmente.
Según la Red de Turismo Accesible de Ecuador, falta mucho por recorrer para que nuestras ciudades sean accesibles para los turistas. Es necesario disponer de infraestructura adecuada, guías especializados y un mejor trato. Con la iniciativa que se aplicará en Cuenca, las autoridades competentes deben mejorar esos aspectos. El proyecto debe aplicarse hasta noviembre y se enfocará en los propietarios de establecimientos turísticos, como alojamiento y alimentos y bebidas, así como en los actores indirectos que trabajan en los museos, casas históricas, puntos de información y tiendas de artesanías.
La mayoría de establecimientos turísticos de la ciudad no cuenta con la infraestructura adecuada, como rampas o facilidades para el acceso. Es el momento de revertir esa situación, Cuenca  debe avanzar en el objetivo de ser una ciudad más amigable y adecuada para quienes la habitan y visitan. (O)
Este año se aplicará en
la ciudad un proyecto
que busca mejorar la atención a los turistas con discapacidad.