¿Cárcel o centro de rehabilitación?

La situación de los Centros de Rehabilitación Social del país sigue marcada por la falta de seguridad, por el hacinamiento en algunos casos e incluso por la corrupción o mal comportamiento de funcionario que se han encargado de mantener el viejo sistema e impedir una verdadera rehabilitación en los reclusorios.
La muerte de seis reclusos días atrás en el Centro de Rehabilitación Social de Turi es uno de los muchos ejemplos de que los esfuerzos del Gobierno para cambiar esta situación no tienen eco y, por el contrario, la situación cada día tiende a agravarse, especialmente en el tema de la inseguridad.
Pero este problema no es exclusivo del CRS Turi, ya que paradójicamente los internos, a través de sus teléfonos celulares, se encargan de difundir fotografías y videos de peleas, amotinamientos, asesinatos y muchos más actos de violencia que ocurren al interior de los reclusorios.
Existen internos que se enfrentan por el control de su celda o de su pabellón, por su metro cuadrado de poder al interior de los centros; pero también existen y en gran cantidad, aquellos que buscan aprovechar productivamente el tiempo que permanecen en el lugar y optan por una verdadera rehabilitación.
Artesanías, carpintería, mecánica son algunas de las opciones para las que pueden optar aquellos que buscan una verdadera rehabilitación. Alcanzar su título de bachiller o de tercer nivel también es una alternativa.
La verdad es que una celda, así sea con barrotes de oro, seguirá siendo una celda, pero mucho depende de quienes busquen cambiar su realidad durante su permanencia en el lugar, aprovechar el tiempo y buscar una mejor vida para cuando les toque reintegrarse a la sociedad. (O)

¿Cárcel o centro de rehabilitación?

La situación de los Centros de Rehabilitación Social del país sigue marcada por la falta de seguridad, por el hacinamiento en algunos casos e incluso por la corrupción o mal comportamiento de funcionario que se han encargado de mantener el viejo sistema e impedir una verdadera rehabilitación en los reclusorios.
La muerte de seis reclusos días atrás en el Centro de Rehabilitación Social de Turi es uno de los muchos ejemplos de que los esfuerzos del Gobierno para cambiar esta situación no tienen eco y, por el contrario, la situación cada día tiende a agravarse, especialmente en el tema de la inseguridad.
Pero este problema no es exclusivo del CRS Turi, ya que paradójicamente los internos, a través de sus teléfonos celulares, se encargan de difundir fotografías y videos de peleas, amotinamientos, asesinatos y muchos más actos de violencia que ocurren al interior de los reclusorios.
Existen internos que se enfrentan por el control de su celda o de su pabellón, por su metro cuadrado de poder al interior de los centros; pero también existen y en gran cantidad, aquellos que buscan aprovechar productivamente el tiempo que permanecen en el lugar y optan por una verdadera rehabilitación.
Artesanías, carpintería, mecánica son algunas de las opciones para las que pueden optar aquellos que buscan una verdadera rehabilitación. Alcanzar su título de bachiller o de tercer nivel también es una alternativa.
La verdad es que una celda, así sea con barrotes de oro, seguirá siendo una celda, pero mucho depende de quienes busquen cambiar su realidad durante su permanencia en el lugar, aprovechar el tiempo y buscar una mejor vida para cuando les toque reintegrarse a la sociedad. (O)