“Sin confianza no hay inversión” con la LOFP

Expertos en el campo de la economía destacan que aunque la Ley Orgánica de Fomento Productivo ofrece varios beneficios, la ausencia de credibilidad del sector deja ver un panorama resistente a negocios.

La importación de tecnología para potenciar la industria manufacturera de Cuenca figura como una de las oportunidades empresariales ante la Ley Orgánica de Fomento Productivo.


Desde el punto de vista del economista Luis Tobar, académico de la Universidad Politécnica Salesiana,  UPS, el sector productivo local puede aprovechar la importación de bienes tecnológicos para potenciar su industria, debido a que esta  Ley exonera el pago del impuesto a la salida de divisas, ISD, a inversionistas que importen bienes de capital. Además, este ítem beneficia a los exportadores que importen materia prima, siempre y cuando la utilicen para generar mercancía exportable.


Para el también vicerrector de la UPS, si bien esta ley contiene medidas importantes, la cuota pendiente de la misma se concentra en cómo estas medidas beneficiarán a una amplia porción de territorio, tales como provincias y grupos vulnerables.


Rodrigo Mendieta, decano de la facultad de Economía de la Universidad de Cuenca, concuerda con su homólogo. Para él, dentro del contexto económico actual del país, donde el gobierno pretende resolver problemas macroeconómicos, la ausencia de un conector entre los beneficios de la Ley y una “suerte” de planificación local de cada provincia, es un pendiente que figura para que sus beneficios sean aprovechados de manera real, explica.
La preocupación de Mendieta en torno al tema, es que los privilegios de este plan se centralicen.


Por otro lado, la realidad tributaria que abraza al Ecuador, a opinión de Tobar, es uno de los desincentivos de los actores productivos, pues esto sumado a la ausencia de confianza que las más recientes decisiones y medidas emitidas por el gobierno ha generado,  “porque hay muchas cosas que dice que va ha hacer y luego no hace”, no aporta a la decisión de invertir, a pesar de que “la Ley contenga muchas cosas buenas”.


Entonces, a pesar de que la Ley ofrece la exoneración del Impuesto a la Renta para nuevas inversiones, entre otras deducciones como el ISD; de acuerdo con Tobar, el gremio inversionista no tiene confianza de invertir, porque “la incertidumbre es la peor receta para un negocio o inversión”, confirma.


Para Mendieta, el crédito productivo y la generación de nuevas alternativas para los procesos de contratación también son ejes importantes de los cuales se puede sacar provecho. En referencia al primero, el economista destaca que puede ser una herramienta importante de desarrollo de la industria, siempre y cuando, sea generalizado, contemplando mecanismos de integración para provincias o grupos relegados económicamente. (I)


Pendiente. El Gobierno prepara para febrero una serie de normativas que complementarán la Ley de Fomento Productivo.
Beneficiarios. Dentro de estas normativas se incluirá leyes enfocadas en el turismo, acuacultura, pesca y vivienda.
ExportadoreS.  Para exigir la devolución del ISD, la materia prima importada tendrá que ser usada para bienes exportados.

“Sin confianza no hay inversión” con la LOFP

Expertos en el campo de la economía destacan que aunque la Ley Orgánica de Fomento Productivo ofrece varios beneficios, la ausencia de credibilidad del sector deja ver un panorama resistente a negocios.

La importación de tecnología para potenciar la industria manufacturera de Cuenca figura como una de las oportunidades empresariales ante la Ley Orgánica de Fomento Productivo.


Desde el punto de vista del economista Luis Tobar, académico de la Universidad Politécnica Salesiana,  UPS, el sector productivo local puede aprovechar la importación de bienes tecnológicos para potenciar su industria, debido a que esta  Ley exonera el pago del impuesto a la salida de divisas, ISD, a inversionistas que importen bienes de capital. Además, este ítem beneficia a los exportadores que importen materia prima, siempre y cuando la utilicen para generar mercancía exportable.


Para el también vicerrector de la UPS, si bien esta ley contiene medidas importantes, la cuota pendiente de la misma se concentra en cómo estas medidas beneficiarán a una amplia porción de territorio, tales como provincias y grupos vulnerables.


Rodrigo Mendieta, decano de la facultad de Economía de la Universidad de Cuenca, concuerda con su homólogo. Para él, dentro del contexto económico actual del país, donde el gobierno pretende resolver problemas macroeconómicos, la ausencia de un conector entre los beneficios de la Ley y una “suerte” de planificación local de cada provincia, es un pendiente que figura para que sus beneficios sean aprovechados de manera real, explica.
La preocupación de Mendieta en torno al tema, es que los privilegios de este plan se centralicen.


Por otro lado, la realidad tributaria que abraza al Ecuador, a opinión de Tobar, es uno de los desincentivos de los actores productivos, pues esto sumado a la ausencia de confianza que las más recientes decisiones y medidas emitidas por el gobierno ha generado,  “porque hay muchas cosas que dice que va ha hacer y luego no hace”, no aporta a la decisión de invertir, a pesar de que “la Ley contenga muchas cosas buenas”.


Entonces, a pesar de que la Ley ofrece la exoneración del Impuesto a la Renta para nuevas inversiones, entre otras deducciones como el ISD; de acuerdo con Tobar, el gremio inversionista no tiene confianza de invertir, porque “la incertidumbre es la peor receta para un negocio o inversión”, confirma.


Para Mendieta, el crédito productivo y la generación de nuevas alternativas para los procesos de contratación también son ejes importantes de los cuales se puede sacar provecho. En referencia al primero, el economista destaca que puede ser una herramienta importante de desarrollo de la industria, siempre y cuando, sea generalizado, contemplando mecanismos de integración para provincias o grupos relegados económicamente. (I)


Pendiente. El Gobierno prepara para febrero una serie de normativas que complementarán la Ley de Fomento Productivo.
Beneficiarios. Dentro de estas normativas se incluirá leyes enfocadas en el turismo, acuacultura, pesca y vivienda.
ExportadoreS.  Para exigir la devolución del ISD, la materia prima importada tendrá que ser usada para bienes exportados.