CC ratifica en última instancia condena a Chevron

Con este fallo queda en firme la sentencia de la Corte Nacional de Justicia, que en 2011 ratificó la condena a la petrolera, que debe pagar USD 9.500 millones para reparar los daños ambientales.
Indígenas durante una manifestación contra la petrolera estadounidense Chevron, en Quito.
FOTO: ARCHIvo EFE

La Corte Constitucional, CC, desechó ayer un recurso extraordinario de protección, que presentó en 2014 la petrolera estadounidense Chev-ron para evitar una millonaria condena, con lo que puso fin a un juicio ambiental iniciado por colonos e indígenas de la Amazonía ecuatoriana.

La Corte, órgano de última instancia, descartó el recurso al considerar que no ha habido vulneración de los derechos de la petrolera en el juicio.

“Después de esto ya no hay más” y este juicio, que ha tardado 25 años, ha llegado a su fin en Ecuador, aseguró Pablo Fajardo, abogado de la Unión de Afectados por Chevron.

El fallo de la Corte “quiere decir que queda en firme la sentencia de la Corte Nacional de Justicia”, que en 2011 ratificó la condena a la petrolera y le obligó a pagar 9.500 millones de dólares que servirán para reparar los daños ambientales en la Amazonía.

“No hay vuelta atrás y ahora podemos litigar en cualquier país que creamos conveniente” la cuantía impuesta a la petrolera, dijo Fajardo al precisar que actualmente se mantiene un proceso de cobro en Canadá, donde la petrolera tiene activos. Reconoció que han fracasado intentos en Brasil y Argentina.

“Es un día de alegría porque sabemos y creemos que Chevron tiene que reparar todos los daños ambientales. Solo allí podremos decir que hemos logrado el objetivo final”, dijo Justino Piaguage.

Defensa
De su lado, el portavoz de Chevron para América Latina, James Craig, defendió la tesis de su compañía y remarcó que el fallo de la Corte Constitucional es parte “de un complot”.

“La sentencia es consistente con el patrón de denegación de justicia, fraude y corrupción contra Chevron en Ecuador”, señaló Craig en un comunicado.

“Chevron continuará trabajando a través de cortes internacionales para exponer y responsabilizar a los individuos involucrados en el fraude judicial y extorsión en Ecuador”, concluyó.

Para Fajardo, Chevron pretende con estos recursos evadir su responsabilidad en el daño ambiental que los demandantes le atribuyen en las zonas de extracción de crudo, cuando operó en la Amazonía entre 1964 y 1992. El daño fue causado por Texaco, adquirida por Chevron. (I)

El litigio contra la petrolera inició con una demanda en los años 90
En 1993, indígenas y pobladores amazónicos demandaron en un tribunal de Nueva York a Texaco, que operó en el país entre 1964 y 1990, y que fue adquirida por Chevron en 2001. La Corte obligó a la empresa a someterse a la justicia ecuatoriana. Los demandantes alegaron que el derrame de desechos tóxicos contaminó suelo y fuentes de agua, afectando a unas 30.000 personas.

En 2003 empezó el juicio en Sucumbíos. El caso se convirtió en el primer proceso en la historia que llevó a una petrolera de EE.UU. a responder en la jurisdicción de otra nación.

Chevron fue sentenciada en primera instancia en febrero de 2011 a pagar 9.500 millones de dólares. Tras apelaciones, el caso llegó hasta la Corte Nacional de Justicia, que confirmó en 2013 el fallo.

Chevron asegura que cumplió con la reparación ambiental. Además, se niega a pagar alegando que la sentencia fue obtenida mediante fraude y sobornos, por lo que en 2014 interpuso el último recurso que ayer negó la Corte Constitucional. (I)

CC ratifica en última instancia condena a Chevron

Indígenas durante una manifestación contra la petrolera estadounidense Chevron, en Quito.
FOTO: ARCHIvo EFE

La Corte Constitucional, CC, desechó ayer un recurso extraordinario de protección, que presentó en 2014 la petrolera estadounidense Chev-ron para evitar una millonaria condena, con lo que puso fin a un juicio ambiental iniciado por colonos e indígenas de la Amazonía ecuatoriana.

La Corte, órgano de última instancia, descartó el recurso al considerar que no ha habido vulneración de los derechos de la petrolera en el juicio.

“Después de esto ya no hay más” y este juicio, que ha tardado 25 años, ha llegado a su fin en Ecuador, aseguró Pablo Fajardo, abogado de la Unión de Afectados por Chevron.

El fallo de la Corte “quiere decir que queda en firme la sentencia de la Corte Nacional de Justicia”, que en 2011 ratificó la condena a la petrolera y le obligó a pagar 9.500 millones de dólares que servirán para reparar los daños ambientales en la Amazonía.

“No hay vuelta atrás y ahora podemos litigar en cualquier país que creamos conveniente” la cuantía impuesta a la petrolera, dijo Fajardo al precisar que actualmente se mantiene un proceso de cobro en Canadá, donde la petrolera tiene activos. Reconoció que han fracasado intentos en Brasil y Argentina.

“Es un día de alegría porque sabemos y creemos que Chevron tiene que reparar todos los daños ambientales. Solo allí podremos decir que hemos logrado el objetivo final”, dijo Justino Piaguage.

Defensa
De su lado, el portavoz de Chevron para América Latina, James Craig, defendió la tesis de su compañía y remarcó que el fallo de la Corte Constitucional es parte “de un complot”.

“La sentencia es consistente con el patrón de denegación de justicia, fraude y corrupción contra Chevron en Ecuador”, señaló Craig en un comunicado.

“Chevron continuará trabajando a través de cortes internacionales para exponer y responsabilizar a los individuos involucrados en el fraude judicial y extorsión en Ecuador”, concluyó.

Para Fajardo, Chevron pretende con estos recursos evadir su responsabilidad en el daño ambiental que los demandantes le atribuyen en las zonas de extracción de crudo, cuando operó en la Amazonía entre 1964 y 1992. El daño fue causado por Texaco, adquirida por Chevron. (I)

El litigio contra la petrolera inició con una demanda en los años 90
En 1993, indígenas y pobladores amazónicos demandaron en un tribunal de Nueva York a Texaco, que operó en el país entre 1964 y 1990, y que fue adquirida por Chevron en 2001. La Corte obligó a la empresa a someterse a la justicia ecuatoriana. Los demandantes alegaron que el derrame de desechos tóxicos contaminó suelo y fuentes de agua, afectando a unas 30.000 personas.

En 2003 empezó el juicio en Sucumbíos. El caso se convirtió en el primer proceso en la historia que llevó a una petrolera de EE.UU. a responder en la jurisdicción de otra nación.

Chevron fue sentenciada en primera instancia en febrero de 2011 a pagar 9.500 millones de dólares. Tras apelaciones, el caso llegó hasta la Corte Nacional de Justicia, que confirmó en 2013 el fallo.

Chevron asegura que cumplió con la reparación ambiental. Además, se niega a pagar alegando que la sentencia fue obtenida mediante fraude y sobornos, por lo que en 2014 interpuso el último recurso que ayer negó la Corte Constitucional. (I)