La vida de venezolanos entra en una sola maleta

Los migrantes deben pasar hasta tres días en el puente de Rumichaca para sellar su pasaporte y entrar a Ecuador. Hay familias con niños, que duermen a la intemperie y sin comida. La mayoría va a Perú y Chile.
Los venezolanos duermen a la intemperie mientras esperan que les sellen sus pasapartes en el puente de Rumichaca.
FOTO: Carlos Rodríguez EL Telégrafo

La primera imagen de los venezolanos en el puente de Rumichaca le quiebra el corazón a cualquiera. Es medianoche y miles (recién nacidos, niños, jóvenes, madres, padres, abuelos) soportan el frío abrazados fuertemente a delgadas cobijas.

Están cansados, no han comido y hacen columnas para llevar a sus estómagos una papa caliente y agua de panela. Naoribi Terán, su madre y sus tres hermanas tomaron a todos los niños de la familia y decidieron dejar todo atrás.

Lo poco que tenían en Trujillo lo guardaron en unas maletas y recorrieron cuatro días hasta llegar a la frontera entre Colombia y Ecuador. Las mujeres acaban de registrarse en Migración colombiana y sellaron sus pasaportes.

Este simple trámite burocrático les devuelve la sonrisa por unos segundos. Naoribi agradece a los funcionarios que las ayudaron y que siguen trabajando entrada la madrugada.

De la diáspora venezolana esta es la más conmovedora. Los primeros dejaron su país en aviones; luego siguieron los que recorrían las carreteras en buses hacia los países cercanos, pero ahora lo hacen a pie o en bicicleta.

Toda su vida la guardan en una maleta y se aventuran hacia Ecuador, Perú o Chile donde les espera una mano amiga. En su país natal ya no tienen nada que los aferre. El presidente Nicolás Maduro dispuso, en junio pasado, un incremento a tres millones de bolívares al sueldo mínimo.

En Trujillo, los comerciantes venden en dólares, hay inseguridad y Naoribi no tenía cómo sobrevivir. Además, aumentó a dos millones de bolívares el bono de alimentación. Lo que suma cinco millones de bolívares, que representa 45,6 dólares a la tasa oficial, pero que a la tasa paralela es 1,53 centavos. Y la inflación no para. (I)

Emergencia institucional para atender migración venezolana
Ecuador ha sido uno de los países que ha sentido el flujo migratorio de personas venezolanas que huyen de su país. El Gobierno de Ecuador declaró el miércoles el estado de emergencia institucional en Carchi, Pichincha y El Oro, para prestar atención “a los flujos migratorios inusuales de venezolanos”.

“En los últimos días, el flujo llegó a 4.200 ingresos diarios”, se informa en un comunicado de la Cancillería. La declaración de emergencia fue firmada para “establecer un plan de contingencia y las acciones para atender”. El plan también contempla intensificar la cooperación internacional. (I)

Christian Torres El Telégrafo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La vida de venezolanos entra en una sola maleta

Los venezolanos duermen a la intemperie mientras esperan que les sellen sus pasapartes en el puente de Rumichaca.
FOTO: Carlos Rodríguez EL Telégrafo

La primera imagen de los venezolanos en el puente de Rumichaca le quiebra el corazón a cualquiera. Es medianoche y miles (recién nacidos, niños, jóvenes, madres, padres, abuelos) soportan el frío abrazados fuertemente a delgadas cobijas.

Están cansados, no han comido y hacen columnas para llevar a sus estómagos una papa caliente y agua de panela. Naoribi Terán, su madre y sus tres hermanas tomaron a todos los niños de la familia y decidieron dejar todo atrás.

Lo poco que tenían en Trujillo lo guardaron en unas maletas y recorrieron cuatro días hasta llegar a la frontera entre Colombia y Ecuador. Las mujeres acaban de registrarse en Migración colombiana y sellaron sus pasaportes.

Este simple trámite burocrático les devuelve la sonrisa por unos segundos. Naoribi agradece a los funcionarios que las ayudaron y que siguen trabajando entrada la madrugada.

De la diáspora venezolana esta es la más conmovedora. Los primeros dejaron su país en aviones; luego siguieron los que recorrían las carreteras en buses hacia los países cercanos, pero ahora lo hacen a pie o en bicicleta.

Toda su vida la guardan en una maleta y se aventuran hacia Ecuador, Perú o Chile donde les espera una mano amiga. En su país natal ya no tienen nada que los aferre. El presidente Nicolás Maduro dispuso, en junio pasado, un incremento a tres millones de bolívares al sueldo mínimo.

En Trujillo, los comerciantes venden en dólares, hay inseguridad y Naoribi no tenía cómo sobrevivir. Además, aumentó a dos millones de bolívares el bono de alimentación. Lo que suma cinco millones de bolívares, que representa 45,6 dólares a la tasa oficial, pero que a la tasa paralela es 1,53 centavos. Y la inflación no para. (I)

Emergencia institucional para atender migración venezolana
Ecuador ha sido uno de los países que ha sentido el flujo migratorio de personas venezolanas que huyen de su país. El Gobierno de Ecuador declaró el miércoles el estado de emergencia institucional en Carchi, Pichincha y El Oro, para prestar atención “a los flujos migratorios inusuales de venezolanos”.

“En los últimos días, el flujo llegó a 4.200 ingresos diarios”, se informa en un comunicado de la Cancillería. La declaración de emergencia fue firmada para “establecer un plan de contingencia y las acciones para atender”. El plan también contempla intensificar la cooperación internacional. (I)

Christian Torres El Telégrafo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.