Quito, 40 años de patrimonio

Quito se engalanará y se vestirá de luces para celebrar los 40 años de su declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, una distinción que enmarca a su Centro Histórico, considerado uno de los mejor conservados de la región.


Aunque aún faltan cinco meses para el aniversario que se celebra el 8 de septiembre, la Alcaldía acelera los planes de preservación y embellecimiento de la capital, que tiene en su diversidad la mayor riqueza, dijo su alcalde, Mauricio Rodas.


Entre los atributos arquitectónicos y culturales figuran los cerca de 5.000 bienes inmuebles inventariados en el Quito colonial, 30 iglesias y conventos, museos, plazas e incluso entidades estatales, como el Palacio de Carondelet.


Joyas del barroco, como la iglesia de la Compañía de Jesús, que tardó 160 años en ser edificada; o del estilo gótico, como la Basílica, en construcción desde hace más de un siglo, son algunos de los monumentos más enigmáticos del casco colonial que se vestirá de gala... y de luces.


El Municipio alista la tercera edición de la Fiesta de la Luz -que en 2017 congregó a 2,1 millones de personas-, y que en agosto llenará de color 20 espacios del Centro Histórico, entre ellos, la plaza de la iglesia de San Francisco.


La fiesta de la luz de Quito, la segunda en importancia a nivel mundial, después de la de Lyon en Francia, según el Alcalde, representa “una activación cultural que promueve la reapropiación del Centro Histórico”. (I)

Quito, 40 años de patrimonio


Aunque aún faltan cinco meses para el aniversario que se celebra el 8 de septiembre, la Alcaldía acelera los planes de preservación y embellecimiento de la capital, que tiene en su diversidad la mayor riqueza, dijo su alcalde, Mauricio Rodas.


Entre los atributos arquitectónicos y culturales figuran los cerca de 5.000 bienes inmuebles inventariados en el Quito colonial, 30 iglesias y conventos, museos, plazas e incluso entidades estatales, como el Palacio de Carondelet.


Joyas del barroco, como la iglesia de la Compañía de Jesús, que tardó 160 años en ser edificada; o del estilo gótico, como la Basílica, en construcción desde hace más de un siglo, son algunos de los monumentos más enigmáticos del casco colonial que se vestirá de gala... y de luces.


El Municipio alista la tercera edición de la Fiesta de la Luz -que en 2017 congregó a 2,1 millones de personas-, y que en agosto llenará de color 20 espacios del Centro Histórico, entre ellos, la plaza de la iglesia de San Francisco.


La fiesta de la luz de Quito, la segunda en importancia a nivel mundial, después de la de Lyon en Francia, según el Alcalde, representa “una activación cultural que promueve la reapropiación del Centro Histórico”. (I)