Militares y policías, no deliberantes

La Función Judicial juzgará delitos de miembros de Fuerzas Armadas y Policía

Quito. El proyecto de nueva Constitución del Estado ratifica a las Fuerzas Armadas y Policía Nacional como obedientes y no deliberantes, y cumplirán su misión con estricta sujeción al poder civil y a la Constitución.

Las autoridades de esas dos instituciones serán responsables por las órdenes que se impartan, pero la obediencia a las órdenes superiores no eximirá de responsabilidad a quienes las ejecuten.

Derechos

Las Fuerzas Armadas y la Policía son entidades de protección de los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos. Los militares tienen como misión fundamental la defensa de la soberanía y la integridad territorial.

La protección interna y el mantenimiento del orden público son funciones privativas del Estado y responsabilidad de la Policía. Los servidores de esas dos entidades se formarán bajo los fundamentos de la democracia y los derechos humanos, y respetarán la dignidad y derechos de las personas sin discriminación alguna y con apego al ordenamiento jurídico.

Juzgamiento

Los miembros de las Fuerzas Armadas y Policía serán juzgados por los órganos de la Función Judicial; en el caso de delitos cometidos dentro de su misión específica, serán juzgados por salas especializadas en materia policial y militar pertenecientes a la misma Función Judicial.

Las infracciones disciplinarias serán juzgadas por los órganos competentes establecidos en la ley.

Conscripción

El servicio cívico-militar es voluntario y las personas que participen en este servicio no serán destinadas a áreas de alto riesgo militar. Se prohíbe toda forma de reclutamiento forzoso.

Las Fuerzas Armadas solo podrán participar en actividades económicas relacionadas con la defensa nacional. La Policía es una institución estatal de carácter civil con la misión de proteger el libre ejercicio de los derechos y la seguridad de las personas dentro del territorio nacional.

Militares y policías, no deliberantes

Quito. El proyecto de nueva Constitución del Estado ratifica a las Fuerzas Armadas y Policía Nacional como obedientes y no deliberantes, y cumplirán su misión con estricta sujeción al poder civil y a la Constitución.

Las autoridades de esas dos instituciones serán responsables por las órdenes que se impartan, pero la obediencia a las órdenes superiores no eximirá de responsabilidad a quienes las ejecuten.

Derechos

Las Fuerzas Armadas y la Policía son entidades de protección de los derechos, libertades y garantías de los ciudadanos. Los militares tienen como misión fundamental la defensa de la soberanía y la integridad territorial.

La protección interna y el mantenimiento del orden público son funciones privativas del Estado y responsabilidad de la Policía. Los servidores de esas dos entidades se formarán bajo los fundamentos de la democracia y los derechos humanos, y respetarán la dignidad y derechos de las personas sin discriminación alguna y con apego al ordenamiento jurídico.

Juzgamiento

Los miembros de las Fuerzas Armadas y Policía serán juzgados por los órganos de la Función Judicial; en el caso de delitos cometidos dentro de su misión específica, serán juzgados por salas especializadas en materia policial y militar pertenecientes a la misma Función Judicial.

Las infracciones disciplinarias serán juzgadas por los órganos competentes establecidos en la ley.

Conscripción

El servicio cívico-militar es voluntario y las personas que participen en este servicio no serán destinadas a áreas de alto riesgo militar. Se prohíbe toda forma de reclutamiento forzoso.

Las Fuerzas Armadas solo podrán participar en actividades económicas relacionadas con la defensa nacional. La Policía es una institución estatal de carácter civil con la misión de proteger el libre ejercicio de los derechos y la seguridad de las personas dentro del territorio nacional.