Cuando el daño ya está hecho

El Código Orgánico Integral Penal, en su artículo 237 sobre “Destrucción de bienes del patrimonio cultural”, dispone que “La persona que dañe, deteriore, destruya total o parcialmente, bienes pertenecientes al patrimonio cultural del Estado, considerados como tales en la legislación nacional o en los instrumentos internacionales ratificados por el Ecuador, sin importar el derecho real que tenga sobre ellos, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”.
Esto es lo que dice la ley, ahora la pregunta es ¿Qué dicen las autoridades? ¿Cuántas personas han sido sancionadas, aplicando esta ley, por el sinnúmero de viviendas destruidas entre gallos y medianoche, aprovechando un feriado o en fin de semana como el caso ocurrido días atrás?
La verdad es que poco o nada se hace por parte de autoridades y entes vinculados al tema para conservar los bienes patrimoniales de Cuenca.  Ejemplos existen muchos y acciones pocas, el daño está hecho y nada de lo que se haga levantará nuevamente estas hermosas casas ahora convertidas en escombros.
El próximo 1 de diciembre Cuenca celebrará 20 años de la declaratoria por parte de la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, un título que ha llenado de orgullo a la ciudad, aunque estamos en deuda, ya que luego de dos décadas no existe una verdadera política de conservación del tesoro patrimonial existente.
Tenemos nuevas autoridades y tienen la oportunidad inmejorable de sentar un precedente para terminar de una vez por todas con esta falta de respeto al patrimonio y a las leyes ya que, dejar pasar por alto esta agresión como en ocasiones anteriores, simplemente dará carta abierta para que su administración sea cómplice de nuevas y peores agresiones. (O)


A 20 años de la declaratoria de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad, las agresiones a sus bienes continúan.

Cuando el daño ya está hecho

El Código Orgánico Integral Penal, en su artículo 237 sobre “Destrucción de bienes del patrimonio cultural”, dispone que “La persona que dañe, deteriore, destruya total o parcialmente, bienes pertenecientes al patrimonio cultural del Estado, considerados como tales en la legislación nacional o en los instrumentos internacionales ratificados por el Ecuador, sin importar el derecho real que tenga sobre ellos, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”.
Esto es lo que dice la ley, ahora la pregunta es ¿Qué dicen las autoridades? ¿Cuántas personas han sido sancionadas, aplicando esta ley, por el sinnúmero de viviendas destruidas entre gallos y medianoche, aprovechando un feriado o en fin de semana como el caso ocurrido días atrás?
La verdad es que poco o nada se hace por parte de autoridades y entes vinculados al tema para conservar los bienes patrimoniales de Cuenca.  Ejemplos existen muchos y acciones pocas, el daño está hecho y nada de lo que se haga levantará nuevamente estas hermosas casas ahora convertidas en escombros.
El próximo 1 de diciembre Cuenca celebrará 20 años de la declaratoria por parte de la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, un título que ha llenado de orgullo a la ciudad, aunque estamos en deuda, ya que luego de dos décadas no existe una verdadera política de conservación del tesoro patrimonial existente.
Tenemos nuevas autoridades y tienen la oportunidad inmejorable de sentar un precedente para terminar de una vez por todas con esta falta de respeto al patrimonio y a las leyes ya que, dejar pasar por alto esta agresión como en ocasiones anteriores, simplemente dará carta abierta para que su administración sea cómplice de nuevas y peores agresiones. (O)


A 20 años de la declaratoria de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad, las agresiones a sus bienes continúan.