Casa de la Cultura se renueva

Superado algún inconveniente de carácter electoral interno, relacionado con los comicios efectuados el pasado mes de julio, el escritor Raúl Pérez tomó posesión del cargo de Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, cuya sede principal está en Quito. La institución, en su conjunto, está constituida por núcleos provinciales distribuidos en todo el territorio nacional.


La misión encomendada a esta institución se resume en “organizar, preservar y mantener el patrimonio cultural ecuatoriano y establecer relaciones con organismos culturales de todo el mundo”. Entonces esta casa es un espacio abierto al país, ahora en el marco de lo intercultural y diverso, y al complejo mundo de las expresiones culturales. El arquitecto Milton Barragán Dumet fue el primer presidente de la Casa de la Cultura, organismo que cumple 68 años de vida institucional coordinada por los departamentos de relaciones públicas, museos, talleres gráficos, centro promocional, asesoría jurídica, cinemateca, biblioteca  y otras secciones recién creadas con sujeción a los avances informáticos y tecnológicos.


En la ceremonia de posesión de Pérez Torres, asumió la vicepresidencia del ente cultural del país Gabriel Cisneros. El nuevo directivo cree que “el apoyo del Gobierno y los ministerios de Cultura y Patrimonio” serán indispensables para fortalecer las tareas de la institución matriz y sus núcleos. Estima que la entidad debe incorporarse al Sistema Nacional de Cultura para lograr espacios de diálogo y consenso.


Raúl Pérez Torres es un destacado escritor y crítico literario. Es autor de varias obras narrativas como: Da llevando (1970), Manual para mover las fichas (1973), Micaela y otros cuentos (1976), Musiquero joven, musiquero viejo (1977) y Teoría del desencanto (1985), entre otras. Ha sido galardonado con varios premios, como el internacional Casa de las Américas, Juan Rulfo (México), Julio Cortazar (España), Gabriela Mistral (Chile) y José de la Cuadra (Ecuador).


Con esta excelente hoja de realizaciones es de esperar que la Casa de la Cultura Ecuatoriana y sus núcleos, con su presidente a la cabeza, se fortalezcan institucional y económicamente; se recuperen y salgan de ese estado de letargo. El ilustre lojano Benjamín Carrión (1897-1975), fundador de la entidad que lleva su nombre, sostuvo “que naciones muy pequeñas en territorio y potencial económico, pueden pesar mucho más que otras con su aporte cultural”, refiriéndose al Ecuador.

Casa de la Cultura se renueva

Superado algún inconveniente de carácter electoral interno, relacionado con los comicios efectuados el pasado mes de julio, el escritor Raúl Pérez tomó posesión del cargo de Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana “Benjamín Carrión”, cuya sede principal está en Quito. La institución, en su conjunto, está constituida por núcleos provinciales distribuidos en todo el territorio nacional.


La misión encomendada a esta institución se resume en “organizar, preservar y mantener el patrimonio cultural ecuatoriano y establecer relaciones con organismos culturales de todo el mundo”. Entonces esta casa es un espacio abierto al país, ahora en el marco de lo intercultural y diverso, y al complejo mundo de las expresiones culturales. El arquitecto Milton Barragán Dumet fue el primer presidente de la Casa de la Cultura, organismo que cumple 68 años de vida institucional coordinada por los departamentos de relaciones públicas, museos, talleres gráficos, centro promocional, asesoría jurídica, cinemateca, biblioteca  y otras secciones recién creadas con sujeción a los avances informáticos y tecnológicos.


En la ceremonia de posesión de Pérez Torres, asumió la vicepresidencia del ente cultural del país Gabriel Cisneros. El nuevo directivo cree que “el apoyo del Gobierno y los ministerios de Cultura y Patrimonio” serán indispensables para fortalecer las tareas de la institución matriz y sus núcleos. Estima que la entidad debe incorporarse al Sistema Nacional de Cultura para lograr espacios de diálogo y consenso.


Raúl Pérez Torres es un destacado escritor y crítico literario. Es autor de varias obras narrativas como: Da llevando (1970), Manual para mover las fichas (1973), Micaela y otros cuentos (1976), Musiquero joven, musiquero viejo (1977) y Teoría del desencanto (1985), entre otras. Ha sido galardonado con varios premios, como el internacional Casa de las Américas, Juan Rulfo (México), Julio Cortazar (España), Gabriela Mistral (Chile) y José de la Cuadra (Ecuador).


Con esta excelente hoja de realizaciones es de esperar que la Casa de la Cultura Ecuatoriana y sus núcleos, con su presidente a la cabeza, se fortalezcan institucional y económicamente; se recuperen y salgan de ese estado de letargo. El ilustre lojano Benjamín Carrión (1897-1975), fundador de la entidad que lleva su nombre, sostuvo “que naciones muy pequeñas en territorio y potencial económico, pueden pesar mucho más que otras con su aporte cultural”, refiriéndose al Ecuador.