Construcción en una eterna espera

Entre seis meses y dos años puede tomarle a un constructor la aprobación de un proyecto inmobiliario en el Municipio, según datos de la Cámara de Comercio de Cuenca. Los constructores aducen la falta de celeridad a un proceso obsoleto para la entrega de permisos y a la poca coordinación entre el departamento de Avalúos y Catastros con la Registraduría de la Propiedad. Esta situación desacelera la inversión, coadyuva a un permanente déficit de vivienda y resta facilidades a la generación de empleo, por lo que no es un problema menor.
El tema se trató en un encuentro entre la Cámara de la Construcción de Cuenca y su par en Guayaquil, una ciudad que si bien tiene en la informalidad un problema macro, ha logrado superar la engorrosa burocracia y la tramitología interminable de la que adolece aún nuestra ciudad, según el gremio.
Una de las propuestas de Pedro Palacios, alcalde electo, fue la de tener un Municipio eficiente en cuanto a los trámites que se emiten desde el gobierno local, a través de la digitalización de los procesos y la reducción de pasos que se consideren innecesarios. El Concejo Cantonal también tiene una tarea pendiente, ya que en los temas de construcción, avalúos, catastros y usos de suelo, existen una quincena de ordenanzas que el gremio de la construcción pide que sean codificadas en un solo cuerpo legal, una propuesta que ha sido acogida por el concejal reelecto Xavier Barrera, quien reconoce que han existido falencias que deben ser superadas. Además está pendiente la aprobación del Plan de Uso y Gestión del Suelo, un proyecto en el que la Municipalidad trabaja desde el año anterior.
La reducción de trámites no es una obra física que salta a la vista, no requerirá grandes recursos ni se entregará con conciertos, pero es una intervención necesaria, importante y urgente para Cuenca. (O)
La reducción
de trámites y tener un Municipio ágil y eficaz son dos de las  acciones que se requiere en nuestra ciudad.

Construcción en una eterna espera

Entre seis meses y dos años puede tomarle a un constructor la aprobación de un proyecto inmobiliario en el Municipio, según datos de la Cámara de Comercio de Cuenca. Los constructores aducen la falta de celeridad a un proceso obsoleto para la entrega de permisos y a la poca coordinación entre el departamento de Avalúos y Catastros con la Registraduría de la Propiedad. Esta situación desacelera la inversión, coadyuva a un permanente déficit de vivienda y resta facilidades a la generación de empleo, por lo que no es un problema menor.
El tema se trató en un encuentro entre la Cámara de la Construcción de Cuenca y su par en Guayaquil, una ciudad que si bien tiene en la informalidad un problema macro, ha logrado superar la engorrosa burocracia y la tramitología interminable de la que adolece aún nuestra ciudad, según el gremio.
Una de las propuestas de Pedro Palacios, alcalde electo, fue la de tener un Municipio eficiente en cuanto a los trámites que se emiten desde el gobierno local, a través de la digitalización de los procesos y la reducción de pasos que se consideren innecesarios. El Concejo Cantonal también tiene una tarea pendiente, ya que en los temas de construcción, avalúos, catastros y usos de suelo, existen una quincena de ordenanzas que el gremio de la construcción pide que sean codificadas en un solo cuerpo legal, una propuesta que ha sido acogida por el concejal reelecto Xavier Barrera, quien reconoce que han existido falencias que deben ser superadas. Además está pendiente la aprobación del Plan de Uso y Gestión del Suelo, un proyecto en el que la Municipalidad trabaja desde el año anterior.
La reducción de trámites no es una obra física que salta a la vista, no requerirá grandes recursos ni se entregará con conciertos, pero es una intervención necesaria, importante y urgente para Cuenca. (O)
La reducción
de trámites y tener un Municipio ágil y eficaz son dos de las  acciones que se requiere en nuestra ciudad.