Turistas visitan el Centro Histórico durante feriado

El largo feriado por Día de Difuntos y por la celebración de la Independencia de Cuenca, es aprovechado por varios capitalinos y extranjeros para visitar sitios patrimoniales y rincones turísticos que posee la capital, así como para degustar de su gastronomía.
Plaza Grande en el Centro Histórico de Quito visitada por turistas. Cortesía

Uno de los lugares más concurridos es el Palacio de Carondelet. Turistas venezolanos y argentinos visitaron los salones y las habitaciones de la planta superior del edificio donde se encuentran los estantes de cristal con los regalos que ha recibido el presidente Rafael Correa en sus viajes.


Josefa Hernández, oriunda de Caracas, afirmó que Carondelet así como el Centro Histórico de Quito son “únicos en toda Latinoamérica por su riqueza arquitectónica”.
Darwin Montoya, guía de lugar, afirmó que desde el año 2010 a septiembre pasado, cerca de 875.056 personas han visitado el Palacio Presidencial.
Atractivos del Centro Histórico como monumentos, iglesias y casas coloniales también fueron visitados por los turistas.


Carolina de La Torre, quiteña del barrio Cotocollao, señaló que debido a que no salió de vacaciones optó por la alternativa de visitar la iglesia de La Compañía junto con su familia.
“Es una verdadera belleza, el tallado de las imágenes es lo que me fascina cuando visito este lugar”, expresó.


Charles Dophson, turista norteamericano que ha visitado Quito varias ocasiones, expresó que no se puede dejar de ir a la Plaza de la Independencia, “ya que es el corazón del Centro Histórico, donde se observa la dinámica diaria de muchos quiteños”.


Esta plaza no fue la primera de la ciudad, pero desde el siglo XVI, ha sido un punto de reunión y escenario de leyendas y crónicas de Quito, pues está flanqueada por La Catedral, el Palacio Presidencial, el Palacio Arzobispal y el Palacio Municipal.

Gastronomía
Pero si se trata de comer, el tradicional restaurante Guatitas de la Colmena, es el lugar preferido en este sector.


“La sazón de este lugar es una herencia que se transmite de generación en generación”, afirma Ernesto Morales, uno de los asiduos comensales del lugar.


Sus dueños, la familia Mena, son celosos guardianes de las recetas de sus abuelos y ofrecen los populares platos a los clientes con la amabilidad característica del quiteño. “Mi bonita, le sirvo”, “amorcito, qué le doy”, “venga, venga mijita, siéntese no más”, son algunas frases de bienvenida.


Este restaurante ofrece una amplia variedad de platos típicos y todos tienen la fama de ser “levantamuertos”. (VDS) (I)

Quito. 

Turistas visitan el Centro Histórico durante feriado

Plaza Grande en el Centro Histórico de Quito visitada por turistas. Cortesía

Uno de los lugares más concurridos es el Palacio de Carondelet. Turistas venezolanos y argentinos visitaron los salones y las habitaciones de la planta superior del edificio donde se encuentran los estantes de cristal con los regalos que ha recibido el presidente Rafael Correa en sus viajes.


Josefa Hernández, oriunda de Caracas, afirmó que Carondelet así como el Centro Histórico de Quito son “únicos en toda Latinoamérica por su riqueza arquitectónica”.
Darwin Montoya, guía de lugar, afirmó que desde el año 2010 a septiembre pasado, cerca de 875.056 personas han visitado el Palacio Presidencial.
Atractivos del Centro Histórico como monumentos, iglesias y casas coloniales también fueron visitados por los turistas.


Carolina de La Torre, quiteña del barrio Cotocollao, señaló que debido a que no salió de vacaciones optó por la alternativa de visitar la iglesia de La Compañía junto con su familia.
“Es una verdadera belleza, el tallado de las imágenes es lo que me fascina cuando visito este lugar”, expresó.


Charles Dophson, turista norteamericano que ha visitado Quito varias ocasiones, expresó que no se puede dejar de ir a la Plaza de la Independencia, “ya que es el corazón del Centro Histórico, donde se observa la dinámica diaria de muchos quiteños”.


Esta plaza no fue la primera de la ciudad, pero desde el siglo XVI, ha sido un punto de reunión y escenario de leyendas y crónicas de Quito, pues está flanqueada por La Catedral, el Palacio Presidencial, el Palacio Arzobispal y el Palacio Municipal.

Gastronomía
Pero si se trata de comer, el tradicional restaurante Guatitas de la Colmena, es el lugar preferido en este sector.


“La sazón de este lugar es una herencia que se transmite de generación en generación”, afirma Ernesto Morales, uno de los asiduos comensales del lugar.


Sus dueños, la familia Mena, son celosos guardianes de las recetas de sus abuelos y ofrecen los populares platos a los clientes con la amabilidad característica del quiteño. “Mi bonita, le sirvo”, “amorcito, qué le doy”, “venga, venga mijita, siéntese no más”, son algunas frases de bienvenida.


Este restaurante ofrece una amplia variedad de platos típicos y todos tienen la fama de ser “levantamuertos”. (VDS) (I)

Quito.