¿Cómo se percibe la seguridad?

En los últimos días, la seguridad se convirtió en un tema de análisis en Cuenca. Una serie de hechos ocurridos en los dos últimos meses provocaron que incluso que convoque a una Asamblea Cantonal que se desarrolló este viernes. Pero más allá de los discursos hay ciertos aspectos que llaman a la reflexión. Cuenca es una de las ciudades con mejor calidad de vida del Ecuador, incluso escogida por extranjeros jubilados para vivir sus últimos años. Una de sus cualidades es la seguridad que ofrece a propios y extraños. El índice con el que internacionalmente se mide la inseguridad es el número de homicidios por cada 100.000 habitantes, por la dificultad de obtener datos fiables de otros delitos. En ese sentido, Cuenca tiene tasa de 3,09 por cada 100.000 habitantes, por debajo del promedio de Ecuador, que es 5,8. Entonces ¿por qué consideramos que Cuenca se ha vuelto una ciudad insegura si no hay datos que lo demuestren?
Una investigación de la Universidad de Pensilvania concluyó que el miedo de los estadounidenses al crimen está relacionado con el nivel de violencia retratado en la televisión. Aunque los datos del FBI señalaran que las tasas de crimen descendieron durante este periodo, el miedo de la gente subió y bajó del mismo modo que las audiencias. A esa sensación se conoce como el “síndrome del mundo malo” o “mundo cruel”. Con ese término se acuñó a un fenómeno por el cual la violencia -relacionado con el contenido de los medios de comunicación- hace que el espectador crea que el mundo es más peligroso de lo que realmente es. Los últimos actos delictivos ocurridos en la ciudad han sido difundidos principalmente por videos que circulan en redes sociales y eso es una tendencia de no más de cinco años. Antes no existían todos los medios que hay ahora para propagar la información. (O)
Cuenca tiene una tasa de 3,09 homicidios por cada 100.000 habitantes, por debajo del promedio de Ecuador, que
es de 5,8.

¿Cómo se percibe la seguridad?

En los últimos días, la seguridad se convirtió en un tema de análisis en Cuenca. Una serie de hechos ocurridos en los dos últimos meses provocaron que incluso que convoque a una Asamblea Cantonal que se desarrolló este viernes. Pero más allá de los discursos hay ciertos aspectos que llaman a la reflexión. Cuenca es una de las ciudades con mejor calidad de vida del Ecuador, incluso escogida por extranjeros jubilados para vivir sus últimos años. Una de sus cualidades es la seguridad que ofrece a propios y extraños. El índice con el que internacionalmente se mide la inseguridad es el número de homicidios por cada 100.000 habitantes, por la dificultad de obtener datos fiables de otros delitos. En ese sentido, Cuenca tiene tasa de 3,09 por cada 100.000 habitantes, por debajo del promedio de Ecuador, que es 5,8. Entonces ¿por qué consideramos que Cuenca se ha vuelto una ciudad insegura si no hay datos que lo demuestren?
Una investigación de la Universidad de Pensilvania concluyó que el miedo de los estadounidenses al crimen está relacionado con el nivel de violencia retratado en la televisión. Aunque los datos del FBI señalaran que las tasas de crimen descendieron durante este periodo, el miedo de la gente subió y bajó del mismo modo que las audiencias. A esa sensación se conoce como el “síndrome del mundo malo” o “mundo cruel”. Con ese término se acuñó a un fenómeno por el cual la violencia -relacionado con el contenido de los medios de comunicación- hace que el espectador crea que el mundo es más peligroso de lo que realmente es. Los últimos actos delictivos ocurridos en la ciudad han sido difundidos principalmente por videos que circulan en redes sociales y eso es una tendencia de no más de cinco años. Antes no existían todos los medios que hay ahora para propagar la información. (O)
Cuenca tiene una tasa de 3,09 homicidios por cada 100.000 habitantes, por debajo del promedio de Ecuador, que
es de 5,8.